miércoles, 30 de noviembre de 2016

Rueda de castidad para diciembre.

Y después del NOviembre....que?

Algunos han hecho el Locktober. Y han continuado este mes NOviembre.
No será una pena no seguir hasta Navidad?
Y luego tal vez ...llegar hasta el año nuevo?.
Oh y luego arruinar todo este largo período de castidad por un orgasmo?
No será mejor llegar hasta el Día de San Valentín? Y luego por tan poco no esperar a San José el 18 de marzo, patrón de la castidad?
De esta manera estarías en castidad durante más de seis meses del año.
En realidad, hay muchas razones para permanecer bloqueado / casto / negado / arruinado...sigues en castidad?

Vota me gusta si es así.

Ni se toca ni se mira....

El marido la acompaña a sus citas, pero no puede mirar. Aquí lo graba el corneador para asegurarse que solo hace compañía. Ni se toca ni se mira....

Castidad indefinida....

Algunos hombres no tienen ningún otro uso para sus penes aparte de orinar. 

Les resulta estresante tener su pene erecto cuando tienen prohibido masturbarse. 

Estos hombres se siente más cómodos, tranquilos y felices cuando sus penes están enjaulados y bloqueados por lo que se les evita estos momentos en que piensan en masturbarse.

Más allá de la castidad. José un eunuco -III-

Leer anterior

Han venido a verme las amigas de mi Ama, Alicia y Gloria están encantadas con el resultado de la operación, dicen que así tendrían que estar todos los hombres, a Andrea le hace menos gracia, pero también le parece bien.
Alicia está deseando que llegue el fin de semana próximo, quiere usar el stra-pon porque hace tiempo que no lo hace y ya tiene ganas, espero encontrarme mejor, pues aún estoy dolorido por lo que pienso que para este fin de semana va a ser demasiado pronto. Lo que si he hecho ya es sexo oral a mi AMA, también lo echábamos de menos los dos, yo lo he disfrutado como nunca y aunque tenía la sensación de una erección no he tenido molestias como ocurría con la jaula, ahora me encuentro más libre, me gusta esta sensación.
Aunque algunos hombres ( y también mujeres) no lo entiendan quiero que sepan que me encuentro muy a gusto con mi nueva situación, esto es una entrega total y absoluta a mi AMA y Ella también está contenta del sacrificio que he hecho por los dos, mi único placer es complacer a mi Señora. Me ha dicho que ahora se siente libre para acostarse con su amante, pues yo solo cuento como esclavo, ya no soy un hombre, aunque yo considero que tener pene y testículos no lo es todo para ser un hombre, creo que lo sigo siendo tanto como antes, aunque se un eunuco. Además, he aprendido a dar más placer a una mujer que usando el pene y a cambio me quedo tanto o más satisfecho que cuando lo usaba.
Yo me había comprometido con mi Ama a estar en castidad permanente y ya llevaba diecisiete meses en castidad y con molestias de vez en cuando sobre todo con las rozaduras en los testículos, ahora sigo en castidad pero con la ventaja de no tener ninguna molestia ni dolor cuando se tiene una erección, ya no hay más erecciones,  tampoco tendré más orgasmos, solo el placer de hacer disfrutar a mi AMA.

No te corras, ...aún es NOviembre!

Tu placer será su placer.

Cuando él empieza a olvidarse de sus propios orgasmos es cuando empieza a disfrutar de sentir los tuyos como suyos.

Sólo ella se corre.

Un aparato como este...

Tengo un amigo que frecuentemente busca hacerme feliz. Creo que está pensando en comprar un aparato como este, y pronto vamos a pasar unos buenos ratos juntos. 

Tengo muchas ganas de probar esto.


I have a dear friend who frequently seeks to make Me happy. I believe he is investing in a device like this, and soon we shall spend some quality time together. I am looking forward to this very much. And as always, I’ll share the details with you....

No te olvides del cb6001


El recordatorio. Un poco de disciplina antes de salir de casa.

Un poco de estimulación y negación.

Momentos de intimidad

Símbolos de castidad.

hotwifetara:
“ p-t-love:
“ hotwifetara:
“ i love my QOS tattoo. Looks perfect with a BBC in the background ;)
”
The anklet tells a tale! To those in the know an anklet on a lady can say, “I may be married, but I’m free to enjoy sex with you if I want...

Castidad, femenizado.

null

Sexo en castidad.

martes, 29 de noviembre de 2016

Castidad para ella

Más allá de la castidad. José un eunuco -II-

El viernes por la noche llegó mi Ama, ya estaba desesperado por verla nuevamente, aunque me ha llamado varias veces al día durante toda la semana.
Ya hace una semana de mi castración y en algunos momentos tengo la sensación de tener una erección, pero cuando intento tocarme me doy cuenta que ya no tendré erecciones nunca más. La verdad es que hasta el momento me encuentro bastante bien y me siento libre, la verdad es que me lo he tomado muy bien, desde hace tiempo tenía ganas de castidad total y ahora puedo disfrutar de ello, solo me dedicaré a servir a mi Ama pues sin ella jamás habría llegado a este extremo, esto si que es castidad permanente.
Es posible que algunos hombres tengan depresión si por cualquier motivo necesitan ser castrados, yo en cambio estoy sumamente contento que mi Ama me haya pedido la castración total y más después de haberle escuchado a Ella que me ha echado mucho de menos y que ya tenía ganas de volver a verme, solamente por oír decir esto merece la pena… es como siento.
Me han puesto un tratamiento de hormonas que irán disminuyendo poco a poco hasta retirarlo por completo, así conseguirán que mi cuerpo se adapte a su nueva situación sin causar grandes cambios de una forma brusca, aunque yo les he dicho que me encuentro muy bien y que no hace falta tratamiento alguno, creo que cambiará mi aspecto, aunque según dice el doctor, por mi edad el cambio será muy poco, eso ocurre cuando se realiza esta operación siendo más joven, dice que solamente cambiará acumulando algo de grasa en los pechos y en las caderas y quizás algo de caída del vello corporal, pero todo ello poco apreciable.
Ya llevo nueve días sin nada entre mis piernas y como dije anteriormente me encuentro mejor que nunca. Mi Ama me ha regalado seis tangas y de paso ha tirado toda mi ropa interior, de ahora en adelante solo usaré tangas y me ha dicho que si me crecen los pechos me comprará sujetadores, parece que llevo camino de acabar vestido de mujer, también quiere que me depile todo el cuerpo, así que a la semana que viene empezaremos con la tarea.

Encuesta Cb6001 vs Cb6000

Vota me gusta si prefieres el cb6001 o no me gusta si crees que es mejor el cb6000

cb6001

Cb  6000 abajo.

Arruinado.

Sólo necesita que esté cerca de él para que tenga su arruinado del mes.

En #castidad indefinida

Me gusta jugar con ellos ...estrujarlos hasta notar el dolor que te produce tu semen ansioso por salir...estás en castidad desde septiembre, y lo que te queda.......

El pegging de hoy


dedicatedsub:
“yournewkeyholder:
“Letting subbie prove how much he wants it by doing it for you :)
”
Just because her cock is deep in my ass, doesn’t mean I should stop doing all the work I can
”
Way too long if you ask Me.
The fingernails, I mean....

Piercing y castidad.

Day 10.
Morning drive.

¿Aún no tienes el cb6001?

Castidad para ella

El tatuaje.

Algún día serás tatuado. Ella ha soñado con este tatuaje.

Pareja feliz.

Cb6001

Sin prejuicios,....a quién le importa ...

Recuerda: las eyaculaciones no estan permitidas!!

A salvo y seguro.

A salvo de las masturbaciones incontroladas y seguro que no te tocas.

Símbolo de castidad

La revisión

lunes, 28 de noviembre de 2016

Con un poco basta,....aún estamos en NOviembre

Strapon en castidad

eroticartrainbow:strumpet-mccuddlemuffin:

El uniforme rosa.

La evolución en el control de castidad.

"Hay una evolución que les pasa a la mayoría de las mujeres a medida que experimentan este estilo de vida del control de la castidad. La mayoría de las mujeres comienzan tímidas e inseguras acerca de este estilo de vida. Entonces, poco a poco, una vez que comienzan a superar sus inhibiciones y abrazar el lado dominante de su personalidad, comienzan a amar el ser dominante y el control. Con el tiempo, el apetito de control crece y ella tiene hambre de más control y más poder. 
Negar a un hombre sus orgasmos da a las mujeres una auténtica ola de poder. 
Las mujeres que practican este estilo de vida eventualmente aprenderán que un hombre sexualmente satisfecho es un hombre egoísta, pero en cambio con sus orgasmos negados es un hombre obediente. Los hombres son mucho más fáciles de controlar y dominar cuando les niegas los orgasmos. 
Además, hace que todo el estilo de vida de la pareja sea más placentero para el hombre si es negado y frustrado sexualmente. 
Una vez que el hombre consigue su ansiado orgasmo, experimenta una decepción y su entusiasmo por servir a la hembra se ve muy disminuido. A muchos hombres sumisos les encanta el intercambio de poder de ser negados mientras se les obliga a proporcionar placer a la hembra tan a menudo como ella les exija. 
A mi excita solo pensar con la idea de tener un control total sobre mi marido y que puedo eliminar sus orgasmos totalmente de su vida....estos consejos y muchos más en el blog de control de castidad para mujeres. Inscribeté!!

Inscribe a tu marido al curso de empleada de hogar.

Las mujeres mandan.

Castidad femenina

Cuando menos es más.

Menos longitud es más castidad, más frustración, más tiempo, más....

Símbolos de castidad.

sexy-jewels:
“ More Temporary Tattoos available from:
http://www.sexyjewels.co.uk/department/temporary-tattoos
”

Buenos días

domingo, 27 de noviembre de 2016

Cuckhold tal vez si, pero cuernos no


En el tema del cuckhold ya expliqué que no era el tema típico de los cuernos con engaño. Y es muy importante diferenciar esto. Desgraciadamente la mayor parte de los cuernos viene por infidelidades que no es lo mismo que el tema del cuckhold.
Si todas las parejas rompieran cuando una de las dos partes comete una infidelidad el porcentaje de casados descendería aún mucho más, y eso que los divorcios estan al orden del día.
Tener una aventura es algo muy común y hay muchos matrimonios que consiguen perdonarse y seguir adelante. Pero claro, no siempre es tan sencillo.
La confianza es el pegamento de toda relación y es algo difícil de recuperar tras una infidelidad: se convierte en un privilegio que ha de ganarse gradualmente y sin margen de error. Existen parejas que son capaces de recuperar la confianza, pero no siempre se consigue y, en ese caso, la relación está abocada al fracaso.
A veces se puede perdonar pero no vuelve a ser igual. “Seguimos juntos, pero soy incapaz de reconectar con él”pasa muchas veces cuando se intenta la reconciliación. Una parte de la pareja, la engañada es muy común que se sienta incapaz de pasar página. “Cada vez que lo intento siento una especie de bloqueo físico que me impide reconectar”. La relación que era sólida se siente que se ha roto como un cristal y solo se encuentran los trozos. Ya nada vuelve a ser igual. Es muy difícil poder superar un engaño.
Por suerte no todas las historias acaban mal. Una infidelidad puede darse por muchas causas y no siempre significa que nuestra relación primigenia esté condenada al fracaso. Habitualmente se cae en estos errores tras vivir situaciones de mala comunicación, problemas de intimidad, discusiones... Son, una señal de que algo no va bien en nuestra relación, pero no tienen por qué acabar con ésta y, de hecho, pueden servir de revulsivo para solucionar nuestros problemas.
Esto no quiere decir que las cosas vayan a ir bien tras el perdón, pero en ocasiones ocurre. El adulterio puede influir positivamente en una relación, ya que abre la puerta a hablar honesta y profundamente sobre los intereses y pasiones sexuales de los miembros, más allá de los prejuicios iniciales que a veces existen en una pareja y aquí entra el tema del cuckhold del que hemos hablado en este blog.
El aburrimiento en lo que respecta al sexo es una de las razones más frecuentes por las que ponemos los cuernos a nuestras parejas y la infidelidad puede ayudarnos a trabajar por recuperar la pasión perdida, pero no es aconsejable, pues se trata de un engaño, es mejor hablarlo antes de hacer nada, pues la relación puede quedar tocada de muerte.

Un matrimonio feliz.

Mis padres eran ricos, y yo hija única. Estudié en el mejor colegio de mi ciudad, y más tarde, estudié economía en Londres, en una presitigiosa y carísima escuela privada. Allí por medio de una compañera conocí el mundo femdom, y visité algunos locales con ella. Cuando regresé a España, empecé a trabajar en la empresa de papá, y no paraba de recibir indirectas, por parte de mis progenitores sobre buscar novio, tener hijos y el matrimonio del tipo de que "se me pasaba el arroz" . Era lógico: hija única, y ya tenía acabada mi carrera universitaria, tenía trabajo en la empresa de papá.
Ellos deseaban asegurar que todo el esfuerzo de su vida en progresar no podía terminar cuando yo despareciera de la faz de la tierra. No sólo buscaban que me casase, sino que les diera nietos. Pero yo no estaba por la labor de tener un matrimonio a la antigua usanza como el de mi padres. Ni tampoco un matrimonio normal como los de mi generación. Yo buscaba algo diferente: quería un matrimonio femdom, donde yo pudiera hacer y deshacer a mi antojo, sin ni siquiera consultar con mi marido. De alguna forma yo quería tener las ventajas de la soltería (hacer lo que una quiere) y las del matrimonio: tener una vida familiar, hijos, etc.....    .......y lo conseguí.

Este año celebramos el décimo aniversario de boda, y  os voy a hacer una pequeña recapitulación de lo que ha sido mi vida desde entonces.

Mi nombre es Cristina, y conocí a Fernando por internet, a través de una web de contactos, que tenía todo tipo de categorías de relación: estable, esporádico, hetero, homos, tríos, intercambio de parejas, ciber, sexo en grupo, poliamor, BDSM, etc.
En aquella época lo del femdom era poco conocido en España a diferencia de Inglaterra donde es mucho más popular, así que recibí pocas respuestas. La primera que elegí para conocernos fué la de Fernando. Por lo que me escribió al principio, él parecía estar muy convencido de lo que quería, y además coincidía plenamente con mis deseos, el buscaba una mujer tipo hotwife y que dominara en la relación. Contacté con él y, naturalmente, le dije que había recibido cientos de respuestas, lo que era tan falso como que hacienda somos todos, je, je, je. La verdad es que Fernando estaba bastante bien físicamente. Era guapo de cara pero tenía unos kilitos de más y bastante barriga. Tan pronto como nos pusimos de novios le obligué a sacárselos de encima, apuntándolo a un gimnasio y prohibiéndole las cerveza. Al año y medio después de nuestra primera cita, sin aún él haber tenido ninguna relación sexual completa conmigo, nos casamos en un sábado del mes de mayo de 2001. La boda fue de lo más típico, convencional y clásica que te puedas echar a la cara, y como mis papis tenían dinero, fue por todo lo alto, como está mandado. Casi 500 invitados, un menú carísimo con marisco y jamón pata negra, champán caro, una orquesta para bailar. Como mis padres, además de muy conservadores son ultra católicos, Fernando y yo vamos a misa todos los domingos por la mañana en que estamos en la ciudad y allí nos vemos con mis padres. Los fines de semana cuando viajamos fuera no nos acercamos a una iglesia ni para ver por fuera, ni aunque que sea un monumento histórico y artístico. Me propuse mantener una apariencia conservadora y que el estilo femdom quedase solo en la intimidad de mi casa. Si a mis viejos les gustaba eso, y además ellos tenían el control de nuestro dinero y de nuestro patrimonio, no me costaba mucho esfuerzo darles gusto en eso, y además también obligaba a Fernando a ir a misa, que era otra forma de control.

Para resumir lo que ha pasado en estos quince años, yo tuve dos hijas (recalco, YO tuve dos hijas), Carolina y Elena, hace cinco años que mi padre falleció de un ataque al corazón y a los pocos meses después, a mi madre se le acentuaron los síntomas del Alzheimer y a mi pesar no tuve más remedio que internarla en una residencia. Al principio iba a verla con asiduidad, luego, los domingos, pero la enfermedad se agravó, y como no me reconocía y hablarle era como hablar a una pared, tuve que iniciar los trámites para hacerme cargo del patrimonio familiar, así ella estaba perfectamente atendida, aunque yo ya tenía la completa dirección de los asuntos familiares ya desde la muerte de mi padre.

En Inglaterra es costumbre hacer acuerdos prematrimoniales y yo hice algo parecido con Fernando. Le planteé lo que había, mis condiciones fueron muy claras desde el principio y se las expliqué detalladamente a Fernando antes de formalizar nuestro noviazgo, y luego para nuestro compromiso matrimonial por escrito preparé ante notario un acuerdo matrimonial. Él aceptó todas mis condiciones impuestas:

  • Lo primero que quería era asegurarme que Fernando quedara financieramente vinculado a mi de forma subordinada. En otras palabras, asegurarme de que si yo me divorciara alguna vez, él se vería de patitas en la calle con una mano delante y otra detrás, sin tocar un duro de mi patrimonio ni bienes gananciales. Así fué como el matrimonio se acordó que fuera por separación de bienes.
  • Lo segundo, le aseguré que nunca me vería desnuda. Todo lo más aproximado a la desnudez sería con un bikini en la playa, o llevando ropa bragas y sujetador en casa. Para ello le encargué poner un pestillo en la puerta de nuestro dormitorio por la parte de dentro y, cuando me cambio de ropa o salgo de la ducha, cierro por dentro para evitar que Fernando entre, aún incluso por error.
  • Lo tercero, que nunca haríamos el amor, bueno él, no yo. Concretando más, nunca follaríamos ni por supuesto yo tocaría y menos chuparía su polla. Como le dije gráficamente, su polla nunca entraría en ningún agujero de mi cuerpo. Nunca sexo con penetración ni chupadas de polla.
  • Lo cuarto, Fernando trabajaría contratado, como personal de limpieza, en mi empresa, su sueldo sería el mínimo legal, sueldo que se ingresaba en una cuenta a su nombre pero que yo controlo online, pues sólo yo tengo las claves de acceso. A pesar de trabajar oficialmente para la empresa, su lugar de trabajo sería en casa, y equivalente al de un empleado doméstico. Así él estaría en casa, y atendiendo a los hijos que fuéramos a tener. Yo amo a mis hijas, y quiero que mis hijas tengan toda la atención del mundo necesaria para que se desarrollen humanamente como personas. Ellas no tienen la culpa de que su madre esté muy ocupada trabajando y a veces viajando.
  • El quinto punto se deduce del tercero. Si tuve dos hijas y Fernando y yo no hemos follado nunca, y yo no soy la Virgen María, mis hijas tienen que tener un padre. Carolina y Elena tienen un padre legal, mi marido, quién las inscribió en el registro civil como hijas suyas, y un padre genético, que nadie sabe quién es, ni siquiera yo. Además me aseguré de que los padres fueran distintos. Lo acabaré de explicar más adelante.
  • El sexto punto consiste en que Fernando nunca folla (tampoco se masturba), ni conmigo ni con nadie más. Desde antes de la boda ya llevaba puesto un cinturón de castidad , pero luego fuí probando nuevos modelos hasta llegar a usar ahora una jaula para el pene que encargué en Alemania. Su aparato sólo le sirve para orinar. Este aparato le impide tener una erección, con lo que no puede tener ningún tipo de relación sexual, ni siquiera la masturbación. Yo guardo las llaves en la caja fuerte de casa, que es electrónica y no tiene llave. La única persona que sabe la combinación es la misma que escribe estas líneas. Solo le quito el cinturón normalmente una vez a la semana para permitirle ducharse, lavarse la polla y la jaulita. Yo me obligué a hacerlo así por higiene. Los hombres en general son muy guarros, pero para mi la higiene es una cosa fundamental, y yo quiero que se limpie bien la polla por los entresijos de esa piel que se retira para atrás. Pero eso me obliga a estar en el cuarto de baño mientras se ducha para vigilar que no se masturbe mientras se ducha. Al principio de nuestra vida matrimonial yo le sacaba y le ponía la jaulita, pero la rutina acaba con todo placer y, si bien antes me gustaba hacerlo, ahora dejo que él lo haga solito. Curiosamente, aunque planifiqué que mi marido nunca usaría su pene más que para orinar, a veces las cosas no salen exactamente como hemos planificado. En ocasiones, mi marido eyacula con su pene metido en la jaulita y sin erección. Es raro pero es así. Es algo así como si su cuerpo tuviera que expulsar una mínima cantidad de semen al cabo del mes.
En la noche de bodas fuímos a un hotel de lujo. Até a mi recién estrenado marido a una silla y le puse de cara a la pared en el dormitorio matrimonial con la jaulita puesta. Y llamé a un chico que había conocido por internet para follar y que no sabía nada de la boda, mientras Fernando podía escuchar mis gemidos. Gemí más y más fuerte de lo común para asegurarme de que me oyera bien. Al día siguiente al mediodía saqué unas fotos mías chupando la pollas de mi amante, pero sólo se me veía la cara, los hombros y un poco más. Se me veía el nacimiento de mis senos, pero nada más. Lo hice adrede para ponerle cachondo. La noche siguiente fue igual, pero con otro chico.

Nos fuimos de luna de miel al Caribe, y allí enseguida conocí varios mulatos. A los dos días mi marido tenía que esperar fuera de la habitación mientras yo estaba en la habitación con algún chico. Yo le avisaba con una perdida. Al volver de la luna de miel, yo cogí un vuelo a Inglaterra y visité una clínica de inseminación artificial, y nació mi hija mayor, Carolina, exactamente nueve meses después, en febrero del 2002. No se parece mucho a mi marido, pero nadie puede asegurar a simple vista que no es hija suya. Ni salió mulata, ni medio oriental o algo parecido, y como eso de los parecidos siempre es una cosa subjetiva, nadie sospecha nada, o si lo sospecha, a mi no me ha llegado ningún rumor.

Con respecto a Elena, hice las cosas de modo diferente. En las vacaciones de Semana Santa de 2003 me fui a una casa de campo con dos hombres de negocios clientes míos. Ellos no sabían nada de mi vida personal, ni tampoco que yo tenía planificado quedarme embarazada. Uno de ellos, David, que por cierto es el mejor amante que he conocido, y que más tarde, se convirtió en mi paternaire exclusivo durante varios años hasta hace poco. Repetimos durante varias veces en casa de él, pero nos enamoramos perdidamente los dos, el uno del otro. Durante años fue la única persona con la que mantuve relaciones sexuales. Se podría decir que le fui fiel. Los dos compramos un apartamento cada uno en Santa Pola, en Alicante, y además en el mismo edificio. Así yo tenía una doble ventaja: mientras en verano y en Semana Santa y algún puente compartía el día en la playa con mis dos hijas, por la noche follaba con él. Las nenas, por supuesto, no se daban cuenta de nada. Además, yo procuraba agotarlas durante el día: jugábamos a la pelota en la playa, nadábamos, las llevaba a un centro de juegos para niños, a dar largos paseos por la playa o por el paseo marítimo, etc. Después de cenar se quedaban dormidas como troncos y yo me subía al departamento de David. Mi marido limpiaba los dos departamentos durante el día, compraba, cocinaba, lavaba, etc. Para ser sincera, mi marido ha aprendido a cocinar durante todos estos años y lo hace muy bien. Le gusta cocinar y a mi y a las niñas comer lo que hace. Lo apunté aun curso de cocina para amas de casa. Aunque ahora está más de moda que los hombres cocinen y alardeen de ello, nadie lo ve extraño.

Por razones que no vienen al caso, mi relación con David se fue deteriorando un año y medio antes de nuestro aniversario de boda. La ruptura me afectó bastante y me vino una pequeña depre, pero no tuve que ir a un psicólogo. Lo que le pasó a David a es que acabó buscando un matrimonio convencional, y yo que le creí cuando me decía: No puedo vivir sin tí. Y entonces pensé: como dice el refrán, A rey muerto, rey puesto. Como tenía a Fernando como canguro, no me lo pensé dos veces y me fui sola al Caribe. Follé como una loca hasta que mi kiki estaba más escozío que el culo de un bebé. Y a la vuelta conocí a Arturo. Él tiene una esclava llamada Antonia, la Toñi, como la llamamos. A Arturo le conocí contestando un anuncio en la misma página web por medio de la cual conocí a Fernando. El anuncio decía que amo con esclava buscaba ama con esclavo para compartir experiencias y algo más.

Arturo hizo que me reencontrara con el Femdom y el BDSM. Nunca le había pegado a Fernando. Nuestra relación había sido más bien distante y se resumía en dos cosas: yo le daba órdenes y él las cumplía, y nada más. A pesar de todo lo que he contado, nosotros teníamos relaciones sexuales. Descontado la penetración (vaginal o anal) y el sexo oral de yo hacia él, la única posibilidad era el sexo oral al revés, de él hacia mi. Una vez las niñas se dormían, Fernando y yo íbamos a nuestra alcoba y yo cerraba el pestillo por dentro. Le hacía desnudar, le ponía de rodillas frente a la cama, le ataba las manos detrás con un pañuelo grande de los que usamos las mujeres en invierno y, le ponía un antifaz que le tapaba los ojos. Después me desnudaba de la cintura para abajo y me sentaba en el borde de la cama con mi coño bien enfrente de él. Le agarraba por la nuca para guiar su cabeza hacia mi entre pierna y me entregaba al placer del cunilingus.

Pero ahora con Arturo nuestras relaciones eran diferentes. Empecé a pegarle en las nalgas con una fusta y disfrutaba con ello. Me compré un strapon, uno de tamaño pequeño, y le penetraba por el ano. Al principio le hacía que me chupara mi polla y después le penetraba. Después hice al revés, primero le penetraba y después le obligaba a chupármela. Esto le obligó a que si no quería comerse su propia caquita, a hacerse un lavado interno rectal. Después me compré otro más grande y después otro aún mayor, enorme.

A veces hacíamos un sandwich. Pongo a Fernando de pie, con los ojos tapados, delante de la mesa del comedor con la cintura doblada en 90º y con su cara totalmente apoyada en la mesa. De este modo su culo se me ofrecía de forma apetitosa y fácilmente abordable. Yo le penetraba por detrás, y Arturo me penetraba, a veces vaginalmente, a veces analmente. Las primeras veces nos resultaba un poco complicado coordinar los movimientos de los tres y por ello, era menos placentero de lo que nos imaginábamos. Pero poco a poco fuimos encontrándole el tranquillo, como se dice coloquialmente, y disfrutamos mucho del placer.

Naturalmente, hacemos todo esto fuera de nuestra casa. Las niñas ya no son tan pequeñas y aprovechamos los momentos en que estan en el Instituto estudiando. Nosotros cuatro disfrutamos por las mañanas de nuestros jueguitos sexuales.

Desde que conocí a Arturo y Toñi mi vida ha mejorado. Con mi vida anterior me iba convirtiendo poco a poco en una ninfómana, pero ahora todo a mejorado. Disfruto más del sexo los cuatro juntos y no tengo esa afán compulsivo del sexo como antes.

Entre amigas.

Da a conocer a tus amigas más íntimas esto del control de castidad.

Compañeras de habitación.

Comenzaron de compañeras de habitación, luego compañeras de negación, y ahora amantes. Cada una sólo permite disfrutar a la otra. Ninguno de ellos llegó. Fue perfecto.

Armas de mujer.

La experiencia de los cuckhold.


Cualquier persona que haya estado alguna vez en una de estas relaciones ya sabrá que son emocionalmente complejas, físicamente estimulantes, extremadamente apasionadas e intensamente eróticas.
Hombres y mujeres que han estado en este tipo de relaciones a menudo se cautivan por su intensidad que es única.
Múltiples estudios demuestran que el impacto emocional de estas relaciones en sus participantes es tan profundo que puede alterar permanentemente los niveles de química cerebral tanto en hombres como en mujeres.
Se vuelven adictos a las emocionantes oleadas de adrenalina (potencia) y dopamina (placer) asociadas con estas actividades. Para los hombres, la frase "una vez un cornudo, siempre se es un cornudo" habla a este poderoso deseo y efecto. A pesar de la confusión emocional conflictiva experimentada por los hombres en estas relaciones ... a menudo se refiere como "la angustia o ansiedad del cornudo", descrito como el más intensamente momento erótico que un hombre nunca experimentará ... los hombres encuentran muy adictivo, y a menudo se encuentran deseando experimentar  eso una y otra vez en relaciones posteriores, incluson con sus posteriores parejas. Tanto es así que van a buscar activamente a las mujeres que les pueden poner esos cuernos, mujeres abiertas a relaciones con otros hombres.
Se dice que los deseos de que les pongan los cuernos es muy frecuente que los tengan hombres que experimentaron el trauma emocional de ser un cornudo durante sus años de formación sexual, típicamente entre 16 y 20 años. Un hombre con una hermosa novia coqueta que le engaña con otros hombres y luego la perdona y ella de vuelta a pesar de su infidelidad y compromiso de no volver a hacerlo y su perdón constante... incluso, a menudo él implorando y suplicando con ella que vuelva a
él ... es un hombre destinado a ser un cornudo toda su vida.
Con esta experiencia, la suerte ya está echada, pero también sucede a otros hombres ese deseo. No hace falta que hayan tenido una experiencia así.
En cualquier caso, este patrón (que engaña, él perdona y ella vuelta) cuando tiende a repetirse para él resulta placentera.
Para las mujeres, en cambio la experiencia es diferente, pero también puede ser adictiva, por lo que los hombres que piensan que quieren que su esposa los haga cornudos necesitan tener mucho cuidado con lo que desean. Pueden conseguirlo y se puede hacer realidad lo que desean.
Una vez que una mujer ha experimentado la variedad sexual y la libertad de tener relaciones sexuales con otros hombres en el contexto del matrimonio, ellas nunca lo abandonarán, e irán teniendo sucesivas parejas en su matrimonio.
La frase popular en el mundo anglosajón es que"una vez que una mujer se vuelve negra, nunca vuelve"es un concepto que se aplica no sólo a las mujeres blancas que tienen sexo con hombres negros, sino a las mujeres casadas que tienen relaciones sexuales con otros hombres además de sus maridos. Este tipo de experiencias cambiará para siempre sus percepciones, y cambiará la forma en que mira las cosas.
La realidad a la que todo cornudo debe enfrentarse es que una vez que una mujer experimenta el poder masculino de una polla fuerte que trabaja entre sus piernas, y siente lo que es tener cinco o seis orgasmos en una noche, ella nunca se va a satisfacer con un pene de 12centímetros que eyacula en menos de tres minutos y luego se vuelve fláccida toda la noche.
Cambia toda la dinámica de la pareja.
El ya cornudo rápidamente descubrirá que la paciencia amorosa que su esposa mostraba anteriormente con su erección y los problemas de eyaculación prematura de repente llegaran a su fin una vez que ella sabe que tiene otras opciones. Del mismo modo, los hombres y las mujeres que han estado en relaciones serias de intercambio de poder, ya sea como la parte dominante o sumiso, los encuentran muy adictivos y, a menudo, descubren que la experiencia ha alterado profundamente sus percepciones, intereses sexuales y deseos.
Si, por ejemplo, durante o poco después de alguna intensa actividad de intercambio de poder, una persona constantemente tiene un orgasmo, su mente comenzará a asociar esa actividad particular con el orgasmo, y se encontrarán deseando experimentarla una y otra vez. Dando suficiente tiempo y experiencias, especialmente cuando sus orgasmos son controlados y restringidos, esto se aplicará a prácticamente cualquier actividad. Esto, por supuesto, constituye la base y explica la poderosa fascinación adictiva que algunas personas tienen con el control de su castidad y en las relaciones BDSM y toda la dinámica dominante / sumisa. Se aplica tanto a la pareja dominante y sumisa, como a los hombres y las mujeres.
Estos tipos de relaciones comienzan y posteriormente se desarrollan de diferentes maneras, cada una con sus propios giros, vueltas, giros y sabores sexuales, reflejando los diversos intereses, motivaciones, necesidades, deseos, fetiches, pasiones, personajes y personalidades de la personas involucradas. A veces es idea de la esposa, a veces es del marido. Otras veces es espontáneo, no planeado, y simplemente sucede. Algunas mujeres, cuyos esposos sugieren experimentar con este estilo de vida, encuentran el concepto repulsivo e inmoral. Otras mujeres abrazan inmediatamente la idea y la toman de la forma más sana y natural. Hay otras mujeres que se hacen poco a poco a la idea y se excitan con pensarlo, y luego, se masturban y luego tienen unas increíbles experiencias orgásmicas, y de lo único que se arrepienten es no haber pensado en esto antes. Algunas esposas secretamente tienen relaciones sexuales con otros hombres, sin que sus maridos lo sepan, y tratan activamente de esconderlo, mientras que otras mujeres lo hacen abiertamente. Algunas mujeres se sienten nerviosas, aprensivas y culpables después, otras son seguras, equilibradas y seguras. Muchas mujeres experimentan emociones mixtas ... un poco de culpa, mezcladas con genuina preocupación por los sentimientos de su esposo, templadas por poderosos recuerdos de lo increíble que era el sexo ... lo que es más o menos análogo a la "angustia de cornudo" que los hombres sienten.
Ellas se sienten culpables, pero una semana después quieren hacerlo de nuevo. Algunos maridos saben acerca de las actividades sexuales de su esposa, y otros no. Algunos hombres albergan sospechas acerca de una esposa engañosa, mientras que otros no tienen ni idea. Algunos hombres, si

y cuando se enteran de los asuntos de su esposa, se enfrentan con rabia a ella, mientras que los hombres son más introspectivos y silenciosamente se lo guardan para sí mismos, con miedo a perderla a ella. No es raro que los cornudos se vuelvan cada vez más obsesivos con las actividades de su esposa y comiencen a monitorear su teléfono celular, su ordenador, revisar su coche, seguirla o contratar detectives, etc. Algunos maridos encuentran la idea de que su esposa follando a otros hombres sea intensamente erótica, mientras que otros la rechazan. Algunos hombres están excitados y emocionados por la idea de tener que compartir el coño de su esposa con otros hombres, mientras que otros están profundamente heridos y humillados por la experiencia. Algunos hombres consiguen una erección instantánea de ponerse su polla dura sólo de pensar en su esposa llegando a casa con un coño mojado y con semen, mientras que otros hombres sienten náuseas de esto. Algunos hombres desprecian a sus esposas por ello, mientras que otros la aman aún más. Algunos hombres ruegan a sus esposas que se detengan, mientras que otros la animan activamente a continuar. A algunos maridos les gusta mirar. Algunas mujeres no quieren que sus esposos estén presentes. A algunos corneadores no les importa que el marido esté en la habitación cuando follan a su esposa, mientras que otros no quieren que estén cerca. Algunas mujeres les encanta vestirse especial para sus corneadores, en formas que nunca se visten para sus maridos, mientras que otras mujeres son más discretas al respecto. Algunas mujeres disfrutan del ritual de arreglarse para ir a casa de sus corneadores, mientras que otras mujeres prefieren invitar a sus amantes en casa. A otras mujeres les encanta la idea traviesa de reunirse con su corneador en un motel barato en las afueras de la ciudad, en la carretera. Algunas mujeres disfrutan pasar toda la noche con sus corneadores, mientras que otras mujeres y parejas tienen reglas en contra y ese es el límite que es imponen. Algunos hombres quieren que sus esposas puedan experimentar placeres sexuales y placeres que no pueden darle, mientras que otros hombres se sienten humillados por el hecho de que no pueden competir contra los hombres más jóvenes, fuertes y más viriles que su esposa suele elegir como amantes . Algunas mujeres son sexualmente sumisas, algunas son más dominantes. Algunos hombres son sexualmente dominantes, algunos son más sumisos. Y algunos están en el medio. Otros, después de la experimentación y la experiencia, descubren lados de ellos que nunca conocían y desean explorar más profundamente. Hombres y mujeres en este tipo de relaciones viven en diferentes partes del mundo, vienen de diferentes grupos demográficos, diferentes edades, niveles de ingresos, educación, antecedentes culturales y razas. Para las mujeres, los criterios para escoger a las parejas sexuales pueden ser muy diferentes de los estándares que podrían aplicar en la selección de un compañero de vida o esposo. De hecho, es bastante común que las mujeres sean sexualmente curiosas y físicamente atraídas por hombres que son radicalmente diferentes a sus maridos en términos de apariencia física, antecedentes, comunidad y estatus económico y personalidad. Después de todo, trata de divertirse, experimentar, probar algo nuevo, explorar y satisfacer las fantasías sexuales. En cuanto a las parejas sexuales, la mayoría de las mujeres se sienten atraídas por hombres fuertes, poderosos, dominantes, masculinos, mentalmente y físicamente agresivos con una resistencia física ilimitada. También tienden a preferir los hombres atléticos musculares con pollas grandes. Esto, en gran parte, explica la poderosa atracción sexual que muchas mujeres blancas tienen para los hombres negros. El cliché convencional que todos oímos hablar, y que vemos en internet, de mujeres blancas en sus 30s y 40s que les gusta tener sexo con jóvenes negros bien dotados. Es un estereotipo, sin duda, pero que también es muy, muy común.