jueves, 23 de julio de 2015

La castidad de José. Días 16 y 17

22/7/15 Primer día de servicio en casa de mi AMA
Llego a las 9:30 de la  mañana, llamo a la puerta y al momento sale mi ama en una bata semitransparente y a mí me da un tirón el cinturón de castidad, subo a mi habitación y me desnudo, un delantal en la cama, así que sin pensarlo me lo pongo y bajo a la cocina donde está mi AMA, me revisa que los candados estén en su sitio y que no me he quitado la jaula, me manda hacer los baños como me dijo el día  anterior, se ha venido detrás de mí con la fusta en la mano, me iba indicando como lo tenía que hacer y de vez en cuando me daba un fuerte azote en el trasero con la fusta, pica lo suyo la dichosa fusta. He terminado con la limpieza sobre la 1 y me ha dicho que hiciera la comida para los dos, he hecho salmorejo y dos lubinas al horno, parece que ha disfrutado de la comida, me ha dicho que después de levantarse de siesta me dará un premio.
Cuando se ha levantado me ha dicho que la siguiera al baño y me ha puesto un enema. Esto es para limpiarte por dentro porque te voy a descargar un poquito que veo que estás muy tenso,  se puso un guante de látex y sacó un bote de  lubricante. Me ha mandado ponerme a 4 patas y me ha esposado al cabecero de la cama. Se ha puesto el guante y después de untarlo bien en lubricante y untarme el trasero me ha metido un dedo por el culo y ha empezado a masajearme lentamente la próstata, no sé cuánto tiempo pero si el suficiente para que mi esperma empezara a salir sin sentir placer alguno, con esto ya estás listo hasta dentro de 15 o 20 días, ahora prepárame la bañera quiero darme un baño relajante.
Cuando ha salido del baño me ha llamado a su habitación y estaba tumbada en la cama boca arriba y con las piernas algo levantadas, solo llevaba puesto la bata con la que había estado todo el día, pero sin ropa interior, otra vez tengo la sensación de que el cinturón de castidad me va a arrancar los testículos, como tira.
Quítate el delantal y haz que tenga varios orgasmos, yo me miré entre las piernas y ella me dijo, no te hace falta, a partir de ahora no lo volverás a usar, tienes la boca y las manos, así que empieza que llevo todo el día caliente.
No sé cuánto tiempo estuvimos lo que sí sé es que ella disfruto lo suyo y yo tengo los huevos hinchados, mi sorpresa fue cuando me dijo que nos íbamos a cenar fuera y que esta noche me quedaba a dormir, me dio una gran alegría, me quedaba a dormir en casa de mi AMA.
Cuando volvíamos a casa después de cenar iba pensando que si pudiera me masturbaría pero no es posible hacerlo con la jaula puesta, me quedaría con las ganas.
Nada más llegar me ha mandado darle un masaje en los pies y cuando terminé me dijo que me fuera a mi habitación que enseguida subía ella y subió al momento pero para esposarme al cabecero de la cama, que sorpresa la mía,  ahora a dormir que mañana tienes mucho que hacer, y se fue a ver la televisión dejándome a mi sujeto a la cama, cuando llevaba unas dos horas en semejante estado se presentó y me quitó las esposas, sentí alivio aunque ya casi estaba acostumbrado a la posición.
Así ha sido el día, veremos que me espera mañana.


23 de Julio de 2015
Segundo día de servicio en casa de mi AMA
Ya he superado en castidad el tiempo que había conseguido  antes, no ha sido difícil, lo difícil empieza ahora y sobre todo pensando en que todavía me quedan 89 días, si no se aumenta por algún castigo.
Ayer me compró un pantalón corto ancho para que esté cómodo, así que hoy llevo el pantalón y una camiseta, como el pantalón es bastante ancho me suenan los candados como si no llevara nada, ella dice que ese sonido le gusta, así sabe que lo que hay dentro es suyo.
Hoy he limpiado la cocina a fondo, me ha llevado toda la mañana aunque es bastante lógico pues según me ha dicho le da un poco de miedo subirse a las escaleras y la señora que viene de vez en cuando a limpiar también pasa de subirse a las escaleras.
Cuando he terminado con la cocina he hecho la comida, hemos comido y mi AMA se ha acostado a siesta y me ha dado a mi dos horas libres para contarle a usted el día de ayer porque hoy hay poco que contar hasta ahora, no sé qué ocurrirá esta tarde cuando se levante de siesta.
Hasta mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada