martes, 21 de julio de 2015

La castidad de José. Día 15. La firma del contrato.

La firma del contrato.
Habíamos quedado a las 19 horas, yo llevaba aparcado en la calle como 15 minutos y a pesar del aire acondicionado del coche estaba sudando, creo que eran los nervios, a las 19 en punto estaba llamando a la puerta de su casa con un bolso de viaje pequeño donde llevaba la caja con los candados y los encargo que me había hecho el día anterior. Estaba impresionante cuando abrió la puerta, me recibió muy amable y me hizo pasar al salón, me ofreció un café frio, que sabe que me encanta, y nos sentamos a charlar un rato, yo seguía nervioso y ella se dio cuenta y trato de calmarme.
Le iba a enseñar lo que llevaba en el bolso y ella me dijo, déjalo para luego, te voy a enseñar la casa. Subimos a la planta de arriba, tiene tres habitaciones y dos cuartos de baño, uno de ellos dentro del dormitorio principal, al lado había una habitación que tiene una cama de 90 con el cabecero con barrotes de hierro labrado, muy bonita, me dijo, esta es tu habitación cuando estés en esta casa, cuando llegues subes y te pones la ropa que haya encima de la cama preparada. En la planta baja hay un recibidor o distribuidor con la cocina a la derecha según se entra en la casa, bastante grande con muebles en dos paredes y con una mesa en el rincón que no tiene muebles, al frente está el salón también muy grande de unos 40 m2.  Y a la izquierda la escalera para subir a las habitaciones y al lado de las escaleras hay un cuarto de aseo.
Nos volvimos a sentar en el salón y me preguntó si estaba seguro del paso que iba a dar.
No he estado tan seguro nunca de hacer algo como ahora.
Traes las copias del contrato que te mandé.
Saqué las copias y firmamos los dos y le entregué los 3.000€ de fianza.
Estos 3.000€ es una garantía de que no te arrepentirás de lo que has firmado en un par de semanas, si rompes el contrato antes de 365 días te quedas sin el dinero, si llegas al final y aunque sigamos juntos por mutuo acuerdo te devolveré el dinero.
Bien, ya que has firmado pasas a ser mi esclavo con todas las consecuencias, yo me encontraba sumamente nervioso. Te dirigirás a mí como AMA o Señora, solamente me tratarás como una amiga cuando estemos en público pero en privado eres mi esclavo, que no se te olvide.
Ve a tu habitación y cámbiate de ropa, yo le dije, ¿si no hay ropa ninguna en la cama?. Bien, pues no te pongas nada, ¿a qué esperas?.
Subí a la habitación me desnudé y baje hasta el salón bastante avergonzado, pero me lo había mandado mi AMA, no tenía más remedio y yo lo había querido, si me volvía atrás me quedaba sin los 3.000€.
Cuando volví a entrar en el salón me estaba esperando con la fusta que le había comprado y encima de la mesita estaba la caja con los candados y las llaves y otro candado que yo no conocía.
Estaba sentada en el sofá y me hizo poner delante de ella. Date la vuelta y pon las manos atrás, así lo hice y sacó las esposas que yo le había comprado y me las puso.
Ahora vamos a ver que hay dentro de esta jaula, me quitó el candado numerado que llevaba puesto y me sacó el dispositivo de castidad, fue como un resorte, tuve una subida como nunca la había tenido, me quitó el aro detrás de los testículos y me dio un pequeño masaje, como vio que estaba a punto de estallar me dio una torta en el pene y me dijo, si te corres te la corto y la verdad en ese momento me lo creí y el susto fue mayúsculo se me fue toda la excitación que tenía, me alegro que estés circundado, es mejor para usar el cinturón de castidad.
Demasiado pelo para ponerte la jaula, ahora mismo lo vamos a solucionar, sacó la crema depilatoria que yo le había traído y me untó todos los genitales y el trasero, yo iba a protestar pero muy seria me dijo, a callar esclavo, aquí las decisiones las tomo yo, no dije nada más, a los diez o quince minutos me fue quitando toda la crema y con ella se iban todos los pelos, me enjuagó con agua fresca y me hizo dar un par de vueltas para contemplar su obra, ya la tenía nuevamente en plena erección,  como se sentía satisfecha sacó una cinta métrica y me la estuvo midiendo, 15 cm de larga y casi 4 de diámetro, no eres un superdotado pero está dentro de la media. Nuevamente me dijo, como te corras te la corto, esta vez no me cogió por sorpresa y aunque estaba casi seguro que era capaz no me asuste como antes. Te la mido para saber cuánto te puede encoger en 100 días de encierro, dicho esto me puso nuevamente el dispositivo, no sin echarme   agua fría para que bajara y poder introducirla, también tuvo que darme crema hidratante, al final lo consiguió y empleándose a fondo consiguió pasar los pasadores por los agujeros de la jaula y en ese punto ya no hay escape posible.


Me puso el candado que yo llevaba y guardó las llaves en la caja, me puso un precinto de plástico numerado y en el tercer agujero que me había mandado hacer me puso el candado que ella había comprado y se guardó una llave y la otra la metió en un sobre lo cerró y firmó sobre la lengüeta, esta llave la llevarás tú para un caso de urgencia pero si no es así ni se te ocurra abrir el sobre o sabrás como me las gasto, luego puso un candado de combinación a la caja y otro precinto numerado, para abrir la caja o el cinturón de castidad tenía que violar los candados y romper el precinto, no tenía escape posible, esta caja también queda en tu poder por si es necesario en un momento de urgencia. Me quitó las esposas y quedé libre, pero como anteriormente sin poder tocarme el pene, creo que va a pasar mucho tiempo antes de que pueda tocarme. De ahora en adelante te liberaré de la jaula cada 10 días, para afeitarte pero siempre con las manos esposadas a la espalda, y si por daños por algún roce  hay que quitarla te esposare al cabecero de la cama mientras la tengas libre así no podrás tocarte en el tiempo que te queda de encierro, vete haciendo a la idea, ahora me perteneces a mí.
Se me ocurrió comentar, vaya parezco el árbol de Navidad con tantos colgantes. Como te gusta la castidad te voy a dar mucha más de la que quieres por ser la primera bromita solamente te caerán 5 días más la próxima serán, dos semanas.
Ahora te diré lo que tienes que hacer mañana por la mañana cuando vengas.
Como estoy de vacaciones hasta final de agosto te enseñaré  a hacer las cosas como a mí me gustan, en principio y durante una semana no tendrás castigos si haces algo mal pero pasado este tiempo procura no equivocarte o se te va a secar dentro de la jaula.
Mañana a las 10 de la mañana en punto, sin retraso, estarás listo para limpiar a fondo los tres baños que se pueda comer en ellos y cuando acabes ya veremos que te mando.
Me mando irme ya que eran las 8:30 de la tarde y tenía que mandarte las fotos y un resumen de la visita.
Me vestí y despedí hasta mañana.
Me ha mandado decirle que aumente 5 días al contador de los 100 que teníamos acordado.
El primer trago lo he sobrellevado bastante bien, no sé cómo pasaré la noche, veremos qué pasa mañana. Esperaba que no me depilase hasta el día 29 pero es más dura de lo que yo pensaba y no a escuchado, si tengo que ir al médico que vaya depilado y si no me interesa lo puedo dejar cuando quiera, pero yo quiero seguir y llegar hasta el final, estoy seguro que con esta AMA no me queda más remedio que aguantar los 105 días, si es que no me caen más.
Hasta mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada