miércoles, 31 de agosto de 2016

Strapon gag

Undécimo motivo para la castración de un hombre.

He estado pensando cual podría ser ese Undécimo motivo por el que castrar a un hombre y he pensado en continuar la historia de [zu pumi] ya castrado por devoción y amor a su Esposa, pero, con un giro inesperado hacia el empleo, espero que os guste.

No eran buenos tiempos para [zu pumi] llevaba un año divorciado, sin trabajo, sin dinero viviendo en casa de su madre y estaba castrado.  Su mujer lo había dejado y se había ido con Miguel el cual regentaba la farmacia de su padre y no le iba nada mal.

Cuando su ex le expuso que quería el divorcio [zu pumi] pensó que era el fin, casi lo fue, pero, poco a poco continuó su vida y asimiló el divorcio incluso mantuvo una buena relación con su ex.  Esta amenudo lo llamaba a su nueva casa que estaba en la capital para que le hiciese las faenas fuertes de la casa, limpiar a fondo la cocina, cortar el césped y mantener el jardín, preparar la mudanza estival, limpiar armarios y sacar la ropa según la estación.  A cambio ella le daba la ropa usada para él y poco más, también le pagaba el tren porque [zu pumi] andaba muy corto de capital.  A [zu pumi] se le iluminaban lo ojos y el corazón cada vez que veía a su Amada, pero, tambien era feliz porque la veía a Ella feliz y acepto la ruptura.

Un día un amigo invitó a [zu pumi] a jugar al padel, aunque ya  no pertenecía al club siempre era bien recibido y nadie le llamaba la atención, por no ser socio,  [zu pumi] tenía un carácter tranquilo y le encantaba sonreír, no discutía nunca y era un gran jugador de padel.

Cuando acabó la partida siempre tenían la costumbre de almorzar y charlar un rato y coincidencias de la vida coincidió en el bar con su antigua Jefa que era la hija de un importante empresario de la zona, siempre se habían tenido aprecio y conectaban muy bien, se entendían con una mirada, ella había sido educada para manejar un imperio y en su naturaleza estaba el dar ordenes directas y eso a [zu pumi] le encantaba.

Aunque [zu pumi] estaba castrado no era de dominio publico y su ExJefa, tampoco lo sabía, lo que si sabía es que estaba divorciado y sin un duro.  Esta le comentó que quería verlo al día siguiente en su oficina y ofrecerle trabajo como asistente personal.  Sin preguntarle si tenía algún compromiso le dijo que quería verlo al día siguiente en su despacho a eso de las 10h.  Su ExJefa se había casado y su marido había cogido las riendas del negocio y lo manejaba muy bien, por lo que ella cada vez se cogía mas tiempo libre, jugaba al padel, iba a los mejores salones de belleza, se dedicaba a fundir tarjetas y de vez en cuando controlaba como miembro que era del Organo de Administración y socia de la empresa los resultados económicos.

Ella sabía que [zu pumi] era muy sumiso lo comprobó en la etapa anterior cuando trabajaron juntos en la empresa, ella lo usaba para todo, aunque zu era el administrativo de ella, perfectamente lo mandaba a por píldoras anticonceptivas, compresas, recoger encargos, como ropa interior.  Además a Ella le encantaba hablarle de sus amoríos de soltera y zu escuchaba y disfrutaba de ello, disfrutaba de servirla.  Le dolió en el alma el día que tubo que dejar la empresa ya que su Esposa también tenia un negocio familiar y su suegro quería que él estuviese en el negocio, no tubo opción ya que su Esposa le impuso que dejara su trabajo y el así lo hizo.

Su nueva Jefa, le explicó su nuevo trabajo, que consistía satisfacer en todo momento las necesidades de su Jefa y asesorarla cuando así lo requiriese ella con las cuentas de la empresa.  Le dijo que dormiría en una casa que tenían para el servicio doméstico y que debía estar disponible 24/7 le habló de su sueldo que no estaba nada mal y que empezaba al día siguiente por lo que esa noche debía de trasladarse a sus dependencias.

-Ven quiero presentarte a mi marido, ya le he hablado de ti y quiere conocerte.

Al marido de su Jefa zu no le gustó ya que zu aunque era mayor que él se conservaba muy bien y era mucho mas alto que su nuevo Jefe.  Este se negó a que zu entrara como asistente personal de su esposa, ya que habrían habladurías en el pueblo y no le pareció correcto.  Su Jefa le explico a su marido delante de zu que no le atraía sexualmente y que zu había sido sin duda su mejor administrativo y quería tenerlo cerca ya que se complementaban muy bien.  El marido se negaba a aceptar la propuesta de su esposa y zu intervino muy educadamente pero de forma muy directa indicando que estaba castrado y que no tenía porque tener celos de él.  Derrepente la discusión cesó y al esposo se le iluminaron los ojos y preguntó -¿esto lo sabe más gente?- No.

Sin el menor sentido de pudor el esposo le dijo a su mujer delante de zu que aceptaba si se hacía de dominio público que zu estaba castrado, y enseguida sin consultarle palabra a zu su Jefa dijo que así se haría.

Su Jefa se giro hacia zu con expresión de triunfo  -No hace falta que lleves tus cosas a nuestra casa, allí tendrás lo necesario, esta noche has de instalarte en la casa que tenemos para el servicio doméstico allí se te asignará una habitación-.

Arruinado con el Magic

¿Aún no te has apuntado al curso de empleada de hogar?

Cornudo el día de la boda.

video

Sesión cuckold

video

Castidad femenina en Formentera. Capitulo 2.

Ver el capítulo 1.
La señora comenzó un largo discurso. "...Nunca debe estar la habitación desordenada,.... debes utilizar el bidé para limpiarte después ir al baño..... Debes dejar de pensar en lo que está entre tus piernas.... El plug está allí de modo que todas las mañanas podras ir al excusado de una forma más rápida y es de esperar sin dolor..... Tanto el tapón y el consolador se pueden activar por control remoto " La señora colocó el mando a distancia en frente de mí. Me retorcí, tuve por un momento la ilusión de que tal vez las baterías no funcionará. La ilusión duró poco. La señora continuó "Estos dos elementos que llevas en tu interior pueden ser utilizados como castigo, los activaremos cuando incumplas alguna de las reglas a las que te has comprometido. Sospecho que en este momento tienes ganas de tocarte" La señora estaba acertando. Ella continuó "Va a ser mucho peor cuando quiera que lo hagas. Por cierto, ¿tienes un amigo llamado Pedro?" "Sí señora, contesté. "¿Y si le digo a Pedro que venga aquí?" "Lo que usted desee, Señora."  Le respondí. La señora luego sacó una carta fuera de su bolsillo de sus pantalones y la leyó en voz alta. "A quien le interese: "Por favor, enseñad a Debora vuestra preciosa isla y cómo se vive en vuestra mansión. He añadido un cheque semanal con el fin de que se le adiestre en su calidad de empleada doméstica. Hace un año, que nos divorciamos porqué sentía que era poco activa sexualmente. Estoy seguro que va a cambiar."
Una lágrima rodó por mi cara, recuerdo el momento en mi vida cuando esto ocurrió, fué realmente triste, pero no tenía ni idea de que Pedro sabía que yo estaba buscando trabajo. La señora siguió leyendo. "Por favor, hagala sufrir como ella me hizo sufrir a mi, nada dura para siempre, pero es algo que recordará. La castidad me parece una buena idea para ella. Si yo puedo estar en castidad por ella, ella también puede estar en castidad. Así me consideraré satisfecho! Pedro ". La señora dobló la carta cuidadosamente y dijo: "Has sido una chica traviesa? "Estaba a punto de decir algo. La señora dijo que que la pregunta eran retórica. "¿Cuándo fue la última vez que tuviste relaciones sexuales?" Preguntó la señora. Le respondí: "Hace aproximadamente un año señora, cuando me separé de mi ex" "¿Cuándo fue la última vez que te has masturbado?" Me puse la cara roja. "Responde por favor" Contesté a la señora: "Hace cuatro meses". La señora dijo: "Vamos a hacer que tu coño sufra, se me paga para hacerlo. Sé que te gustaría tocarte a ti misma. Vas a pedir, suplicar autorización, pero no te prometo que puedas tocarte. Las cámaras grabans las 24 h y estan conectadas online y tu ex puede ver las cámaras siempre que quiera. Además los videos estan conectados a un servicio exclusivo de pago online."
Empecé a llorar, por lo que había dicho. Intenté tocarme con la mano con la esperanza de sentir algo, cualquier cosa, o sentir el consolador, pero por desgracia no pasó nada. "Una última palabra" dijo la señora, "Si durante su trabajo alguien desea jugar con usted, usted debe permitir que lo hagan, sin apartarse, pues eso sería considerados como un insulto y se castiga. Entendido?" "Sí señora" En ese momento llamaron a la puerta, "Toma!", dijo la señora. Alguien vino, no miré hacia arriba para ver quién era. Una largo vaso de zumo con una pajita estaba en la mesita cerca de la cama. Sostuve el vaso con la mano derecha. La señora dijo "bebe! ¡Todo!" Así lo hice, a toda prisa, mi mente estaba tan absorta estaba pasando entre mis piernas y casí no me había dado cuenta de que yo estaba tan sedienta. Una vez vacié el vasol La señora tomó el vaso y pasó la mano entre las piernas todo el camino hasta mi estómago, luego de vuelta solamente toco la banda de metal entre mis piernas. "No tiene sentido llorar a nadie aquí te ayudará", dijo la señora. "Pero vamos a ver, nadié te hará ningún Pela esas patatas correctamente, cualquier patata mal pelada tendrás un azote en tus pechos." Me esforce en pelar las patatas. Mientras la señora levantó la falda y besó mi trasero, comenzando en la parte superior, y empezó con besos y luego con su mano empezó a tocarme. Mis ojos se cruzaron, puse mi trasero tan alto como pude, por lo que tenía libre acceso a él...
daño" Con eso se volvió hacia mí cara, se inclinó, me besó en los labios. "Tu vestido" Dijo la señora. La otra señora fue al armario, y sacó un uniforme de sirvienta. La señora salió de la habitación, acariciando mi trasero al salir. "Ponte de pie, con los brazos y piernas separadas en el aire" Hice lo ordenado. La señora me ayudó a ponerme el vestido por encima de mis manos, a levantar los brazos y ajustar el vestido sobre mis pechos y sobre mi trasero, que luego tiró hacia abajo. El vestido era estrecho, y iba bastante justo para  cubrir mi trasero. Ella dijo: "Se ve un poco tu trasero, eso me gusta" "Sientate en la cama!" Así lo hice. La señora fue a un cajón del interior del armario, sacó un par de medias de rejilla, se arrodilló en frente de mí, procedió a colocarlos en mis piernas. Se tomó su tiempo dulce, masajear las piernas mientras se ponía la media hacia arriba. Una vez que había llegado tan lejos como pudo, la señora masajeó la parte superior de mis muslos cerca de mi coño encerrado, estaba sentada con la espalda recta, mi espalda arqueada, sólo pensaba un poco más. No hubo suerte, la señora se detuvo cuando me vio que estaba disfrutando. Una vez se retiró y volvió a pasar las manos por cada pierna empezando por los tobillos, y besar mis piernas. Cuando ella se acercó a la banda metálica del cinturón dijo que ya había tenido suficiente, y me caí de nuevo en la cama, con las piernas separadas, pude sentir su beso sobre el cinturón de castidad en el área de mi coño. Entonces ella se levantó. "¡¡LEVÁNTATE!!" Eso me sorprendió, yo estaba calentandome. "Ahora puedes ir hacia el espejo y verte tu misma." ¡Así lo hice! La señora realmente me había arreglado el vestido. Al caminar me sentía extraña, mi trasero sentía un extraño consuelo en ello, y me enciendía más. Quería sonreír, pero pensé que mejor no. Mi largo cabello rubio caía sobre los hombros, me peiné con las manos para arreglar el pelo. Y vi que mis pezones estaban casi visibles a través del delgado vestido estaban duros. Yo sólo podía ver la parte inferior de la cinta en el espejo debido al vestido que era un demasiado corto. Me di vuelta y miré a mi trasero, debido a mi trasero es grande la falda del vestido se iba hacia arriba y vi que no acababa de cubrir todo el trasero. Debo decir, que se veía bien, no era algo que siempre había notado antes, yo junté las piernas con la esperanza de sentir cualquier cosa. Luego nos fuimos de la habitación. Me llevaron abajo,sintiendo como el cinturón mantenía firmes el plug y el consolador y mis agujeros llenos me hacían retorcerme con cada paso. Fuimos a la cocina. Era era enorme, podía perderme en el laberinto de armarios, cocinas, neveras y que ocupaban la mayor parte del espacio. La señora señaló a un gran plato de patatas y un pelador de patatas, "pela!" Caminé rápidamente a mi nuevo lugar de trabajo. "No trate de escapar, no hay a dónde ir, a menos que se sepa nadar veinticinco millas" La señora vino detrás de mí, y me susurró al oído "Tu situación aquí será dura, es una pena, pero tengo una buena noticia para ti, y es que yo nunca te hará daño ". Se arrodilló detrás de mí, primero y luego acarició lamió el culo. Me incliné hacia delante en la encimera de la cocina. "¿Estás pelando?" "Sí señora" me respondió, pelé frenéticamente. Mientras pelaba Miré alrededor de la habitación, las cámaras estaban allí también, apuntando directamente a mí. La señora empezó a acariciarme, de modo me puso humeda, y mis fluidos se filtraron rápidamente por mis piernas y en mis medias. Lloré un poco, mis lágrimas en los ojos no mes estaban ayudando a mi trabajo. Mi coño estaba ahora dolorido, apreté duro en el consolador, pero me encontré con mis músculos alrededor de la entrada coño se estaban debilitando, a medida que se fatigaban. "

Vota me gusta si quieres que continue la historia.

Arruinado sin palabras.

video

Aportación para el blog. En el dique

Mejora los contenidos con tu aportación de forma anónima desde aquí
En el dique.
Llevámos mucho tiempo estancados, dudando de los buenos momentos, anclados en la monotonía.
Quizá alguien podría pensar que habíamos avanzado en nuestra trayectoria, aparentemente habíamos cambiado la escena, el vestuario y el guión. Nuestra obra de teatro parecía tener éxito. Pero solo cuando subíamos al escenario, cuando caía el telón se llevaba el pasado y el presente con el.
Tiempo atrás fuí yo mismo quien descubrió los llamados cinturones de castidad, curioso objeto.
Recuerdo que pasaba horas masturbándome mientras descubría un mundo nuevo para mi. Horas de placer y excitación que inevitablemente me hicieron desear aquel tipo de lujuria tan... diferente.
Cuando probé mi primer cb, descubrí nuevas sensaciones, un extraño placer que disparaba mis fantasías.
Tiempo atrás, mi mujer y yo nos habíamos introducido en algunos juegos de dominación, recuerdo que fuí yo quien deseaba realizar estas actividades, pero cuando le propuse introducir la castidad se produjo un cambio inesperado en nuestro matrimonio.
Como ocurre con muchas prácticas más o menos fetichistas, los progresos fueron lentos. Cada nueva actividad atravesaba unas pautas muy definidas que se repetían con un orden matemático. Primero la excitación que produce la novedad más tarde surgían las dudas y los temores y finalmente llegaba el momento de la consolidación.
Lentamente fuimos adentrándonos en un mundo nuevo, desconocido y muy excitante.
A medida que avanzábamos muchas cosas cambiaban sutilmente especialmente para mi y en mi.
Seria absurdo pensar que un pequeño dispositivo de plástico podía convertirme en un ser sexualmente pasivo y orientado en los caminos de la feminizacion. Indudablemente la castidad no era la causa de Mi transformación pero fue el detonante y el catalizador de algo que estaba oculto.
Es curioso recordar mi rechazo a reconocer la realidad. Mi mujer tuvo siempre más decisión que yo. Ella no dudaba de sus decisiones pero yo no era capaz de asumir el lugar que debía ocupar en nuestro matrimonio.
Muchas veces le prometí que seria constante, hablamos, planificamos y llegamos a invertir mucho tiempo proyectando mi ya irreversible trasformación. Irreversible por que había empezado mucho antes de conocer la castidad ni las características que la rodean, mucho antes de lo que yo creía. Quizá estuvo siempre hay, no lo se.
Había logrado convencer a mi mujer de los enormes beneficios de que le sirviera una criada, obviamente la criada seria yo.
Tanto se lo prometí y tantas veces llego a pensar que seria verdad. Teníamos todo preparado para el momento en el cual mi transformación le brindará todas las cosas que yo le había prometido.
Pero fallaba el elemento más importante mi indecisión y mi inconstancia. Quizá la vergüenza y el miedo o tal vez el egoísmo. Mis promesas fueron incumplidas una y otra vez. No había promesa que no pudiera incumplir, reconozco que he sido un maestro incumplimiento incluso las promesas que nunca pude expresar.
Nunca supe ser constante, subía como la espuma y bajaba como la marea. Un desastre.
Siempre desee ser forzado a todo y más, por que no tenía la capacidad de tomar impulso yo solo. Culpe a mi mujer por no ser más dominante, más agresiva, más, más, más....
Quizá me hubiera venido bien un buen empujón o quizá hubiera caído al suelo. Nunca lo he logrado averiguar.
El dique es ese lugar donde la decepción toma champán con la frustración y donde no queda lugar para el engaño.
El cinturón de castidad fue el catalizador de mis deseos pero no logro borrar mi orgullo. No.
En cierta ocasión ley una frase " Ten cuidado con lo que deseas."  La experiencia me ha demostrado que no es cierta. La frase verdadera no fue esa, la frase verdadera decía algo así " Atrévete a lograr lo que deseas."
Mis promesas ya no valen nada, ahora están en el dique.
Cada incumplimiento dejo una nueva deuda y cada deuda se convirtió en un nuevo motivo de desconfianza y frustración.
En el dique caminamos sin hablarnos, sin proyectar futuras promesas pero la realidad no nos abandona y cada uno sigue esperando realizar aquello con lo que soñó, cada uno lleva sus recuerdos, sus frustraciones no queda lugar para el futuro. En el dique no hay futuro ni presente, en el dique solo hay niebla, negra niebla, niebla densa rodeada de silencio.
No fue el cinturón de castidad lo que me llevo a desear ser un sumiso, ya lo era pero no lo sabia, no importa las veces que lo guarde en un cajón. Podía guardarlo toda la vida, pero no podía borrar las sensaciones que me había ayudado a experimentar. Por que..... Fue una ayuda un parapeto, una escusa para no reconocer abiertamente mis fantasías, una ayuda para expresarlas y una justificación para mi manera de percibir un punto de vista diferente, quizá extraño, quizá no. Me reitero, pero es necesario.

Hace unos días decidí volver a ponerme el cinturón de castidad, cada vez que me lo pongo tengo que superar la ansiedad de los primeros días y el desconcierto de mi mujer ante mi extraño comportamiento.
Creo y seria más sensato que no me quitará el cinturón de castidad y me dejara llevar sin pensar tanto las cosas, pero no tengo capacidad para ser constante.
Hace unos días empecé con control de castidad. En principio he encontrado un punto de vista diferente, me he alejado de algunas de mis fantasías.
He abandonado la pornografía y las teorías de Internet sobre el cinturón de castidad, la dominación y casi todos los adornos del guión de las edades de Lulú. Incluso he abandonado mis propias teorías sobre como deben desarrollarse las cosas.
Quizá uno de los motivos para abandonar fue tener demasiada fantasías y poca realidad. Quizá no tenga ninguna importancia pensar en los motivos, ni en el pasado ni en los errores.
Por ahora he ido entendiendo algunas cosas, he cambiado algunas ideas y he encontrado una referencia para avanzar. Se que control de castidad no me puede dar más allá de lo que yo este dispuesto a lograr, tendré que hacer sacrificios, pero no me muestra las cosas que yo quiero ver, me muestra las cosas como son. Con tanta paciencia como precisión. ¿ Quien puede necesitar un faro mejor que el faro que da luz.?
Quizá el faro ilumine, el dique.
Mi experiencia es corta, quería aportar algo y se me ocurrió este relato. Según avance, seguiré escribiendo, pero tengo que aprender algunas cosas y comprender muchas más.
Por ahora tengo que enfrentarme a todos los miedos y los prejuicios que me han impedido avanzar. Es difícil, si fuera fácil ya lo habría logrado.
Muchos fantasmas en el armario.
Llevo unos días escribiendo este relato, he querido mandarlo hoy por que necesito reafirmarme en la decisión que he tomado, necesito reafirmarme cada día.
Necesito comenzar cada día y renovar mi compromiso cada noche. Huir de las trampas que siempre me han hecho fracasar, ceder por completo el control y confiar plenamente. Seguir las instrucciones sin pensar en el objetivo. Aprender que lo que me conviene puede ser diferente a lo que deseo, pero quizá más satisfactorio. Descubrir que hay en mi, darle forma, aceptarlo y naturalmente vivirlo.
Se me olvidaba, vaya. No puse ninguna escena erótica ni describí ningun acto extremo de dominación en mi relato.
Bueno depende, si alguien se ha identificado con este relato quizá lo encuentre erótico, quizá no.
Pero, es solo una presentación, ya vendrá el plato fuerte, por eso pedí ayuda a control de castidad, para que me ayude a enfrentarme al plato fuerte.
Por ahora tengo que poner muchas ideas en su sitio y, antes de buscar el plato fuerte tengo que servir los entremeses, al fin y al cabo en mi caso es una cosa de dos.
Este relato se titula el dique, todavía desconozco el título del siguiente. La imaginación es antagonista de la realidad. El próximo título, como muchas cosas es una sorpresa, incluso para mi.
Agradezco a control de castidad que me haya ayudado a encontrarme con la actitud de escribir esto. Las letras las he juntado yo, el orden lo ha puesto la reflexión, la reflexión la ha impulsado la actitud y la actitud la ha despertado alguien que también escribe en otro lugar, que francamente desconozco todavía pero le tengo una enorme gratitud. Sin su ayuda este texto no existiría.
Un abrazo a todos.

Evotionwearable 3D cinturón de castidad impreso







martes, 30 de agosto de 2016

Crítica al blog. La castidad debe ser femenina.

Mejora los contenidos con tu aportación de forma anónima desde aquí
Hoy recibido este mensaje en aportación para el blog. 

Adelanto que discrepo y no comparto este pensamiento pero cómo es una opinión respetuosa y que enriquece el blog la comparto con tod@s vosotr@s.
________________________________________________________________________
"Es probable que no les va a gustar mi opinión sobre vuestro blog ...
Siento que cinturones de castidad son más para las mujeres que para hombres. 
 Los hombres se supone que son la autoridad y líder en la relación de pareja y eso está reñido con que ellos lleven un cinturón de castidad, ya que elimina su autoridad y su capacidad de tomar decisiones. (Si ellos están deseando salir del cinturón de castidad, éste actua como una fuerza coercitiva que los persuade o influye en ellos). 
 Yo creo en algo así como el orden natural entre los sexos, tal vez sea por mi religión, no lo sé cierto. Pero ese orden es el natural, en el que los hombres son los dominantes, y son los protectores, el que trabaja y el líder. No me gusta la castidad masculina, lo hace menos hombre. 
Mis sentimientos me obligan a alejarme de tal hombre, porque no siento que podría aportarme en una relación de pareja.Yo no estaría nunca en una relación con un hombre quisiera que le mantuviera en castidad. Podría jugar con un hombre así algún rato, pero yo nunca podría confiar en él lo suficiente como para estar cómoda de forma íntima con él. No sería una buena opción para mí.La castidad es una cosa personal, pero no puedo aceptar la castidad masculina. Existe, lo sé. Simplemente no entiendo por qué un hombre querría hacerse algo así a sí mismo. 
 Las razones de una mujer para estar en castidad son totalmente diferentes, y  tienen muy diferente significado emocional para ella. "

Respuesta:


Es una pena que pienses así y casí defiendas la idea de una sociedad patriarcal y no admitas que también pueda ser matriarcal. Ya sé que la tendencia global común es la sociedad patriarcal, pero eso lo tenemos que cambiar no solo las mujeres. También los hombres, por el sencillo hecho de que es injusto.
Y una cosa es que no te guste la castidad masculina, y otra muy distinta es preferir una sociedad en la que el hombre mande sobre la mujer. Desgraciadamente esto es una realidad que tienen que sufrir centenares de millones de mujeres en el mundo. Al menos tú, si estás en España, puedes elegir ser sumisa, pero no tienes esa posibilidad de elección en muchos países. Y no tienes que irte muy lejos para verlo, mira a las mujeres musulmanas aunque la religión católica tradicional también tiene mucho de patriarcal.

Aunque no compartas la castidad masculina, te invito a seguir el blog. Tal vez si conocierás un poco más que es esto del control de castidad podrías entenderlo un poco más.
Sólo es un juego sexual de pareja, en el que hay mucho más de lo que puedas imaginar. Y como en todos los juegos hay quien le gusta jugar y hay a quien no le gusta. Nada más. No hay que extraer más conclusiones de si los hombres en castidad son más o menos hombres. Se trata de pasarlo bien, y para los que tengan pareja mejorar su relación. Siempre de forma libre,sana y consensuada.
Y aunque no comparta tu opinión gracias por espresarla.

Lagrimas de placer


Recordatorio

Castidad femenina, en Formentera. Capítulo 1.

El trabajo está fatal busqué trabajo en Ibiza y después de hacer muchos tests y cuestionarios me seleccionaron para ir a trabajar en una mansión en Formentera. No me dijeron de quién era la mansión. Me dieron una dirección. Llamé al timbre. Me hicieron pasar a una especie de sala de espera. Y tras la puerta. Pude oir una voz de mujer desde detrás de la puerta de la casa que me indicaron en la oficina de trabajo temporal de Ibiza. Oí una voz diciendo que estaba abierto. Di un paso y entré en una gran sala cubierta de suelo a techo de madera noble, todo olía a un montón de dinero. Después pude oír a la señora que señaló un punto en la parte delantera de su enorme escritorio. Hice lo que dije. "Estoy aquí para cubrir la vacante", dije a la mujer, "Sí me respondió" Ella sonrió ampliamente. ¿Cómo fue tu viaje hasta aquí? Un poco duro, le contesté, las olas hacen oscilar el barco un poco. "Habías estado antes en la isla?, Estamos a 25 millas de la isla más próxima." La señora sonrió. Luego vino el discurso, largo y tedioso. "Aquí tenemos unas reglas muy estrictas, en primer lugar, sólo podrá usar la ropa que le demos, su ropa estará guardada en la maleta en un trastero lejos de su habitación." "¿Hay algo en su maleta que necesites coger? ¿Y mi ropa interior, cepillo de dientes, peine? Todos estos elementos ya están en su habitación" Nada más me dijo. Me quedé esperando a que continuara. "En segundo lugar:.. Usted me llamará señora cuando hable conmigo, y sólo hablará después de le sea concedio permiso. Toda la gente que viven en la casa son tus superiores, incluso los demásempleados, ya que han estado aquí más tiempo, les debes el mismo trato. Vas a tratarlos como señor o señora en función de su sexo ". Asentí con la cabeza, dije: "Sí, señora" le respondí. Ella sonrió. "En tercer lugar: Usted debe firmar un contrato de trabajo, si hay algo en el contrato que usted no desea cumplir  o tiene alguna objección por favor dígamelo ahora, y va a ser dispensada, y enviada de vuelta al continente" Se inclinó hacia delante y abrió un cajón detrás de su escritorio, sacó un gran fajo de papeles, todas unidas en tres grapas de gran tamaño. Luego me entregó los papeles a mí. A continuación, me señaló una silla y un escritorio en el otro extremo de la habitación. "Usted puede sentarse y leer, si está de acuerdo con lo que haya leído podremos firmar el formulario." Si señora le dije. Fuí hacia el escritorio, tenía que leer más de cincuenta páginas, que eran en su mayoría sobre mi comportamiento, lo que serían mis deberes, limpiar, lavar, hacer las camas, llevar el desayuno a ciertos miembros de la casa que vivía en la mansión. Sólo pensé en la ardua tarea que me esperaba. Llené el cuestionario, nombre, dirección anterior, número de la seguridad social que tenía que buscar a tientas acerca de mis bolsillos de los pantalones vaqueros. Marqué todas las casilla para indicar que entendía lo que se esperaba de mí y que estaba de acuerdo para hacerlo y cumplirlo. Me levanté de la silla y volví a la dama. Ella levantó la vista de su trabajo. "Lo has leído todo? preguntó" Si señora le respondí. "Estás de acuerdo con todo lo establecido?" Si señora le respondí. Ella sonrió. "Aquí todos son mayores de edad, pero me preocupan los miembros más jóvenes de esta familia ya que tienen un ojo para las nuevas chicas, no quiero ver que se quede embarazada, ni que tenga un contacto sexual con ellos ,. Usted será formada para trabajar aquí, los niños son la última cosa que necesitamos en este momento ¿a entendido?" Si señora le respondí. Conseguió ponerme un poco nerviosa acerca de dónde estaba dirigiendo esta conversación. Ella entonces apretó un botón de un mando que tenía en la mano. Dentro de un minuto, llamaran a la puerta "Ve y abre", dijo la señora. Entró una mujer alta y rubia en la mano una cinta de medición. "Las mediciones por favor", dijo señora. La rubia alta me pidió que poner mis manos sobre mis hombros, hice lo que dijo. Primera medición sobre mis pechos y alrededor de mi espalda, después de que mi cintura y los muslos. Por último, me pidió que "mantener la cinta en la parte superior de mis pantalones vaqueros y abrir más las piernas" Hice lo que dijo y empecé preguntarme por qué esto era necesario. La cinta métrica pasó por mis piernas elevadas y luego tiró de ella y colocó la cinta en el extremo superior de mis pantalones vaqueros detrás de mí. Ella mantuvo allí durante un segundo o dos, y luego me pidió que la soltara, lo hice. Se acercó a la señora y le mostró la lectura de la cinta. Señora escribió. "Y las otras mediciones?" Señora pedido La señora respondió: "90 C, 90 y 100. Señora sonrió. "Gracias le dijo a la señora, es posible que espere mientras termino aquí" Luego vino una voz que me dejó sin aliento. La señora me miró, "bonito cuerpo tiene usted, los niños estarán detrás de ti, pero eso no puede suceder, ahora se va a ir a su habitación, se da una ducha, y recuerde que tenemos cámaras en su habitación y se le observa, que ya han renunciado a su privacidad, y ingresaremos cada semana su salario que es mucho más del normal. En la pared de la ducha tiene un cepillo suave con un mango largo, verá que la ducha es abierta, sin cortina, use el cepillo para el área de su coño. Masturbarse en esta mansión está estrictamente prohibido. Si alguna vez descubierta masturbandose, no hace falta que le explique la sanción que tendrá. Si obedece las reglas aquí por la duración del tiempo que ha firmado, diez años, será tratada muy bien ". Con que le pidió a la señora "muéstrale su habitación." "¡Adelante", dijo señora. "Gracias señora", le contesté. señora sonrió La señora me mostró el camino, pasillos largos y costosos pinturas, alfombras de pelo largo. Hasta un largo tramo de escaleras, luego otro y otro. Por último en lo que iba a ser mi dormitorio. Una gran sala, en lugar oscuro incluso si las luces estaban encendidas, una enorme cama con dosel, dos armarios empotrados, y un espejo en el techo. Entonces vi las cámaras, vi seis, una frente a la ducha, pero tal vez habían más. La ducha no tenía puerta por lo que una cámara podía mirar su interior. La señora habló "Ahora tiene que desnudarse y ponerse esta ropa que es más adecuada para su posición en esta casa"  "Delante de usted?" "Sí, por supuesto", dijo la Señora "No hay ningún otro lugar" Tartamudeé, "Pero Señora" "No hay peros que valgan, simplemente haga lo que le manden o me quejaré a la señora, y le puedo asegurar que hay un muchas que estaría felices de poder entrar al servicio de la señora" Ella se rió. Me estremecí, pero hizo lo que dijo, me sentía muy avergonzada y humillada. Me quité los zapatos, los vaqueros, y a continuación, camiseta. Empecé a caminar hacia la ducha. "Espera", dijo la señor las bragas y el sujetador vienen conmigo ". Fui con la cara roja, pero poco a poco me tomé el sostén cubriendo mis pechos con un brazo, mientras sentía como si me arrancaran mi ropa interior, usando la mano libre para cubrir el área coño. Nunca he tenido un calvario antes así. "Tienes pelo alrededor de tu coño", exclamó. "Sí señora", le contesté. La señora fue a uno de los armarios se trajo una toalla grande desdobló hasta la puso sobre la cama. "Por favor, tumbate en la toalla boca arriba. La sñora salió de la habitación, y regresó momentos después. Me quedé completamente desnudo en la cama haciendo todo lo posible para cubrir mis partes íntimas. "Las manos sobre la cabeza y mantengalas allí" Hice lo que pedí. La señora situada en la cama había traído espuma de afeitar y una maquinilla de afeitar y una pequeña toalla blanca y una botella de algo que no podía ver bien la etiqueta de que era. La señora luego recogió la espuma de afeitar y con la ayuda de una cuchilla de afeitar limpió el área del coño. Mis manos se movieron con rapidez hacia la zona coño, "por favor, no dije" me miró, "Tiene que estar afeitado, lo pone en su contrato, estoy segura de que lo ha leíodo todo, pienese en el dinero dentro de diez años" Lo hice, y saqué mis manos lejos, me sentí profundamente avergonzada por todo este escenario. La señora estaba muy tranquila mientras se abría paso por encima del montículo, cada trazo meticuloso, me pareció que me estaba excitando un poco por el tratamiento que estaba recibiendo. "Las piernas más separadas" Dijo la señora sonriéndome. Puso un poco más crema sobre mis labios, pensé que seguramente no hay pelo allí, pero yo estaba disfrutando de esto. Mi coño estaba un poco mojado, y ella se dio cuenta. "Malos pensamientos" dijo la señora. Le dije: "Sí señora" y se puso la cara roja. "Bueno habrá que parar!" Fue la respuesta. "Si no vas a sufrir más tarde" No tenía idea de lo que quería decir, pero continúe mirando hacia el techo, viendo en el espejo la imagen de un caballo, entonces me di cuenta de las cámaras, y me pregunté que tal vez me observaban, me sentí más húmeda entre mis piernas. La señora levantó la vista, entonces me dio una palmada en teta derecha: "Ya basta", dijo. Treinta minutos le tomó a afeitarme el coño, a continuación, ella miró la pequeña toalla que me limpiara. Entre mis piernas llegó una ráfaga de aire frío. "Ponte de pie" Así lo hice, me sentí un poco mareada al principio. "Ahora a la ducha, no se olvide de utilizar el cepillo, no puede tocarse con la mano" "Si señora" Me metí en la ducha mientras ella se apartaba un poco. Tenía una sensación muy extraña en mi coño recién depilado, pero lo suficientemente cómoda. La señora me observó en la ducha, una buena parte del tiempo, mientras paso el resto del tiempo haciendo algo en el dormitorio. Entonces cuando ella creyó que me había duchado lo suficiente ella me ordenó "salga de la ducha ahora", la señora envolvió una toalla alrededor de mí, y la Señora me secó. Me quitó la toalla, y la señora fue a la cama y cogió una botella de aceite para bebé, con punta de los dedos de su mano derecha, se arrodilló en frente de mí. "Las piernas abiertas" me exigió, hice lo que dijo. Ella tomó el área sexo en la mano empapada de aceite y comenzó a masajear suavemente mi piel, y por los labios de la vulva y los dedos llegado a la zona anal. Esto me excitaba, y tenía muchas ganas de poner la mano y tocarme con los dedos. Pero miré hacia delante, tratando de pensar en otras cosas a mi alrededor, como las fotografías en la pared. Una vez que terminó..apretó suavemente mi coño, miré hacia abajo, levantó la vista y sonrió. "Tu culo es ahora mío, pienso que usted estará de acuerdo a casi cualquier cosa que le sugiera en este momento" con mis jugos que fluían ya libremente pensé que probablemente tenía razón. "Por favor, señora", le dije. "¿Por favor qué?" ella respondio Mi mente estaba por todo el lugar no tenía idea de lo que quería decir nada más. Me callé. "Usted quería decir algo?" Señora pedido "No", le contesté. "Buena chica", dijo. Con esto se puso de pie. Se acercó a la cama, y recogió algo detrás de mí. La señora trajo a mi alrededor para que pudiera ver lo que era, a mi pesar era un cinturón de castidad. "No, Señora!" "De hecho, usted firmó en el contrato que lo llevaría durante los próximos diez años." La señora sonrió. Me retorcía mirando a este dispositivo, hecho de metal con bordes de goma blanda. Lloré un poco, pero dí un paso adelante. Y permití a la Señora colocar el cinturón, "Levanta la pierna", dijo "Hice lo que dije. Por mis piernas fue colocando, la estrecha franja en el centro entre las piernas, justo antes de cubrir mi región privada  "mirate en el espejo, esta será la última vez que veas a tu gatito durante diez años." Así lo hice. Gemí en voz alta. "Si usted prefiere que no lo ponga me lo dice", dijo la Señora ", está bien. "Voy a estar bien Señora?", le pregunté. "Mantengalo bien colocado en su lugar y no habrá problemas" me dijo la Señora" Así lo haré. La señora se levantó se acercó a la cama, cogió un pequeño consolador y un dildo anal. Mis ojos mostraron mi horror !! "Oh Coño!" Me dijo: "Señora, por favor" "Algún problema? Preguntó Señora "No", le contesté. "Agachesé la cama" Hice lo que dije. El plug trasero no tenía más de diez centímetros y era estrecho.La señora presionó en mi ano, "rejalaté, va a ser mucho más fácil con tu cooperación" Hice lo que dijo, mientras sentía como se desliba llenando mi cavidad. Una vez estuvo firme se mantenía en su lugar "puso el consolador de unos 12 cm en mi coño, ella se puso bajo de mí, en ese momento sentí la presión de el consolador de entrada de mi agujero. Yo estaba abierta, estaba muy caliente, era la experiencia más erótica de mi vida. La señora me sonrió, "Buena chica", dijo. La señora dejó colocado el consolador en lugar y luego empujó con suavidad dentro de mí, una lágrima rodó por mi mejilla Ahora estaba tan caliente, pensé, esta señora me había convertido en una pieza
temblorosa de gelatina y ella lo sabía. Mi coño ahora muy abierto me apretaba hacia abajo en mi ano y el coño con el fin de tratar de librarme de los objetos colocados dentro de mí, pero por desgracia, no se movía nada, sólo me ponía más caliente. La señora estaba contenta en cuanto a lo lejos que había entrado, ella me ordenó que "tirara de la correa hasta lo más arriba posible." Hice lo que dijo. La señora retiró la mano en el último segundo, a continuación, proceder a apretar los lados de la cinta, el chasquido del metal sobre metal era todo lo que podía oír, ya quedó apretado alrededor de mi cintura. Una vez comprobado que estaba lo suficientemente apretado. A continuación, la pieza entre mis piernas, "separa las piernas", dijo señora, lo hice. Había cuatro pequeños ganchos para sujetar la tira de metal también, la señora eligió el ajuste más apretado, tenía que respirar, por lo que sería capaz de encajar, la goma en el interior fijada contra mi piel. La señora tratado de conseguir pasar sus dedos entre mi persona y el cinturón, pero no pudo. Mi coño ahora estaba atrapado, y una lágrima rodó por mi mejilla. La señora ​​me encerró en el cinturón. La señora se arrodilló y besó la zona del cinturón de castidad que cubría el coño. "Eres una chica muy valiente", dijo. "Gracias Señora por todo el trabajo que has hecho por mí en estás últimas horas" Señora sonrió se pasó al otro extremo de la habitación, hizo sonar un timbre que no había visto aún. "Ponte a cuatro patas medio de la cama" dijo la señora,  "arquee la espalda" Hice lo que dijo! La señora de la casa entró un momento después. La has preparado? Si señora. Puso su manos cálidas en mis muslos y lo comprobó..... vota me gusta si quieres que la historia continue.
Gracias a vuestros me gusta aquí tenéis el capítulo 2.

Juegos de castidad.Magic Wand.

Esta noche Mi Señora estaba benévola, me estuvo acariciando el pene hasta ponerme a un nivel de exitacion insoportable e incluso me dio permiso para correrme, a los 45 minutos de tenerme así y hacerme temblar un par de veces, se cansó y me hizo darle el magic para masturbarse, dejandome a mi con un calentón de espanto y en un segundo plano, mientras ella disfrutaba el magic meseguia acariciando y de vez en cuando se quitaba el magic ella para ponermelo a mi, a la tercera vez de hacerme eso, lo mantuvo hasta provocarme un arruinado en toda regla, para luego acabar ella. Después me explicó que había sido un castigo por no correrme cuando tenía permiso para hacerlo y dejarla a ella sin polla. Tuve un momento en que tenía la sensación de mearme o de correrme pero esa nueva forma de acariciarme sólo con la llena de los dedos o con las uñas por la parte inferior del pene y el prepucio ha sido increible

De vuelta a la rutina del gimnasio.

Cómo precintar la cópia del candado de seguridad.

Si llevas cinturón de castidad siempre has de conservar una copia de la llave. No es conveniente arriesgarse a no tener ninguna copia.
Existen muchos sistemas para guardar la llave de seguridad del candado del cinturón de castidad. Se puede guardar en un vaso de agua en el congelador para evitar que sea fácil de usar en un momento de calentón. Si estás solo es un buen sistema. Pero si tienes pareja un sistema es encerrar la llave en algo que permita saber si la has usado o no.
Existen varios sistemas para ello de los que en el blog hemos hablado. Recordaréis el post de hace unas semanas que encerraba la llave con un precinto numerado en un tubo de metal.
Otra forma de precintar la llave consiste envolverla con un papel manuscrito de tu pareja y luego poner celofán para que al sacar la llave se tenga que romper el papel.
Hoy he descubierto un nuevo método que me ha encantado por su simplicidad. Consiste simplemente en envolver la llave con un chicle. Luego se pega en algún sitio, mejor una tarjeta plastificada, y se hace una foto. La rugosidad del chicle impide volver a tener lo mismo si se usa la llave. Sencillo y fácil de hacer.

Testimonio. Mi experiencia en control de castidad.

Testimonio. 
Hace meses atrás empecé mi primer periodo en castidad. Desde el inicio fue sin dispositivo aplicando solo el autocontrol para lograr el objetivo propuesto. 
Después de estar habituado a masturbarme casí a diario, me costaba llegar a la semana sin hacerlo. Cada día que pasaba sentía aumentar las ganas por tocarme y lograr el placer inmediato. Y aunque intentaba distraerme, mis pensamientos se centraban mas y mas en el deseo de tener un orgasmo, o por lo menos liberar la presión que sentía. 

Al ir pasando unas semanas, y aumentar un poco el periodo de tiempo, podía aguantar con menor dificultad pero no me seguía siendo fácil lograr controlar sobretodo mis pensamientos, generandome fuertes erecciones que tenia que bajar pensando rápidamente en otras cosas o distrayéndome en cualquier otra cosa. Unas de las recomendaciones que recibí, fue usar una especie de pulsera en mi pene como recordatorio de mi compromiso, ayudándome en ciertos momentos de las noches y las mañanas a no repetir mi actuar casi compulsivo con respecto a masturbarme.

El hecho de no tener control sobre mis orgasmos generaba pensamientos y sensaciones encontradas, pues sentía cierto placer, deseo, curiosidad pero también era tortuoso. Y esperar con ansiedad el permiso para aliviar esa presión o incluso la solicitud de una tarea, se convierte en otra fuente de incertidumbre con algo de placer.

También, hubo momentos en que cedí a la tentación y no lograba cumplir con el tiempo propuesto, lo que me generaba una frustración después que terminaba.  Pero después de un poco de practica en este nuevo periodo estoy logrando ir avanzando en el tiempo de castidad.
J.C.

Juguetes sexuales. Consolador gag -2-

Cornudo/Hotwife

Esta fue mi primera observación de que a mi marido le gustaría ser un cornudo ... estábamos jugando, como de costumbre, cuando empecé a burlarme de él por algo, le comenté lo que yo y uno de mis novios solíamos hacer ... su pene empezó a ponerse duro ... y se corrió intensamente... mucho más que nuncha había hecho antes ... como yo lo acariciaba y le dije mi secreto ... el sentía una mezcla de dolor de celos y de humillación (mi exnovio tenía un pene más grande) se mezcló con el amor y el deseo para mí ... y fue su orgasmo más explosivo hasta esa noche ... y mi coño se puso muy caliente al saber que tenía la fórmula para volverlo loco ... pero así fue como empecé a ser una hotwife. Pasaron años antes de poner uniera todas las piezas y darnos cuenta de que queríamos ser cornudo / hotwife ...

lunes, 29 de agosto de 2016

Juegos de castidad. El reto de la semana.

El desafío de esta semana para jugar en castidad: Lame solamente la parte inferior de la cabeza de su pene durante 10 minutos. El puede eyacular sólo si él es capaz de hacerlo. Y si no, mañana más. Sigue en castidad.

Ver el juego de castidad de el reto del orgasmo.

El pegging de hoy

Se abre nuevo período de inscripción para el control de castidad.

A partir de hoy ya puedes solicitar el control de tu castidad. No hace falta esperar al 1 de septiembre. Para nuevas inscripciones haz click aquí.

 

 

Siempre con funda

Mi novia está se está acostumbrando a las grandes pollas. Me ha dicho que es un paso previo a una futura puesta de cuernos por lo que ahora siempre me tengo que poner una funda para mi pene. Tenemos sexo bastante increíble, y mientras ella alcanza increíbles orgasmos, yo no puedo sentir nada, pero su placer es el que importa. Aún así, la prolongada castidad hace que me corra a pesar de llevar la funda.




Máximo placer para ella, mínimo para él


Any suggestions on where to get a really good one of these?

El gran polvo. No quiero que te corras!



video
Guess who figured out the timer on their camera?!?!? Lol

Test de infidelidad.

Juegos de castidad. El reto del orgasmo.

Este juego es mejor si se hace en pareja.
Tienes que atar una pequeña bala vibradora junto a tu pene. Dile que no se puede tocar y le das permiso para que se corra solo con la vibración, pero tiene sólo 10 minutos para hacerlo. Tú debes mirar el reloj para ver cuantos minutos necesita para eyacular. Comienza con la velocidad más baja de la bala vibradora y dejalo con él durante 10 minutos. Si no se ha corrido debes parar. Y esperar al día siguiente para volver a empezar pero aumentas un nivel la velocidad de la bala vibradora y lo dejas de nuevo durante otros 10 minutos. Y así, día tras día, estimulación, descanso, aunque recomiendo dejar descansar hasta el dia síguiente, se puede hacer cada hora, como veáis. Vas aumentando cada día la velocidad y si aún no ha podido eyacular a la velocidad máxima dentro de los 10 minutos, al dia siguiente lo dejas el tiempo que necesite hasta que consiga eyacular. El número de minutos que tarde en eyacular el número de días hasta que vuelvas a poner el nivel 1 y volver a empezar el proceso.

Un buen marido se ocupa de las tareas domésticas.

Testimonio sobre el uso del Holytrainer

Colaboración. Mejora los contenidos con tu aportación de forma anónima desde aquí

He estado usando el dispositivo de castidad HolyTrainer V2 transparente de forma casi ininterrumpida durante 3 meses, y quería darle una reseña y compartir mi experiencia y opinión sobre el tema.
Elegimos el Holytrainer sobre otras opciones de jaulas de castidad en base a los comentarios positivos acerca de este tipo de jaula.
Mi pareja eligió el modelo transparente porque a ella le gusta que se pueda ver mi verga y quería que yo fuera capaz de verla. Además con el modelo transparente se ve más natural, y casí forma parte del cuerpo en lugar de una pieza de joyería.
Llevar un dispositivo de castidad transparente permite también ver el resultado que causa las burlas y neganción. Y además se puede ver el placer cuando esta tan cerca del orgasmo, a pesar de que no se le dará tal satisfacción. Además del transparente, podíamos escoger entre el blanco, negro y rosa todos fabricados por un material especial llamado bioresina, que, cuando se calienta por el calor corporal, suaviza ligeramente su forma, adaptandose mejor a tu cuerpo. Esto, hace que los dispositivos de castidad fabricados con este material sean aún más cómodos durante el uso a largo plazo sin sacrificar para nada la seguridad.
El dispositivo se ablandada, pero no es flexible y el escape es casi imposible sin destruir la jaula.
Como dispositivo de castidad el HolyTrainer es el mejor que he experimentado. Es extremadamente seguro,, y da a mi pareja la confianza de que no me puedo estimular a mí mismo sin ella me desbloquee. Cuando lo estoy usando recibo estimulación cero, si estoy llenando completamente la jaula sólo puedo tocar ligeramente la punta de mi pene. Esta es la negación total de la liberación sexual que hace que la castidad sea tan estimulante para mí. Me recuerda continuamente que no tengo el control, mientras mi cuerpo vuelve a dirigir toda su energía sexual, el deseo y la necesidad de otros lugares, hacia mi pareja, el trabajo doméstico y sus otras zonas erógenas.
Si hede hablar de la comodidad del Holytrainer mi opinión es más matizada. Creo que la forma y la estructura del dispositivo son casi tan ideales como cabría esperarse para el precio que tienen. Es suave y no aprieta ni roza. El anillo tiene forma ovalada y parece encajar bien en mi cuerpo y que no se pegue, así que no siento casi nada al sentarme. En general, creo que es el mejor dispositivo de castidad se puede conseguir sin requerir un piercing Principe Albert.
El Holytrainer no usa candado, tiene una única cerradura compacta, que ocupa menos espacio que un pequeño candado, al tiempo que proporciona tanto, si no más, seguridad.
El inconveniente de llevar este dispositivo de castidad está bien documentado en otros blogs, y tengo muchos de los mismos problemas. Y, es que el Holytrainer V2 no es perfecto. Esto se debe a la realidad de los dispositivos de castidad en general y a nuestra elección de un modelo hecho de biorresina. Mi jaula me va grande y probablemente encajaría mejor en un tubo más pequeño, lo que lo haría menos voluminoso y eliminaria el espacio que se me queda entre la cabeza del pene y la apertura sobretodo a la hora de orinar. Siempre sentado, pero es bastante engorroso limpiar. Además después de algún tiempo el escroto y las bolas pueden llegar a sentir cierto dolor. No sé si esto se debe al tamaño del anillo que elegí (50 mm), al material inflexible de la jaula tal vez, o es sólo una apreciación mía.
Hay quien al comprarlo ha tenido que pagar unas tasas aduaneras de casi 50 €.

Una experiencia genial.

video

Continuación del juego de la moneda.

Leer el anterior
9 de agosto. Estoy disfrutando del hecho de que mi marido ha sido capaz de correrse un par de veces en las últimas semanas, ya que me hace sentir mejor sobre el tratamiento del silencio que le estoy dando ahora su pene. Me gusta ser un poco puta egoísta sobre el sexo, pero sólo si está acompañado por su necesidad y muchas ganas de correrse. Su esperanza de correrse le hace estar donde me gusta, donde puedo ser egoísta y él todavía tiene esperanzas de salirse con la suya. Cuando llegó a casa del trabajo, tuve que bajar sus pantalones hasta las rodillas para que pudiera ver a su polla caliente negada y se endurecía rápidamente mientras él me comía. También tuve poner sus manos detrás a la espalda, para que no me tapara mi vista de su erección. Era precioso, y lo ignoré. Vine en la cara de mi marido, y luego me puse encima de él para ir a cenar en la mesa. Él se dejó reposar por su cuenta y obtenubo el mismo conjunto, comprimir su pene de izquierda apretado en sus pantalones. Se quedó duro durante mucho tiempo, lo cual era agradable. De esa manera sé que sus bolas siguen hirviendo con el esperma acumulado. Más tarde tiramos la moneda, y salió otra cara.
10 de agosto, No puede mi coño todos los días. A todos nos gusta un poco de variedad de vez en cuando, así que cuando él llegó a casa del trabajo, le dije que después de cenar quería que me preparara un baño. Le dije que se pusiera los pantalones cortos de señora. Son cortos y obligan a meter su pene entre las piernas, y deja que sus bolas se asomen a traves de unos pequeños ojales a cada lado, así que cuando él está llevando los pantalones, se ve como si tuviera una vagina hinchada. Después de la cena, me afeitó el culo para dejarlo más suave, y dió forma a mi vello púbico dejando un triángulo de cierto espesor, antes que lo enjuagara con los chorros de agua hasta que llegué. Yo sé que él se preguntaba si iba poder dar a su pene alguna atención, pero teniendo en cuenta que ha tenido dos caras seguidas, y por lo tanto posiblemente podría conseguir un orgasmo, él ya tenía la suficiente excitación mental para mantenerse erecto sin que necesite ningún esfuerzo ni atención por mi parte. Tiramos y salió cruz. Muy mal, se puso muy triste. Cuando fuimos a la cama yo desnuda, sentí su erección desenfrenada intentando encontrado su camino entre las piernas. Se mantiene latiendo más duro periódicamente, empujando cerca de mis labios. Estoy segura de que estaba disfrutando de la libertad, ya que su nueva jaula de castidad todavía no había llegado. Le pregunté: "¿Sabes Te quiero, ¿verdad?", Y él respondió: "Por supuesto." Sostuve su mano mientras nos quedamos dormidos.
11 de agosto, cuando llegaba a casa del trabajo, ya estaba preparando la cena, y le pedí que estuviera listo para "comer". Cenamos, y luego nos retiramos a ver la T.V. empecé a hablar con él acerca de su fantasía cornuda, preguntándole si realmente era su fantasía, o si era mi fantasía que yo estaba proyectando sobre él. Dijo que estaba proyectando esta fantasía mia sobre él. Dijo esto, pero me di cuenta de lo difícil que era ponerme en su lugar de todos modos, sólo hablamos al respecto. Me senté a horcajadas sobre una de sus piernas, y sentía su tela gruesa entre mis piernas, ya que no llevaba pantalones cortos debajo de mi falda. Estaba rozando lentamente mi clítoris contra su pierna mientras hablamos más sobre lo sexy que sería que vuelva a casa toda llena de semen, mientras esperaba en casa llevando su jaula de castidad apretando dolorosamente a sus bolas. Estaba levantando mis pies arriba del suelo, dejando que mi peso apretara a mi clítoris aplastado entre mis huesos de la pelvis y el muslo. Me estaba frotando y sentí su erección a través del pantalón, fue una forma de burlarse de él, como me resistí más y más en la pierna. Yo estaba disfrutando de él, tanto de las burlas de sus genitales, y para estimular su mente. Cuando hablamos de que yo le pondría cuernos, nunca se sabe si alguna vez voy a llegar hasta el final. Regularmente le recuerdo que nuestros votos matrimoniales fueron escritos para impedir que él nunca tendría estas libertades sexuales que quería. En la boda nunca le prometí fidelidad. Él en cambio lo único que prometió fue fidelidad, y eso no fué por accidente. Él lo sabe. Aunque la gente no si dió cuenta. Establecimos que él no tiene derecho a restringir mis libertades sexuales de ninguna manera, pero sí tiene la obligación de someterse a mí a cualquier restricción que a mi me parezca. Esa fuenuestra promesa el uno al otro. Toda esta charla sucia, se hizo rozando en su pierna y besándolo. Y yo quería más. Me desabroché la blusa y colocado atrás, y él tomó el pezón, y succionó, poniéndome más caliente de nuevo. Esta vez se fué abajo, y me tiró del pelo hasta que hizo que me corra de nuevo. Esta vez, se dedicó a fondo. Me levanté para conseguir su moneda. Le añadí antes de tirar: "Y ni siquiera estoy realmente obligada a decirte si te pongo o no los cuernos." Tiré. Salió una cara. Si ayer no hubiera salido cara, habría podido tener un orgasmo normal por primera vez. Seguí la conversación y le dije que si lo ponía a él los cuernos y no tenía que decirle nada al respecto. Él lo sabría por mí, de todos modos. Realmente deseo que su dispositivo de castidad llegara pronto. Debería haber pagado por el envío exprés......