lunes, 25 de mayo de 2015

Más grande y más dura. Capítulo 1/10

Capítulo 1
"Él me la estaba clavando profundamente dentro de mí, fuerte golpeando su polla en mi coño, mientras que mi marido yacía sentado, impotente, humillado, derrotado."
Cuando descubres que has sido engañada por el hombre que realmente amas. ¿cómo te sientes? ¿Te sientes idiota? Una tonta por confiar en su marido, su alma gemela, el padre de sus hijos? ¡Mierda!
¿Crees que lo sabes, ¿verdad?
Pensé que Max lo sabía, pero estaba equivocada. Cuando él me hizo saber, en una tarde aburrida de hace tres años, que él quería que yo hiciera sexo con otros hombres, sentí como si me dieran un puñetazo en el estómago. "Tengo algo que decirte", dijo. Yo no estaba preparada para oír eso. Pero, extrañamente, sentí que debía de haber reunido una gran cantidad de valor para confesar y admitir este fetiche y, más importante aún, no lo mantuvo en secreto con él durante más tiempo. En primer lugar, yo estaba confundida al extremo, y cometí el error clásico - diciendo a mí misma - que el quería en realidad una excusa para buscar relaciones sexuales con otras mujeres.
Yo me sentía muy, muy mal por eso. Pero no, no era eso. Max simplemente quería que yo tuviera relaciones sexuales con otros hombres. Él quería que yo fuera feliz, dijo. Él quería verme satisfecha. Quería negros preferiblemente los hombres más jóvenes para mí, que me penetrara un hombre de color, a su esposa durante ocho años, y madre de sus dos hijos. Él quería que tuviera sexo conmigo sin protección, y se corrieran dentro de mí. Él quería verlo y luego poder recuperar a su esposa con el coño todavía lleno de semen, y limpiar mi coño.
Una gran cantidad de llanto, niveles irracionales de ira y confusión unido a la urgente necesidad de vomitar es lo que sentí. Incluso pensé en los riesgos potenciales, por el amor de Dios? ¿Qué pasa si cojo una ETS? Dios, ¿qué pasa si me quedo embarazada? Cuando me calmé, vi muy, muy claro que esto no iba a suceder. Fantasía, sí. Realidad no, nunca.
¿Realmente me gustaría tener relaciones sexuales con un joven semental negro, bien dotado, que me haría venir una y otra vez con su polla grande y dura? Oh sí! Pero me casé por una razón: para ser fiel a un solo hombre. Si no, ¿qué demonios hace este anillo en el dedo? Yo era una mujer exitosa, una devota esposa y madre amorosa. Max nunca entendió esto muy bien. Siguió amenazando con sorprenderme cualquier día, al llegar a casa para encontrar a los niños, y en lugar de ellos, aparece un amante negro y musculoso listo para mi. Expuse mi posición de forma muy clara: hazlo y tendrás el divorcio. No se hable más. Y sin embargo, allí estaba yo. Desnuda a excepción de mis tacones altos y mi anillo de boda. Mis bragas eran utilizadas para amordazar a mi marido. Mi coño empapado estaba llena de una gran verga negra y palpitante, el tipo más bién dotado que he sentido en mi vida a mis 41 años. Yo había sido engañada por mi marido, esperando un regalo para este cumpleaños de forma muy diferente. Estaba fuera de mí y enojada, pero ahora, ya no lo siento. Así es como me sentía al ser follada por un hombre de verdad. Max había sido estúpido como para dejar que este "genio saliera de la botella." Él consiguió su deseo. Cuando comenzé a gemir incontrolablemente en un éxtasis puro, que pronto aprenderá a lamentar.
Leer capítulo 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada