lunes, 15 de junio de 2015

El control de la eyaculación en la antigua China. El método de bloqueo y compresión, y método cerrado.

Desde hace miles de años el control de la eyaculación del hombre se ha practicado por numerosas culturas y civilizaciones a lo largo y ancho del planeta. Hoy viajamos a la antigua China. Según la milenaria tradición China la semilla del hombre es su posesión más preciada, la fuente de su "fuerza vital", por lo tanto, como otras culturas y civilizaciones ve mal la práctica de la masturbación, y de hecho, considera que es la culpa de la disipación de energía real del hombre, con excepción de una abstinencia prolongada o de un hombre privado de la presencia femenina. Es lo mismo para "poluciones nocturnas". Felación y el cunnilingus, presentan el riesgo de una eyaculación del hombre sin control. El objetivo del sexo en la antigua China era satisfacer a su pareja, mientras el hombre conserva su semen con la mayor frecuencia posible, para la preservación y el fortalecimiento de la energía Yang al capturar la energía de la pareja Yin, donde las técnicas enseñadas en el control de la eyaculación y el esperma se bloquea (coitus reservatus), asegurando paradójicamente, un mayor disfrute y un vínculo cada vez mayor de amor en la pareja.
Las obras eróticas de la época, abundantemente ilustradas, estaban fácilimente disponibles en una sociedad donde la familia era polígama, y el hombre debía cumplir con varias mujeres en los días venideros. Si quería cumplir no podía eyacular y debía preservar su energía.
El arte erótico de la antigua China se basó en dos posiciones cardinales, para cumplir con los taoístas y confucianos.
Métodos Chinos de bloqueo y compresión;
 En el "Tao del arte del amor" de Wu-hsien, el control eyaculatorio ocupó el primer lugar como la capacidad de disfrutar de forma sincrónica. Se llegó a niveles de depuración y refinamiento que fijaban hasta el arte de efectuar ritmos durante la penetración, la reproducción, el tono muscular, la respiración abdominal... basado en los signos del punto de no retorno.
Las tablas no tienen nada que envidiar en cuanto a precisión a la mayoría de la literatura erótica y sexológica actual. En el Ts’ien kin yao-fang, se descubre un método por el cual se va a "devolver la semilla", de acuerdo a la teoría del Yin y el Yang en el espíritu del Tao, para fortalecer el cuerpo y alcanzar la inmortalidad!
Para bloquear la eyaculación (no el placer), el hombre coloca sus dedos índice y medio de su mano izquierda en un punto situado entre el escroto y el ano, durante tres o cuatro segundos, mientras toma una respiración profunda, perdiendo sólo una pequeña parte de su erección, al sacar su pene de la vagina sin tiempo muerto erótico, ni molestar a su pareja. Él mismo gestiona el acto. Se decía que “El hombre puede honrar a todos sus esposas en una sola noche sin eyacular”. Las sensaciones de presión o molestia en el escroto y / o la sensación de fatiga o cansancio se siente al principio cuando el hombre aprende a controlar su eyaculación o efectúa el acto sexual sin eyacular, en cuyo caso puede ser la señal para hacerlo.
El control de la eyaculación es un arte como cualquier otro adquirido únicamente con la práctica antes de convertirse en "natural".
La frecuencia de la eyaculación en los hombres mayores
Se recomienda que "cada uno debe resolver sus emisiones en el estado de su esencia vital y debe eliminar sus semillas como dos o tres veces cada diez." Por naturaleza, con la edad, la dificultad radica en convencer al hombre para eyacular con menor frecuencia y ver los beneficios. A mayor edad los hombres (desde los 50 años se cambia), es aconsejable reducir la frecuencia de la eyaculación, mientras que tener una frecuencia de relaciones sexuales adaptada a la morfología, la edad y vigor de las personas. Para averiguarlo, sólo tiene que tener en cuenta su fatiga y su tiempo de recuperación.
Discusión
Los autores recuerdan que los médicos de la antigua China eran sexólogos auténticos antes del nacimiento de la sexología occidental, en calidad de observadores e intuitiva como lo son hoy. En el arte de controlar la eyaculación... pero con un método más fácil! En el consejo para retrasar la eyaculación, beneficiosa para ambas partes en la pareja.
La necesidad de eyacular, no de forma sistemática
En los beneficios secundarios del acto sexual (incluso si las razones aducidas pueden variar)
Síntesis personal
Además de la poesía de palabras tales como "Pico de Jade" y "Puerta de Jade" , cargados de realismo, surge una verdadera cultura del acto eyaculatorio.

Los comentarios son de una exactitud asombrosa. Implicando un cuestionamiento de nuestros enfoques modernos parciales, en el que sólo la ciencia médica contemporánea ahora solamente puede proporcionar una interpretación interesante.
El esperma corresponde a una energía particular, se conecta a una energía llamada "ancestral”, de ahí la utilidad de las técnicas para el orgasmo sin eyacular. Sólo estamos redescubriendo lo que hace unos miles de años, la civilización china ha observado en su totalidad. Hoy, después de la tiranía de la libido y siendo las erecciones disponibles a voluntad por la facilidad de acceso al porno, se desprende de nuestras necesidades actuales eróticas (tanto en el joven, adulto o senior) aparece la "dictadura" de una eyaculación controlable.
Control taoísta de la eyaculación: El método cerrado. 

El método más antiguo para aprender a controlar la eyaculación es el "método cerrado", que fue utilizado por los chinos de antaño y descrito por el taoísta Wu Hsien. En los textos de sabiduría taoísta, se indica que sólo aquel que tenga la cualidad de tener gran paciencia será capaz de llevar a cabo este método, pues un hombre impaciente tardará al menos veinte días en comprenderlo y en poder aplicarlo a la perfección. El objetivo principal de este método es que al mes de haberlo practicado, el precioso tesoro del hombre, o sea su ching o su semen, se encuentre totalmente a salvo y no se haya desperdiciado ni una gota. El método cerrado tiene la gran ventaja sobre otras formas de tratar de controlar la eyaculación de que es realmente fácil y no requiere ni grandes habilidades del practicante ni tampoco un gran esfuerzo, pues la misma técnica tiene como consecuencia la detención de la excitación sexual y por lo tanto retrasa la eyaculación.
Por otro lado, no requiere la interrupción del coito por lo que se puede seguir disfrutando de los placeres del encuentro. El modelo fundamental consiste en que el hombre realice tres impulsos superficiales (a unos 5 cm de profundidad) y uno profundo primero, en series de tres, para después parar. Esto se refiere a la forma en que penetra la puerta de jade de su compañera, que deberá de hacerse lentamente, mientras que el impulso de salida será más enérgico. Simultáneamente, el hombre deberá cerrar ambos ojos y la boca, y respirará profundo pero delicadamente por la nariz, hasta dejar de jadear. A medida que vaya aumentando el tiempo que se tarde en eyacular, esos tres impulsos se convertirán en 5 y, más adelante, se procederá a hacer 9. En el momento en que se dé cuenta de que está a punto de perder el control, el hombre debe alzar su cintura con un movimiento rápido al mismo tiempo que retira su martillo de jade unos dos centímetros aproximadamente y permanecerá en esa posición. En este momento, su respiración debe provenir del diafragma y debe ser profunda. Seguidamente, él debe contraer la parte inferior de su estómago como si estuviera conteniendo las ganas de orinar. Es necesario que su mente se ocupe únicamente de tener presente que su ching o semen es muy valioso y no debe dejarlo salir. Tanto el hombre como la mujer necesitan ser elogiados en estos momentos, pues su vulnerabilidad es sorprendente. Hablar y escuchar debe ser parte de esa unión sexual. Mientras se habla y se escucha es más fácil concentrarse en el instante y así se evita pensar en la supuesta "obligación" de llegar al orgasmo o de tener la eyaculación. Cuando haya alcanzado la tranquilidad, estará listo para reiniciar la penetración. Es importante en esta fase de aprendizaje no recibir sexo oral, ya que es una estimulación muy intensa que puede llevar a la perdida rápida de control. El momento específico de la retirada es necesario que sea precisamente cuando empiece a estar muy excitado. Si lo hace después es muy probable que no logre detener el fluir de su ching o que en el peor de los casos, éste se revierta en su vejiga o en los riñones. Por eso, en realidad es mejor correr el riesgo de que se haya retirado demasiado pronto a que sea demasiado tarde. Lo bueno de este método es que el control de la eyaculación ocurre, pero el pico de jade nunca se cae por lo que el hombre está capacitado de practicar la unión del Yin y del Yang durante una gran cantidad de tiempo y podrá satisfacer a su compañera en todas sus necesidades sexuales. Según el TAO, la eyaculación o la emisión del ching no debe permitirse hasta haber logrado un mínimo estimado de cinco mil empujes como mínimo. ¿Te ves capaz de contarlos mientras los realizas o los recibes?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada