lunes, 30 de mayo de 2016

Orgasmo prostático con Aneros.

El hombre que está en castidad debe tener el número mínimo de orgasmos posibles, pero se le tiene que vaciar un poco la producción de semen, para ello tenemos dos técnicas, el orgasmo arruinado y el orgasmo prostático.
Hoy tratamos a fondo este tipo de orgasmo. Y os dejo un interesante video.
Video de masaje prostático sin manos
El video es un ejemplo de que es posible tener un orgasmo sólo con la estimulación de la próstata, sin tocarse el pene.

 El señor del video está utilizando un Aneros, un dispositivo de plástico con forma de dedo con una forma específicamente diseñada para presionar hacia abajo en la próstata.
El Aneros es un juguete de elegante diseño:
La parte principal de la Aneros es por supuesto el simulador de dedo. No es enorme, incluso sorprende por lo pequeño que es, pero tiene una forma tal que presiona y masajea la próstata mientras se mueve.
La base en forma del vástago hace que los Aneros puedan ser empujado hacia el interior cada vez que se contrae el esfinter anal.

Por otro lado, la parte externa actúa como un resorte y saca la cabeza de masaje hacia el exterior cuando el ano se relaja.
El mango externo termina con un pie redondeado, como una lengua para estimular el perineo, y además, ayuda a estabilizar el dispositivo, y también permite apoyarse para masajear el área entre el ano y el escroto y la próstata, proporcionando así otro tipo de masaje prostático.

Funcionamiento.
Inmediatamente después de la inserción, el Aneros da una sensación un poco decepcionante. Muchas veces no se siente nada en especial. La idea del aparato es dejarlo allí y empezar a masturbarse o a estimularse con tranquilidad poco a poco. Tarde o temprano, su ano se va a contraer, empujará la cabeza del Aneros 'en contra de la próstata y aumentará la presión sobre el aparato (gracias a la lengueta del perineo). Luego de su ano se relajará y el dedo del Aneros 'frotará otra vez contra su próstata como si fuera un dedo, y este movimiento de presión relajación va a ser lo estimulante y diferente.
Recuerda, cuando te masturbas, llega un momento en que el ano comienza a contraerse y a relajarse en respuesta a su excitación. Esto, es un ciclo que empieza poco a poco, pero que al poco rato, cada vez se hará más intenso, aumentando las sensaciones. Y si se sigue estimulando, la próstata se hará más sensible, y el masaje y la presión que se siente será inconfundible. Si esto continua, es decir, las contracciones llegará un momento en que se correrá. Existen varias posibilidades, una seguir masturbándose hasta correse con el Aneros puesto, y otra estimular sólo el Aneros sin masturbarse. En el segundo caso el hombre únicamente tendrá un orgasmo prostático sin ser un orgasmo normal, será placentero.
Tal vez nunca se había dado cuenta, pero cada vez que un hombre se corre, sus ano se contrae.
Ahora ya sabes lo que esto significa.
La cabeza del Aneros empuja contra la próstata. Esto aumenta su percepción, la duración y la fuerza de su eyaculación.
Si no te gusta lo que se sientes entonces (al menos después de probar varios intentos), entonces el Aneros no es para ti. Pero si lo es para muchos chicos, y a ellos les va a resultar ser una experiencia inolvidable.
Si lo queréis probar, intenta hacer como el del vídeo. Evita tocarte la polla (o si lo haces, que sea tocando lo mínimo posible).
La idea es contraer intencionadamente y relajar el ano. Con cada contracción y relajación, el Aneros, por supuesto, dará masajes a la próstata. Con el tiempo, usted se sentirá un aumento de la excitación. Al principio, digo las primeras veces, es muy normal no tener éxito, no hay que preocuparse. Se vuelve a intentar otro día, pero si tienes éxito sin duda te sentirás bien. Con la práctica, uno mismo, sin necesidad de que su pareja le ayude, él puede incluso hacerse eyacular de esta manera, apenas si no tocarse la polla. Algunos dicen que la intensidad del orgasmo que se logra de esta manera es tan increíble que ya no quieren volver a sentir un orgasmo normal o clásico en su vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario