martes, 26 de mayo de 2015

Control de castidad. Orgasmo mensual permitido

El permiso mensual para correrse de mi marido se lo doy en una fiesta mensual que hago con mis amigas . Todo empezó por una despedida de soltera y allí en lugar de contratar a un boy, propuse a mi marido para que se dejara tocar por las chicas. Desde entonces cada mes organizamos esta fista que es todo un éxito, y cada vez vienen más chicas a verlo.
Él como en la despedida de soltera, se mantiene en castidad guardando todo su semen un mes entero sin ningún orgasmo esperando este día.
Como ya he dicho, ya se ha convertido en todo un acontecimiento en el pueblo, es una fiesta popular entre las chicas casadas y solteras. Él debe aguantar todo el día sin correrse hasta que todas las muchachas hayan tenido su turno de cien movimientos estimulando a su pene. No puede correrse aún, y debe avisar que paren para volver a empezar. Todas juegan con su polla a turnos. Esto era su fantasia para una fiesta de una vez, pero ya llevamos 5 meses así.
Cuando todas ya han tenido su turno, sólo yo, su mujer toca su instrumento, interpretando mi obra, cómo si de una solista virtuosa se tratara, que toca a un instrumento bien afinado, y puede alcanzar su orgasmo. Si bien yo lo hago muy lentamente, hasta que, poco a poco, como en un in crescendo, alcanza un final fuerte en que eyacula abundantemente. Entonces, entre aplausos, le vuelvo a colocar su preciado cinturón de castidad, y lo bloqueo con seguridad. Los aplausos le hacen sonrojar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada