lunes, 27 de julio de 2015

Como llegué a la Castidad Forzada

Mi nombre es José y os quiero explicar cómo me interesé por la castidad.
Desde hace tiempo me ha llamado la atención la dominación femenina y por casualidad leí una historia de castidad forzada y me llamó la atención, empecé a interesarme sobre el tema y después de buscar por varias páginas acabé por pedir un cinturón de castidad CB6000S, tardó en llegar una semana, se me hizo larguísima, estaba deseando que llegara el pedido.
En el momento en que llegó lo saqué del paquete a toda prisa e inmediatamente me lo puse, error no me puse el aro que sujeta los testículos apropiado y a los 30 minutos tuve que quitármelo, fuera de mí y desesperado porque quería ponérmelo por varios días, probé los diferentes aros que traía hasta que finalmente encontré el adecuado y sin pensarlo más puse el candado y lo cerré, cuando sonó el clic de cierre sentí una sensación de, se acabó, no hay vuelta atrás, la primera vez tienes una sensación de excitación constante, te sientes bien, te miras e intentas tocarte pero es imposible, el plástico te lo impide, sientes impotencia y  placer. Estaba eufórico estaría encerrado en el dispositivo una semana completa, esa era mi intención, estuve toda la tarde excitado y me acosté temprano, no conseguía dormirme hasta que al final vencido por el cansancio me quede dormido, sobre las seis de la mañana me despertó una erección, más bien el intento, pues el dispositivo que llevaba puesto me la impedía al mismo tiempo que me producía un dolor en el pene, me costó trabajo concentrarme y conseguir que se pasara la erección, finalmente fue bajando la tensión según se quedó flácida soltó un hilito de líquido pre seminal, como había estado prácticamente toda la tarde.
Quedé dormido completamente relajado y cuando desperté me di cuenta que el cinturón de castidad se me había salido, motivo, el separador que me había puesto era demasiado grande y cuando estaba relajado se salían fácilmente los testículos, nuevo disgusto, el aparato no funcionaba, nuevo intento, me puse el separador más pequeño que venía en el paquete pero este me apretaba demasiado y no podía aguantar, empecé haciendo varias combinaciones hasta que al final conseguí la combinación perfecta, no me hacía daño y aunque se me quedara flácida no podía sacarla sin quitar el candado, ahora sí que podría llevarlo por varios días así que empezó la prueba.
Me pondría el dispositivo durante 7 días, pero cuando llevaba 4 días tenía molestias y por más crema hidratante que me daba seguía molestando, así que no tuve más remedio que quitármelo y estar varios días sin ponérmelo. Estuve cerca de tres meses poniéndomelo tres o cuatro días seguidos y otros tres sin él, así fui aumentado hasta llegar a los 7 días seguidos, ya no me molestaba, ahora el problema era que cuando me lo quitaba enseguida tenía la necesidad de volver a ponérmelo, lo echaba de menos.
Lo máximo que conseguía estar eran dos semanas  y me lo tenía que quitar, no por molestias era por necesidad de masturbarme, aunque a los dos o tres días de quitármelo volvía a ponérmelo, casi me encontraba mejor con el que cuando no lo llevaba. Así he estado dos años, hasta que encontré el blog de Control de Castidad donde ofrecían la posibilidad de control a distancia y pensé que con un poco de apoyo podría conseguir estar hasta tres meses aunque mi intención es llegar al año completo.

Me puse en contacto con ellos y me están ayudando para conseguir el reto.

1 comentario:

  1. esta bien yo tambien quiero llegar al año completo saludos

    ResponderEliminar