viernes, 29 de abril de 2016

Capitulo 2 Kira y su Señor


Al día siguiente me levante cachonda como siempre...
Estuve pensando todo el día en mi señor en que me depararía la noche, las horas fueron pasando hasta llegar las 23:00, entones me fui arreglar como una buena sumisa estar presentable con mi uniforme para mi señor, me puse una camisa bien ajustadita donde se me marcaban bien los pezones en la tela, junto una corbatita negra y faldita a juego, sin nada debajo excepto unas botas marrones de color chocolate sin tacón. Pase al maquillaje hoy con una sombra verde y la raya bien definida. El tiempo paso volando tan rápido que se hicieron ya las 00:00, ya uniformada y sentada en mi habitación encendí el skype.

Kira: Buenos noches mi señor.
Mi señor: Buenas noches cielo, estas preciosa con ese uniforme de colegiala, y veo que se te marcan los pezones, me gusta.
Kira: Gracias mi señor, me siento muy sumisa llevando lo, realmente me encanta sentirme así.
Mi señor: Me alegro que te sientas sumisa putita, hoy jugaremos con esos pezoncitos que se te marcan que van pidiendo guerra... Busca 2 pinzas de la ropa, pero antes chúpate los dedos y pellizcate los pezones por 10 minutos.
Kira: Gracias mi señor, -Me lamí bien los dedos sensualmente y me los pase por los pezones marcándolos bien, vi que la tela se iba humedeciendo a la vez que mi coñito-
Mi señor: Así me gustan que estén bien marcados y húmedos, ahora ponte las pinzas por 20 minutos.

Kira: Si me señor,-Al principio dolían un poco los pezones pero al cabo de un rato se hace soportable, eso me excitaba muchísimo-Puedo ir al baño?
Mi señor: No puedes putita, si tienes que mear hazte lo encima, levántate y separa las piernas bien, procura que el suelo este limpio porque lo vas a limpiar con tu lengua.
Kira: Gracias mi señor, si el suelo esta limpio- Me levante de la silla juntamente con la falda, me separe bien para que se viese mi coñito como iban resbalando mis gotas de pis hasta que me salio un ligero chorro hacia el suelo empapan dolo bien, con una sonrisa me arrodille y lamí mi meada del suelo, disfrutaba mucho viendo como mi señor me miraba y disfrutaba viendo a su perrita a 4 patas bebiendo su propia orina-
Mi señor: Ya puedes parar cielo, levántate y friega el suelo.
Kira: Vale mi señor, ahora lo friego- Fui a buscar el cubo para fregar y termine de limpiar lo que no había terminado de hacer con mi lengua-
Mi señor: Muy bien zorrita, a partir de hoy estas en castidad, no puedes tocarte ese coño precioso que tienes, es solo mio y solo yo lo usare cuando me venga en gana.

Kira: Si me señor, le prometo no volverme a tocar más el coñito sin su consentimiento, haga lo que quiera con el y mi culito.
Mi señor: Por supuesto que sera así mi sumisa, ahora que va viniendo el buen tiempo y tengo menos trabajo quisiera tener una sesión real contigo, quedaremos unas noches en un hotel, aremos un par de sesiones por mes hasta el verano que vendrás a vivir conmigo mientras lo que duren esos 3 meses de vacaciones.
Kira: Me parece perfecto mi señor, tengo muchas ganas de estar a sus pies,-Por dentro me moría de ganas de comer le la polla, tragarme sus meadas y su calentito semen mmm cada vez que lo pensaba se me humedecía el coño, pero sin posibilidad de tocármelo y eso me hacia que me excitase muchísimo más-.
Mi señor: Pues así quedamos putita el día 7 de Mayo vendré a visitarte.
Kira: Vale mi señor tengo muchas ganas de que llegue ya ese día.
Mi señor: Bueno ahora vamos a dormir cielo, que estoy cansado y me tengo que levantar pronto mañana, y recuerda ni se te ocurra tocarte el coño.
Kira: Buenas noches mi señor, no se preocupe que no me lo tocare para nada.

Cerré el skype y me senté encima de la cama a un uniformada, estaba con un calenton muy grande, pero ni se me pasaba por la cabeza llegar a tocarme, había echo una promesa y debía de cumplirla, me estire en la cama pensando en el 7 de Mayo ¿que tipo de sesión me depararía?, la verdad es que no podía imaginar mucho a esas horas estaba cachonda y cansada, así que me desnude completamente y termine durmiéndome pensando en mi señor...






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada