viernes, 31 de julio de 2015

Castidad de José, día 24

Al final me enseñó el regalito que me tenía preparado, era un plug, ya decía yo que me daba miedo su regalito.
Después de cenar me esposó a la cama a cuatro patas y empezó metiéndome el dedo en el culo dándome bastante lubricante, estuvo un buen rato jugando primero con un dedo después dos y al final aunque con un poco de trabajo me metió el plug, al principio no sentí nada más que la presión para poder introducirlo pero entró mejor de lo que yo pensaba y una vez dentro no tenía molestias, es posible que por la cantidad de lubricante que estaba usando, me lo dejó dentro dos horas para que se me fuese dilatando, cuando me lo quitó sentí un gran alivio me había quedado vacío de golpe.
Mientras estaba jugando con los dedos dentro de mí trasero me ha salido el semen sin que me enterase, o sea que me ha ordeñado otra vez, se le da de maravilla el ordeño pero yo sigo sin poder tocarme ni tener un orgasmo, pero digo lo de siempre, yo lo he querido, me gustaría poder medirla a ver si ha disminuido algo de tamaño.

Esta mañana después del desayuno me lo ha vuelto a poner durante tres horas mientras hacia las labores de casa y dice que esta tarde es posible que me lo ponga nuevamente, según vea ella que tengo el trasero. Se ha empeñado en usar el arnés conmigo y aunque por un lado estoy deseando por otra parte tengo algo de miedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada