miércoles, 27 de abril de 2016

¿Quiero saber de tí?


¿Quiero saber de tí?

Realmente quiero saber. Me encantaría saber de más de ti!
¿Cómo encontraste este blog?
¿Qué tipos de fantasías tienes?
En sus fantasías que eres?
¿Qué tipos de entradas de este blog realmente te gustan?
¿Te gustaría cambiar algo de este blog si pudieras?
¿La castidad es una forma de escape para tí?
Realmente quiero saber un montón de cosas.
Yo empezaré a contestar por tí. He encontrado este blog buscando en Google "negación orgasmo femenino" o algo similar. Yo estaba buscando un blog que había visto hace años, y tenía el hábito de revisar cuando yo estaba caliente. Realmente me identifico con la negación del orgasmo, que no sé si es lo mismo que la castidad, pero, obviamente, muy en el fondo creo que es lo mismo o parecido. Bueno no sé lo que va a pasar ahora ... lol
Empecé a sentirme mujer atrapada en un cuerpo de hombre desde muy joven. Traté de detener durante años, esos pensamientos pero no tuve éxito. 
Mi hábito de la masturbación ya era un "problema" y empecé a fantasear con recibir azotes, la lluvia dorada, el femdom, etc. A medida que he ido leyendo este blog, me di cuenta de que esto era lo que estaba buscando. Ya tenía una palabra para lo que soy, una palabra que no me había dado cuenta hasta ese momento que me estaba perdiendo. Soy sumisa.
Algo en mi interior nunca cuadró hasta que me descubrí, empece a investigar lo que conllevaba serlo, cada frase que leía me iba envolviendo como una niebla que a la vez me hacia encoger los hombros sumisamente... Me gustaba imaginar ser azotada por una mujer Dominante, con las piernas abiertas de par en par esposada de manos y por cada azote dar las gracias. Que me atase me mirase la cara y con una mano me acariciase una mejilla y me dijese con voz dulce que me arrodillase ante ella, me haria pequeña, con la mirada baja no apartaría la vista del suelo, esperando una orden, simplemente estaría allí para servirla lo mejor que pudiera hacer lo.
Que me pidiese que abriese la boca para recibir su preciada y cálida lluvia dorada resbalando por su vagina llegando acariciar mis labios con esas gotas que sabrían a gloria...

Me vería uniformada y humillada eso me haria sentir más sumisa, me calentaba como un volcán a punto de estallar mojando mis bragas en mi sexo ceñido por un cinturón de castidad, mis orgasmos ya no dependían de mi, si no de ella...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada