viernes, 29 de abril de 2016

Otra forma de hacer el amor.


El control de castidad trata de evitar los orgasmos masculinos en las relaciones sexuales en pareja.
Parece que podría ser una buena idea cómo método anticonceptivo y también para los eyaculadores precoces que tienen problemas en sus relaciones pues les cuesta evitar la eyaculación, antes de que ella tenga su orgasmo. Por otra parte, el control de la castidad también puede ser bueno para los masturbadores crónicos para ayudarles a reducir su frecuencia de eyaculaciones y para evitar los efectos que produce la dopamina por esas eyaculaciones, como el cansancio, fatiga y pérdida de interés. La masturbación es una forma demasiado intensa de estimulación de los circuitos de recompensa primitiva del cerebro y esto puede conducir a cambios de humor sutiles y una necesidad de más estimulación, y otro efecto que produce son las fluctuaciones de dopamina conocida como Efecto Coolidge (existe una tendencia a perder el interés en la pareja después de la saciedad sexual.)
 En este
blog se trata de promocionar el control de castidad, -aclaro que no hace falta usar ninguna jaula- .
Cómo dice el título del post de hoy, hay otra manera de hacer el amor que puede ayudar a aliviar los extremos de dopamina y promover la armonía de la pareja.
Me encontré con este concepto de control de la castidad hace décadas en un libro sobre el acto sexual taoísta. Después de modificar algunas ideas basadas en mi propia experiencia práctica y con lo que encontré en otros libros me dí cuenta de que lo que mi marido y yo estábamos y aún estamos haciendo va bien.
Controlando su castidad, las relaciones sexuales han mejorado, ahora son lentas, con una gran cantidad de afecto y de relajación, sin el objetivo de orgasmo de él. (Sí, todavía ocurre en raras ocasiones, y seguirá ocurriendo si tenemos salud.)
He descubierto que esta práctica del control de la castidad se ha utilizado a lo largo de milenos, y ayuda de forma efectiva a profundizar y armonizar las relaciones. Se le ha llamado de muchas maneras, pero siempre es la misma idea lo llamen como lo llamen, se trata de limitar la masturbación y controlar las eyaculaciones. El control de la castidad está relacionado con: el tantra, el Yazer (Cortezia), reservatus amplexus, tantra (en sus variantes más relajados), sexo transorgasmico, y otros nombres más raros si cabe, para definir lo mismo. El control de la castidad. Para probar los beneficios del control de la castidad, los dos miembros de la pareja pueden intentar practicar a lo largo del día, el contacto de piel a piel, la suave caricia, besos, y si llega, un coito suave lento y ocasional. El orgasmo de él se debe retrasar a nivel de semanas. El hábito del control de castidad, paso previo para la armonía en las relaciones sexuales. En un primer momento, el coito no orientado hacia el orgasmo parece como ... "raro..?!", pero esto puede ser debido, en parte, al hecho de que nosotros, los occidentales hemos codificado tan a fondo nuestros prejuicios, que incluso el tener sexo sin que el hombre eyaculé se considera casi como una "parafilia. "Por cierto, esto de no eyacular cuando se tiene una relación sexual, fué condenado por la Iglesia no hace tantos años, Pío XII entre otros también lo condenó. Con el método Ogino si hay eyaculación. En su época hubo católicos en Francia y Bélgica que empezaron exaltar el tener sexo sin eyacular como un medio legítimo para evitar la concepción, y también como un medio para lograr ser mejor, y ser más espiritual en el amor conyugal. El Papa dijo que no era "un verdadero acto conyugal". Durante el último siglo más o menos, he encontrado a tres médicos que han escrito libros que afirman beneficios del control de la castidad. (Stockham, Lloyd, y Jensen)
Éstos son los comentarios de algunos de los maridos que hoy practican la castidad:
 La idea de tener sexo sin juegos previos y teniendo orgasmo se convierte en monótona y aburrida. ¿Qué vamos a hacer en la cama? "Una vez que pruebas esto de la castidad, sin embargo, al menos para mí, no hay vuelta atrás. No alcanzar la saciedad sexual, quedandoté con ganas de más es verdaderamente maravilloso. El nivel de excitación que tengo nunca lo podría conseguir a través del sexo convencional. La falta de saciedad o ganas de más, me ayuda a ser más deshinibido y querer ser más lujurioso .... Esto es diferente. Es divino, a falta de una palabra mejor, que perdone el Papa. Estoy satisfecho, pero no lo estoy. No siento la sensación masturbarme urgentemente que sentía cuando me masturbaba. No estoy satisfecho, siento mis huevos siempre llenos, pero no quiero masturbarme. Prefiero sentirme con ganas. Así me siento completo, en cierta manera, en paz, y lo mejor de todo, en el amor .... Mi esposa y yo estamos mejorando nuestro vínculo de amor.

Mi esposa y yo hemos estado practicando / haciendo lo que puede llamarse control de castidad desde hace unos años. A medida que pasaba el tiempo, encontramos que la castidad trabajaba para nosotros. Antes habíamos entrado en una rutina que dejaba fuera a los juegos previos y ella no se corría casí nunca, pues no estaba bastante caliente cuando me corría. Nosotros ahora usamos diversos juegues sexuales, y antes de dormir y cada mañana conectamos. Hemos estado haciendo esto durante 6-7 años, y es genial. Cada pareja de esperar que encuentre su propia manera de hacer el amor a menudo sin ninguna presión, el estrés, o el agotamiento. El control de castidad funciona para nosotros. Quedamos agradecidos de este blog. La castidad aporta nuestra energía positiva de todos los días. Al principio, mi esposa me recreminaba que le quitaba su placer. Así fué que llegamos a un acuerdo. Decidimos tener orgasmos en el primer día de cada mes y en algunas ocasiones especiales. Me conservo "porque no quiero arruinar una buena cosa para ella." Por lo general, tenemos sexo sin penetración varias veces por semana. ... ¿Cómo puede ser esto? Sospecho que el control de la castidad produce beneficios, ya que deja de lado las consecuencias neuroquímicas ocultas de la dopamina. El orgasmo, y más particularmente la saciedad sexual, es un (delicioso)y explosivo neuroquímico, que envía químocos que duran sus efectos hasta dos semanas, hasta que el cuerpo vuelve al equilibrio. Los amantes que hacen el amor sin prisa y sólo en raras ocasiones "eyacula", él rara vez se sentirá "harto" de su compañera. . ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada