miércoles, 6 de mayo de 2015

Las llaves del placer. Control de castidad.

"Damé las llaves, AHORA !!" ella dijo bruscamente. Cogí las llaves del candado del cinturón de castidad y se las entregué a ella, con las manos temblando. "Ahora vete a trabajar, ya hablarmos de esto más tarde. Ah, y otra cosa, no llegues tarde."
En el trayecto en coche al trabajo, una multitud de pensamientos me acechaban en cuanto a lo que había pasado y lo que iba va a suceder.
Yo había estado interesado en la castidad masculina y la negación del orgasmo durante un tiempo. Había investigado en internet y leí muchas historias. Yo había comprado varios dispositivos de castidad, pero el mejor fué uno metálico que me impedía salir de ningún modo y tenia muy buena ventilación. Durante meses lo llevaba en casa, ella lo toleraba, pero hasta ese momento no había mostrado gran interés. Un pequeño candado de latón cerraba el dispositivo. Y siempre había tenido las llaves.
Cuando yo tenía que estar fuera de casa todo el día, nunca llevaba el dispositivo.  A pesar de que era muy cómodo, preferia evitar situaciones imprevistas. Durante cinco meses lo llevaba sólo en casa. Pero ahora por primera vez lo llevaba fuera de casa,  y no podría tener ninguna erección completa.
Mi esposa, Raquel, realmente no aprueba este tipo de cosas diciendo que eran  de mentes pervertidas. Sin embargo, me puse el cinturón de castidad como una forma de prevenir mi incontrolable hábito de la masturbación y me ponía muy caliente hacia ella.

Esa mañana
, al salir, aún, no había retirado el cinturón de castidad, tubo de antemano, como suelo hacer. Cuando besé a Raquel en el camino hacia la puerta, ella juguetonamente fue a tocar mi polla, pero sintió algo más. Ella retiró la mano bruscamente y me preguntó qué era. Abrí la cremallera y le mostré. Ella estaba completamente sorprendida y al saber lo que era, me exigió las llaves.
Era difícil concentrarse en el trabajo ese día,  me aseguré de salir a la hora sin entretenerme. Aunque siempre yo había deseado que ella tomará el control de mi polla con un dispositivo de castidad, no estaba seguro de qué me esperara en cuanto llegara a casa.

 C
uando regresé a casa, ella se alegró de verme. Cenamos y cuando fuímos a dormir como de costumbre. Su actitud cambió después de esto y ella me exigió que estuviera desnudo para ella en el dormitorio. De pie desnudo, sólo con el cinturón de castidad encerrado en él, me sentí incómodo.Ella dijo: "No me gustan estas cosas de la castidad, pero a medida que insistes en esto voy a cooperar." Ella dijo en un tono fuerte. "Habrá reglas, MIS reglas, y las obedecerás todas, si quieres sexo conmigo otra vez." Le dije que la amaba, pero ella me interrumpió."Antes de que te libere, quiero que sepas que me sentía caliente antes, y que he echado a perder una oportunidad." "Ahora traeme el vibrador del armario. " No lo usaba muy a menudo, pero yo sentía que esto iba a cambiar. Ella me hizo estar de pie y quería que viera como ella se complacia a sí misma alcanzando un orgasmo increíble en frente de mí al poco tiempo. "Lamé y limpiame" ella me exigió, así hice, la erección chocó con el cinturón de castidad cuando lamí sus hermosos labios.
Después Raquel me hizo volver a ponerme de pie en la esquina de la habitación hasta que mi erección se calmara, y en ese momento sacó la llave, retiró el cinturón de castidad y me soltó la polla. Luego me exigió que fuera al baño, y que estuviera de pie en el baño esperándola. Hacía mucho frío y ella se tomó su tiempo. A continuación, ella afeitó todo mi vello púbico, lo enjuagó con agua fría para quitar el jabón y la semierección que tuve. "Cuando en el futuro te libere, quiero que tengas la polla y pelotas afeitadas. En adelante tú te vas a hacer esto mientras yo observo, para asegurarme de que no te masturbas."
"A partir de ahora sólo yo tengo el control sobre tu polla, que es mi polla, y yo voy a determinar cuándo o si se puede correrse. Vas a cumplir con mis exigencias y voy a disfrutar de mis orgasmos en cualquier momento y de cualquier manera que elija"
Raquel luego volvió a colocar el cinturón de castidad en su lugar, dejándome nuevamente encerrado. Ella entonces me llevó a la habitación cogiéndome por el cinturón de castidad. Tumbado en la cama, ella se froto conmigo encerrado en el cinturón y tuvo un segundo orgasmo. Otra vez tuve que lamer sus jugos de su coño mojado y temblando.
Rachel luego insistió en que debía cambiar mi ropa interior y ella se fue a dormir completamente satisfecha. Tuve una noche incómoda, por no haver eyaculado. Antes de que ella apagara la luz ella dijo "Estas llaves me traerán mucho placer en los próximos meses, y es posible que lamentes tus deseos secretos."
Al día siguiente igual, fuí al trabajo con el cinturón de castidad puesto.
A mi regreso. Después de una mañana nerviosa en el trabajo nadie se dio cuenta de que llevaba algo inusual.
Al llegar a casa saludé con un beso a Raquel. "Has tenido un buen dia?" Ella me preguntó. Le contesté que sí.
"He hecho algunas reglas básicas para nosotros, que has de obedecer al pie de la letra, ¿entendido?" Sí, le contesté.
Yo estoy a cargo ahora, dijo, sobre todo lo sexual, y si desobedeces será a tu propio riesgo.
Mi sexualidad es ahora tu prioridad y debes estar enteramente disponible para mi, a mi antojo.
Si deseo tener tu pene encerrado, yo soy la que controla esto, y sólo voy a decidir sobre la liberación. Tus súplicas en esta materia no seran atendidas.
Ahora sube las escaleras y espera en el dormitorio.
Un poco de tiempo antes Raquel había entrado en la habitación. Había ido a mi cajón de ropa interior, y me explicó que ella había tirado toda mi ropa interior, pero me había prestado algunas bragas de las suyos. Ella me tiró unas bragas blancas encima de la cama, y me dijo que me las pusiera. Los calzoncillos  que me quité, los tiró a la basura, después de ser cortado ceremoniosamente con unas tijeras por la mitad. "Estas bragas las vas a llevar por ahora, pero tengo otros planes."
El cambio de la ropa interior causó agitación en mi pene, y todos los intentos de erección fueron evitados por el dispositivo de castidad. Esto no pasó inadvertido por Raquel, que se reía de mi situación.
Ella me pidió que buscara el vibrador, y yo se lo dí. Yacía extendida sobre la cama, con el vibro "en todas sus configuraciones hasta alcanzar un orgasmo. "Ven a limpiarme ella me exigió." Yo ansiosamente obligado, y esto la llevó a un segundo orgasmo, algo que nunca le había sucedido antes.
Una vez que ella se había recuperado, me ordenó cambiar mis pantalones y poner en orden a mí mismo.
"Tendremos que conseguir algo de ropa diferente." ella dijo, "y yo no voy a quedar fuera, ya sea, quiero algo de ropa nueva para que muestres tu nuevo estatus. Ahora voy a salir, pero cuando vuelva me vas a mostrar los sitios web en los que comprar ropa para tí adecuada para trabajar en casa ".
Además cuando vuelva puedes hacer la cena, pues estaré cansada
Más tarde esa noche, me hizo quitar mis "nuevas" bragas. Raquel miraba la televisión, y tuve que darle sexo oral, estando yo de rodillas en el suelo. Mantuvo mi cabeza sujeta contra su coño, hasta que llegó. Me dijo que mis métodos de satisfacerla iban mejorando!
Nos sentamos en el ordenador y revisar las cestas de la compra de los diferentes sitios web.
Ella procedió a revisar varios sitios, mirando a historias de castidad, así como vibradores de control remoto y la ropa interior femenina.
Raquel decidió que ya que había sido obediente, ella me permitiría un poco de placer. Antes de esto, tuve que poner en orden la casa y conseguir que todas las cosas estuvieran listas para el día siguiente. Raquel entonces me hizo desnudarme por completo, pero con mis manos en puños detrás de mí.Me dijo que me quitara mi ropa interior y que acuestara en la cama. Yo estaba allí desnudo, excepto por el cinturón de castidad. Claramente, el placer no puede venir sin dolor, dijo. Rachel puso algunas bandas de cera en las piernas, y me informó que iba a tener una depilación a la cera en las piernas.
Como ella no quería que yo supiera exactamente lo que estaba pasando, ella metió las bragas en la cabeza de forma que sirvió como una venda. La cera fue muy dolorosa, agravada por el hecho de que no podía moverme, ni sabia lo que iba a suceder.
Cuando terminó, Rachel me quitó la venda de los ojos, con una gran sonrisa maliciosa. "¿Te gustó eso?"
 A continuación, se desnudó, dejando que sus ropas caen al suelo. Ella se sentó sobre mi cara, me obligó a darle nuevamente placer con mi lengua, ella lo disfrutó inmensamente. Mi cinturón de castidad apretaba mis bolas y el pene se esforzaba en ser puesto en libertad. Mientras que ella alcanzaba un orgasmo. Ella me cogió por el cinturón y apretó en mis bolas para confirmar que estaba excitado. Ella tenía un inmenso orgasmo, sus jugos salían por encima de mi cara, y otra vez tuve que lamer para su limpieza.
A continuación, cogió la llave del candado, y lo retiró. Pero ella me dejó el anillo en su lugar. Me puso un preservativo. Y luego guió a su coño jugoso sobre mi fuerte erección. Ella procedió a montarme, suavemente al principio, luego más rápido, hasta que estaba más allá del punto de no retorno. Mi orgasmo explotó en ella, y fue uno de los mejores y más fuerte que he tenido. Ella se levantó fuera de mí, y me quitó el preservativo. Y me dió a beber el semén. 
Volvió a poner el cinturón de castidad. Y dijo "Me gustó que, espero que aguantes más la próxima vez. Quiero sacar el máximo partido de esto, así a partir de ahora no sabrás cuánto tiempo estarás esperando hasta la próxima vez."
He disfrutado mucho de los últimos dos días, y voy a disfrutar de los próximos años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada