miércoles, 31 de agosto de 2016

Castidad femenina en Formentera. Capitulo 2.

Ver el capítulo 1.
La señora comenzó un largo discurso. "...Nunca debe estar la habitación desordenada,.... debes utilizar el bidé para limpiarte después ir al baño..... Debes dejar de pensar en lo que está entre tus piernas.... El plug está allí de modo que todas las mañanas podras ir al excusado de una forma más rápida y es de esperar sin dolor..... Tanto el tapón y el consolador se pueden activar por control remoto " La señora colocó el mando a distancia en frente de mí. Me retorcí, tuve por un momento la ilusión de que tal vez las baterías no funcionará. La ilusión duró poco. La señora continuó "Estos dos elementos que llevas en tu interior pueden ser utilizados como castigo, los activaremos cuando incumplas alguna de las reglas a las que te has comprometido. Sospecho que en este momento tienes ganas de tocarte" La señora estaba acertando. Ella continuó "Va a ser mucho peor cuando quiera que lo hagas. Por cierto, ¿tienes un amigo llamado Pedro?" "Sí señora, contesté. "¿Y si le digo a Pedro que venga aquí?" "Lo que usted desee, Señora."  Le respondí. La señora luego sacó una carta fuera de su bolsillo de sus pantalones y la leyó en voz alta. "A quien le interese: "Por favor, enseñad a Debora vuestra preciosa isla y cómo se vive en vuestra mansión. He añadido un cheque semanal con el fin de que se le adiestre en su calidad de empleada doméstica. Hace un año, que nos divorciamos porqué sentía que era poco activa sexualmente. Estoy seguro que va a cambiar."
Una lágrima rodó por mi cara, recuerdo el momento en mi vida cuando esto ocurrió, fué realmente triste, pero no tenía ni idea de que Pedro sabía que yo estaba buscando trabajo. La señora siguió leyendo. "Por favor, hagala sufrir como ella me hizo sufrir a mi, nada dura para siempre, pero es algo que recordará. La castidad me parece una buena idea para ella. Si yo puedo estar en castidad por ella, ella también puede estar en castidad. Así me consideraré satisfecho! Pedro ". La señora dobló la carta cuidadosamente y dijo: "Has sido una chica traviesa? "Estaba a punto de decir algo. La señora dijo que que la pregunta eran retórica. "¿Cuándo fue la última vez que tuviste relaciones sexuales?" Preguntó la señora. Le respondí: "Hace aproximadamente un año señora, cuando me separé de mi ex" "¿Cuándo fue la última vez que te has masturbado?" Me puse la cara roja. "Responde por favor" Contesté a la señora: "Hace cuatro meses". La señora dijo: "Vamos a hacer que tu coño sufra, se me paga para hacerlo. Sé que te gustaría tocarte a ti misma. Vas a pedir, suplicar autorización, pero no te prometo que puedas tocarte. Las cámaras grabans las 24 h y estan conectadas online y tu ex puede ver las cámaras siempre que quiera. Además los videos estan conectados a un servicio exclusivo de pago online."
Empecé a llorar, por lo que había dicho. Intenté tocarme con la mano con la esperanza de sentir algo, cualquier cosa, o sentir el consolador, pero por desgracia no pasó nada. "Una última palabra" dijo la señora, "Si durante su trabajo alguien desea jugar con usted, usted debe permitir que lo hagan, sin apartarse, pues eso sería considerados como un insulto y se castiga. Entendido?" "Sí señora" En ese momento llamaron a la puerta, "Toma!", dijo la señora. Alguien vino, no miré hacia arriba para ver quién era. Una largo vaso de zumo con una pajita estaba en la mesita cerca de la cama. Sostuve el vaso con la mano derecha. La señora dijo "bebe! ¡Todo!" Así lo hice, a toda prisa, mi mente estaba tan absorta estaba pasando entre mis piernas y casí no me había dado cuenta de que yo estaba tan sedienta. Una vez vacié el vasol La señora tomó el vaso y pasó la mano entre las piernas todo el camino hasta mi estómago, luego de vuelta solamente toco la banda de metal entre mis piernas. "No tiene sentido llorar a nadie aquí te ayudará", dijo la señora. "Pero vamos a ver, nadié te hará ningún Pela esas patatas correctamente, cualquier patata mal pelada tendrás un azote en tus pechos." Me esforce en pelar las patatas. Mientras la señora levantó la falda y besó mi trasero, comenzando en la parte superior, y empezó con besos y luego con su mano empezó a tocarme. Mis ojos se cruzaron, puse mi trasero tan alto como pude, por lo que tenía libre acceso a él...
daño" Con eso se volvió hacia mí cara, se inclinó, me besó en los labios. "Tu vestido" Dijo la señora. La otra señora fue al armario, y sacó un uniforme de sirvienta. La señora salió de la habitación, acariciando mi trasero al salir. "Ponte de pie, con los brazos y piernas separadas en el aire" Hice lo ordenado. La señora me ayudó a ponerme el vestido por encima de mis manos, a levantar los brazos y ajustar el vestido sobre mis pechos y sobre mi trasero, que luego tiró hacia abajo. El vestido era estrecho, y iba bastante justo para  cubrir mi trasero. Ella dijo: "Se ve un poco tu trasero, eso me gusta" "Sientate en la cama!" Así lo hice. La señora fue a un cajón del interior del armario, sacó un par de medias de rejilla, se arrodilló en frente de mí, procedió a colocarlos en mis piernas. Se tomó su tiempo dulce, masajear las piernas mientras se ponía la media hacia arriba. Una vez que había llegado tan lejos como pudo, la señora masajeó la parte superior de mis muslos cerca de mi coño encerrado, estaba sentada con la espalda recta, mi espalda arqueada, sólo pensaba un poco más. No hubo suerte, la señora se detuvo cuando me vio que estaba disfrutando. Una vez se retiró y volvió a pasar las manos por cada pierna empezando por los tobillos, y besar mis piernas. Cuando ella se acercó a la banda metálica del cinturón dijo que ya había tenido suficiente, y me caí de nuevo en la cama, con las piernas separadas, pude sentir su beso sobre el cinturón de castidad en el área de mi coño. Entonces ella se levantó. "¡¡LEVÁNTATE!!" Eso me sorprendió, yo estaba calentandome. "Ahora puedes ir hacia el espejo y verte tu misma." ¡Así lo hice! La señora realmente me había arreglado el vestido. Al caminar me sentía extraña, mi trasero sentía un extraño consuelo en ello, y me enciendía más. Quería sonreír, pero pensé que mejor no. Mi largo cabello rubio caía sobre los hombros, me peiné con las manos para arreglar el pelo. Y vi que mis pezones estaban casi visibles a través del delgado vestido estaban duros. Yo sólo podía ver la parte inferior de la cinta en el espejo debido al vestido que era un demasiado corto. Me di vuelta y miré a mi trasero, debido a mi trasero es grande la falda del vestido se iba hacia arriba y vi que no acababa de cubrir todo el trasero. Debo decir, que se veía bien, no era algo que siempre había notado antes, yo junté las piernas con la esperanza de sentir cualquier cosa. Luego nos fuimos de la habitación. Me llevaron abajo,sintiendo como el cinturón mantenía firmes el plug y el consolador y mis agujeros llenos me hacían retorcerme con cada paso. Fuimos a la cocina. Era era enorme, podía perderme en el laberinto de armarios, cocinas, neveras y que ocupaban la mayor parte del espacio. La señora señaló a un gran plato de patatas y un pelador de patatas, "pela!" Caminé rápidamente a mi nuevo lugar de trabajo. "No trate de escapar, no hay a dónde ir, a menos que se sepa nadar veinticinco millas" La señora vino detrás de mí, y me susurró al oído "Tu situación aquí será dura, es una pena, pero tengo una buena noticia para ti, y es que yo nunca te hará daño ". Se arrodilló detrás de mí, primero y luego acarició lamió el culo. Me incliné hacia delante en la encimera de la cocina. "¿Estás pelando?" "Sí señora" me respondió, pelé frenéticamente. Mientras pelaba Miré alrededor de la habitación, las cámaras estaban allí también, apuntando directamente a mí. La señora empezó a acariciarme, de modo me puso humeda, y mis fluidos se filtraron rápidamente por mis piernas y en mis medias. Lloré un poco, mis lágrimas en los ojos no mes estaban ayudando a mi trabajo. Mi coño estaba ahora dolorido, apreté duro en el consolador, pero me encontré con mis músculos alrededor de la entrada coño se estaban debilitando, a medida que se fatigaban. "

Vota me gusta si quieres que continue la historia.

2 comentarios: