miércoles, 22 de julio de 2015

Entrando en el mundo de la castidad masculina.

Desde hace años mis amigas sienten cierta envidia de mí debido a mi esposo. Ellas nunca han visto a un hombre tan educado, sensible y cariñoso. Lo que ellas no saben es que sus novios o sus esposos también pueden llegar a ser como él, también.
Cómo me gustaría que mis amigas tuvieran la misma felicidad que tengo yo en casa, así que me decidí a escribir este blog sobre la castidad masculina para dar a todas las mujeres las mismas oportunidades: para transformar sus ranas en los príncipes que siempre han soñado.
Paso 1: La Compra.
Normalmente este es el paso más difícil. No siempre es necesario comprar ningún dispositivo para practicar la castidad. El aparato añadirá un considerable morbo y diversión. En este paso, el objetivo es convencer a tu hombre que compre y use un dispositivo de castidad. Explíquele que al llevarlo, va a sentir como la relación se va a hacer más fuerte, feliz, divertida, erótica e íntima. No es que usted no confía en él, pero te sientes muy especial si tú eres la única persona que puede controlar el sexo de él. Si usted hace de su ama de llaves, va a dar un gran paso hacia la felicidad completa de los dos. Internet es la mejor fuente de cinturones de castidad. Busque una línea y compren juntos.
Paso 2: La Llegada.
Asegúrate de que el producto llega en buen estado y que tiene todas las piezas (de acuerdo con el manual o folleto de instrucciones). Práctica el montaje y desmontaje del dispositivo hasta que estés cómoda haciéndolo fácilmente. Deja que tu hombre se ponga el dispositivo de castidad según las instrucciones. Si se instala correctamente, y el dispositivo es cómodo, permite las micciones, restringirá las erecciones y no permitirá ningún contacto directo de él con su pene.
Paso 3: Cierre.
Pídale que le avise para bloquear el dispositivo de castidad, una vez que esté bién colocado, y que ambos quieran seguir con el control de castidad. La mayoría de los dispositivos están bloqueados con un candado, aunque al principio puede haber problemas de ajustes y es más cómodo el uso de precintos de plástico tipo sujetacables, así en caso de incomodidad o que necesite quitárselo lo podrá hacer fácilmente. Con el candado la cosa cambia mucho. El se va a sentir mucho más controlado y tu eres la que le debe poner el candado en su lugar, colocar y presionar hasta que oigas el click.
Feliz Cumpleaños! Con el click del candado, se inicia el verdadero control de la castidad y la relación va a tomar un gran salto. En otros posts del blog explico más detalles sobre este paso.
Paso 4: Cambios
 Tener un cinturón de castidad soble los genitales, por lo general significa, que tu hombre, va a notar algunos cambios en cosas sencillas de la vida diaria. En primer lugar, él probablemente tendrá que sentarse para orinar. En segundo lugar, él tendrá un cuidado especial en el baño, debe preocuparse del buen cuidado de dispositivo,  de su higiene, lo cual es muy necesario, el uso de bastoncillos de algodon puede ser muy adecuado. En tercer lugar, tendrá que acostumbrarse a dormir sobre su estómago, porque sino las erecciones nocturnas le resultarán muy incómodos, y las ojeras no tardarán en salir. Pero ninguno de estos cambios son demasiado graves, y se adaptará a ellos en unas semanas.
Paso 5: La aceptación de su nuevo papel.
 Al tener la llave del cinturón de castidad de su hombre, ahora tienes el poder para asegurarte de que es cariñoso, leal y respetuoso contigo para siempre.
La mayoría o casi todos los hombres que no estan en castidad, piensan con el pene. Acuden a prostitutas y se masturban con frecuencia. Debido a este hecho, los hombres pueden ser muy encantadores, atentos y respetuosos hacia una mujer, pero todo lo hacen para obtener la "ayuda" de ella en conseguir él su orgasmo. Una vez que el hombre ha conseguido su orgasmo su actitud cambia completamente. Por otra parte, si a un hombre se le niega a ayudarle en esta búsqueda de su placer su clímax, él invariablemente recurrirá a la masturbación y arreglará su "problema" por su cuenta. ¿Puedes entender el poder de estas llaves ahora? Mientras que tú las tengas en tu poder, los días de la masturbación libre y secreta de tu hombre se acabaron. Además, conviene que limites la frecuencia y cantidad de sus orgasmos. Es un placer que hay que dosificarle, y otorgar de forma moderada, sólo cuando tú decidas que él merece este privilegio por tenerte contenta. Tu eres la única propietaria de su masculinidad y de este modo abres el camino para hacer de él un hombre mejor, con mejores actitudes, el que él siempre quiso ser. Cuando te mira ahora, no sólo ve a su novia o esposa, sino también la única persona capaz de proporcionarle el alivio sexual. Tú, mujer tienes el control completo del sexo de su hombre - esta es la manera que debe ser. En poco tiempo, vas a darte cuenta de que su comportamiento va cambiando. Él comenzará a dar más abrazos y ofrecerte besos, compra de regalos sorpresa, o que te ofrece a llevarte a cenar o te quiere regalar un largo y maravilloso masaje después de un largo día de trabajo. Suena bien para los oídos? Pero eso es todo!
Paso 6: Establecimiento de unas reglas.
Lo primero que hay que hacer es poner juntos un calendario con el horario de los orgasmos que él tendrá.
Para empezar un hombre en castidad, recomiendo empezar con un intervalo semanal entre un orgasmo y otro, luego hay que ir incrementando los intervalos. Eso no significa que sólo haya sexo una vez a la semana, y cada semana. Es decir, durante una semana sólo tendrá la autorización para eyacular él una vez. Debe establecerse un período suficiente para notar los efectos. Muy rápidamente, él aprenderá que si tu no estás satisfecha no tendrá su orgasmo que es el resultado que buscaba. Además, como le has dado la oportunidad de tener un solo orgasmo a la semana (este será el mejor), él los valorará mucho más. Pronto él va a entender la importancia de mantenerte siempre feliz y considerar tu felicidad como la suya. Otra regla importante, recomiendo que se establezca, es que él ya no tiene permiso para jugar por placer, por su cuenta - en cualquier situación-. Tú y sólo tú tendrá el poder para acariciar, rozar o masturbárte. Al hacer esto, tu vas a reforzar tu autoridad como la única persona que le proporciona placer sexual a tu hombre.
Si él te pide retirar el dispositivo por cualquier motivo (alivio temporal para que se seque bien después de bañarse, etc.), permite liberarlo a condición de que sus manos están atadas a la espalda con una bufanda, cadena, o un par de esposas. El plazo para el alivio sexual de él, lo dejó de la forma que tú elijas. Si te gusta hacer el amor de manera apasionada, que así sea. Si te gusta que te den sexo oral, o que haga un trabajo a mano, funciona bien también. Una vez que tu obtienes tu orgasmo, hay que parar inmediatamente, y si le quitaste el dispositivo de castidad se lo debe volver a poner inmediatamente.
Paso 7: Tareas.
Has de ser muy firme y exigente con las tareas del hogar.
En poco tiempo, vas a ser tu la que estás tumbada en el sofá viendo la televisión mientras él lava los platos o limpia la casa, pero tú tambien debes colaborar, la castidad no da permiso para abusar de tu poder. Por supuesto, también tú debes compartir estas tareas con él. Sin embargo, probablemente él se estará ofreciendo, por su cuenta a hacerlas por tí. Sólo con sugerencias debe ser suficiente para que las haga si lleva suficiente tiempo en castidad.
Paso 8: Tu placer sexual. 
El hecho de que él sea incapaz de conseguir su placer sexual por su propia cuenta, eso no quiere decir que tú estes en la misma situación. Todo lo contrario! Esta es la oportunidad perfecta para que él mejorar sus habilidades con la lengua. Si quieres que te satisfaga, varias veces al día, traelo a la cama, o incluso en la silla de la cocina, o en un sofá del comedor y haz que él cumpla con sexo oral! Él va a ser muy feliz de hacerlo para tí, manténlo siempre sexualmente satisfecho. Para él será un logro que siempre estes satisfecha y con buen estado de ánimo. Por último, pero no menos importante, para divertirte con él! No tenga miedo en establecer una rutina para una diosa. Enséñale cómo pedir educadamente que le permitas hacerte sexo oral, o darte un masaje de pies.
Provocar tu deseo. La energía sexual acumulada de tu hombre va a generar que lo haga todo, se puede canalizar para complacerte. Usa tu imaginación. En poco tiempo, vas a adorar esta cosa de la castidad y disfrutar de mantener a tu hombre en un dispositivo de castidad, y al final acabarás preguntándote "¿por qué yo no hice esto desde nuestro primer día ?"
Tu hombre obtendrá placer simplemente por adorarte. Para dudas o aclaraciones visita el blog o escribe a controldecastidad@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada