domingo, 24 de mayo de 2015

Control de castidad. Aumentando el nivel de la castidad al marido.

Llevamos casados ​​unos tres años, y al principio jugamos un poco con la castidad usando al principio un CB6000s y más tarde busqué uno más corto y metálico. El metálico se ajusta a mi marido mucho mejor debido a su mayor ventilación y además aún tiene menor tamaño que el CB 6000s.
En el pasado yo tuve dos novios que me engañaron, yo me sentía aliviada cada vez que mi marido se ponía esto del cinturón de castidad. Al principio fue como un capricho de él, pero yo acepté tener la llave ya que así no iba a perseguir a otras mujeres. Tengo que decir que es maravilloso saber seguro que tu marido no te engaña con fulanas.
La jaula de castidad sólo se la ponía durante unas horas al día, sólo para cuando estaba fuera de casa. Ya le había pillado masturbándose en casa varias veces, y es algo que no me gustaba que hiciera sin mí. No sólo es una gran pérdida de tiempo, pero es como robarme a mí, porque él no está atento, ni amoroso durante tres o cuatro días después de que eyacule. La última vez que lo pillé le pedí a mi marido que quería que llevará la jaula más tiempo, incluso en casa, durante el día. Ahora me gusta más como compañero cuando él está encerrado. Él es mucho más agradable, atento, y cariñoso, por no hablar de que el se encarga de arreglar la cocina y de la limpieza. Al principio todo lo que tenía que hacer era hablarle de que yo quería que se lo pusiera, pero después de unos años vi que le gustaba que en vez de pedirle a él que se lo pusiera, que se lo ordenara cada día. Creo que en realidad le gustaba que le ordenara y que comprobará antes de salir de casa que se lo había puesto bien. Hubo un par de veces que se negó a ponérselo, y aparte de hacerlo esperar más tiempo hasta que le permití sexo no había mucho más que yo pudiera hacer. Yo no soy de las que van a atar a su marido cuando está quitando o poniendo la jaula de castidad. El aceptó ponérselo todos los días.
Así que normalmente le niego su orgasmo durante una semana. Pero con el tiempo he ido aumentando ese tiempo a varias semanas. Me gustaba saber que él estaba encerrado y que empecé a pensar cómo podía contar con él de esa manera más a menudo, hasta que encontré la respuesta hace unos seis meses. Yo le había mantenido encerrado un tiempo récord que nunca había alcanzado antes, llevaba cuatro semanas encerrado todo el tiempo, excepto por la noche cuando estamos los dos juntos en la cama, y sin orgasmo para él, en ese mes él había sido tan bueno y amoroso haciendo todo el trabajo de la casa, por lo que decidí desbloquearlo y darle un orgasmo. Nunca le desbloqueo hasta que él me haya dado al menos un orgasmo bucal. Si lo hacemos al revés es poco probable que él esté el tiempo suficiente haciéndome el sexo oral para que me corra. Se tumbó en la cama y yo estaba desmontando su jaula como hago a menudo, y había cogido la llave de su candado de mi cuello y abrí la jaula. Lo quité y cuidadosamente puse todas las partes a un lado. Como él estaba conmigo yo estaba apretando sus pelotas como hago a menudo para animarle y él alcanzó una rápida erección y vino. Se corrió sin siquiera tocar su pequeño pene. Había una gran cantidad de semen, a él le gustó mucho su orgasmo, eso de esperar cuatro semanas para ser exactos, y fue al menos el doble de cantidad de lo que solía eyacular. Me acosté relajada. Después de unos minutos me di cuenta de su pequeña polla se había desinflado. Entonces cogí la jaula y la puse sobre su pene. Cerré firmemente de nuevo. El me preguntó por qué había lo bloqueado de nuevo por la noche cuando nunca lo había hecho antes? Yo simplemente le dije que quería llevarlo al siguiente nivel y esto es lo que iba a hacer. Ahora sé seguro que mi marido no se ha masturbado en los últimos seis meses, porque la única vez que su pequeño pene ha estado libre es cuando yo lo he dejado salir, para estimular su pene sin orgasmo un rato, para él le resulta muy placentero el sentir una erección, y por eso se lo permito casi todos los días, aunque sea unos minutos. Él se ha adaptado bien a llevarlo a tiempo completo, y ahora  sólo se corre una vez al mes. Él me dijo un orgasmo una vez al mes es un orgasmo muy poderoso por el que valía la pena la espera, y yo estoy feliz de hacerlo esperar. Sin embargo he leído en la web de que hay hombres que sus parejas les dan de forma regular un orgasmo cada tres meses y me dan ganas de llevarlo aún más lejos. Me imagino que si lo dejo venir una vez al mes él tarda una semana para volver a estar atento otra vez conmigo y estoy perdiendo doce semanas de él o tres meses al año. Si sólo lo dejara correrse una vez cada tres meses sólo perderé cuatro semanas o un mes al año. Después de todo no es el tiempo que la mayoría de la gente tiene de vacaciones, cerca de un mes, al año? Si su empleador sólo le da un mes, entonces ¿por qué yo debería conformarme con más tiempo? El siguiente nivel después de este será el de la castidad permanente en el que sólo se correrá una vez al año, a modo de recordatorio. Aunque cuando cumpla los 50 años ya no le voy a permitir que se corra nunca más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada