viernes, 10 de abril de 2015

Relato de Angel y Susana.

Somos un matrimonio de 42 años, nos llamamos Angel y Susana, llevamos 14 años de casados y 8 de años de novios. la vida sexual ha sido de los mas normal. con altibajos y todo lo relacionado, hasta que empezo toda esta historia, mi mujer sexualmente sólo me conocía a mí, y yo a ella. Tenemos dos hijos de 11 y 8 años, todo esto empezó aproximadamente hace 7 años, después de tener al segundo hijo, yo me hice la vasectomia, ya que a mi mujer la píldora no le sentaba nada bien, no se si por el hecho de la vasectomía o que, pero a partir de ese hecho, cuando follábamos, empece a decirle, que ya no la podía preñar, que ya no era un semental.
Poco a poco empezamos a fantasear, con que ya no valía para preñarla, y un día le dije, si quieres que te preñen te tendrás que buscar a otro, a partir de ese día, cada día que follábamos, empezamos a meter a otro en la cama, primero era gente imaginaria, pero una vez, le dije, que era un amigo mio, recuerdo que fue un buen polvo, luego poco a poco, fueron pasando por nuestra cama, toda clase de conocidos, amigos, carnicero, frutero, camareros, y toda gente que imaginábamos.
Así estuvimos como un año, y en un viaje de placer que hicimos los 2 solos, después de una follada, mi mujer me pregunto que si de verdad me gustaría verla con otro, yo le dije, que por morbo, y por placer entre los dos, no me importaría verla con otro, estuvimos hablando 10 minutos, y nos pusimos cachondos perdidos los dos, que por primera vez desde que nos conocimos, volvimos a follar en un polvo espectacular. mientras fantaseábamos que era otro quien la follaba y yo estaba delante, mirando como otro lo hacía. Después de follar, volvimos a hablarlo otra vez, ella me confeso que le había excitado mucho, y que pensaba que a mí me había pasado lo mismo, nada más que por ver como tenía de dura la polla, y por el aguante del segundo polvo. Esa noche dormimos con los angeles, abrazados como novios, cuando nos despertamos a la mañana siguiente mi mujer me pregunto "que vamos hacer, como vamos a conocer a más gente" "que con quien lo haríamos", yo le dije, que me gustaría que si quedamos con alguien tendría que ser gente que no conociéramos, en eso estuvo mi mujer de acuerdo. Yo le dije, cuando volvamos a casa, podemos chatear por internet, haber lo que hay. No teniamos ni idea de como chatear, ni ***, ni nada parecido,

Y así fué, seguíamos con las fantasías mientras follábamos, siempre que lo hacíamos era yo otra persona quien la follaba, y ella estaba muy cachonda, estuvimos como 3 o 4 meses, sobre todo ella muy salidos, y follando bastante, (2 o 3 veces a las semana, creo que eso es mucho), mientras tanto yo empece a chatear con gente, entrar en páginas porno y todo eso, si había algún contacto nuevo, se lo decía a mi mujer, y esa vez follaba diciéndole que era el nuevo amigo.

Aunque la verdad, una cosa era la idea, y otra encontrar a la persona adecuada. Mi mujer también empezo a chatear algo, y una de la vez conocio a una pareja, hay me sorprendió, me dijo, que igual era lo merjor, conocer a una pareja, y así no habría problemas, yo le dije que lo que ella quisiera. Aún no se lo que paso, pero con esa pareja no llegamos a nada, y eso que mi mujer hablo con la pareja varias veces por teléfono. así estuvimos un tiempo, buscando, hasta que un día chateando los dos, nos entro un mensaje de un NIK, de "VIUDO", mi mujer lo iba a eliminar, cuando yo le dije, contesta a ver que dice, era un varón de cerca de nuestra provincia, 11 años mayor que nosotros, y empezamo a hablar, bueno escribir, la verdad, ví a mi mujer muy suelta, sin complejos, no se cortaba, por lo que le podía decir el VIUDO, auque la verdad fué muy correcto durante toda la conversación.
La verdad que era agradable, hablaba correctamente y con educación, estuvimos como media hora, sabiendo como eramos. su nombre era de JOSE.
Como ya era hora de ir a la cama, me dí cuenta que mi mujer estaba muy cachonda, prácticamente estaba desnuda, ya nos habíamos despedido de Jose hasta otro día, y por primera vez, follamos fantaseando que Jose era quien se follaba a mi mujer. Menudo polvo, se había puesto cachonda hablando con otro hombre, uf dije esta va para adelante. Después de follar, hablamos de que le había parecido JOSE, mi mujer me dijo, parece educado, buena gente, aunque va solo, y es algo mayor que nosotros, si le dije, pero bueno ya veremos, solo hemos hablado un poco con él.
Así poco a poco empezados a charlar asiduamente con JOSE, durante esa temporada mi mujer estaba muy receptiva a follar, hubo 15 días, que prácticamente todos días, es más, en algún momento era ella la que quería follar, así descubrí que había hablado con JOSE por teléfono, y que le gusto su voz, y la manera de hablar, el siguiente paso fue que yo hable con JOSE, y la verdad, me sorprendió lo pausado que hablaba y como controlaba la situación.
A partir de entonces las conversaciónes fuera siendo más asiduas, y los correos empezaron a subir algo de tono, JOSE comentaba que nunca había imaginado que iba a tener esta relación con una pareja.
Un día hablamos por teléfono los dos, y me dijo, de verdad te gustaría ver a tu mujer conmigo, yo le dije, me gustaría darle buenos masajes entre los dos, y luego lo que ella desee.
En el día a día mi mujer estaba contenta y alegre, creo que se sentía conquistada de nuevo. la libido la tenía alta, y empezó a decirme, que no le importaría conocer a JOSE, hasta ahora solo conocíamos su voz, no nos habíamos mandado fotos, para que la imagen de las personas no estuvieran condicionadas por las fotos.
Y así poco a poco, fueron entrándonos ganas a los tres de conocernos, y decidimos dar el primer paso para vernos en persona y tomar algo.
Al final decidimos conocerle, aunque no sabíamos como quedar, buena la primera intención seria quedar a tomar algo, y si se congeniaba, pues seguir con la fantasia. Hablamos con él y decidimos que podiamos quedar a tomar algo en un centro comercial, el se ofrecio a que se desplazaria a nuestra ciudad, hay 90 km de distancia, ya que la suele visitar 2 o 3 veces a la semana por trabajo.

Unos días antes de la cita, mi mujer estaba muy nerviosa, me decía que no sabia como iba a reaccionar, yo le anime diciéndole que tranquila, que haríamos lo que ella quisiera. Habíamos quedado para un viernes al mediodía, ya que JOSE venia por aquí, y nosotros podíamos, así que preparamos ir a comer a un centro comercial, quedando en un conocido restaurante de comida rápida, para vernos por primera vez y luego ir a comer donde decidiéramos.
Y así llego el día señalado, nos despertamos y hablamos un poco, pensando en la cita, yo estaba cachondo, y ataque a mi mujer, se dejo follar, es más yo le dije que a la tarde ya iba a conocer a quien igual la podía follar, le iba a presentar a un semental.
10 minutos antes de la cita ya estábamos ahí, a la puerta del local, no se veía a nadie, la verdad es que había poca gente, al rato me sonó el móvil era él, diciendo que estaba en el aparcamiento que enseguida subía, eso 10 minutos de espera, comprobé como mi mujer muy nerviosa no hacia mas que mirarse, era invierno, y llevaba un vestido largo con unas botas, estaba muy bien, pero no marcaba nada de curvas, estaba muy discreta.

Y ahí llego él, vimos a un hombre subir por las escaleras, me adelante yo un poco, y le llame, ¿JOSE?, si ¿angel?, que tal, y nos dimos la mano, acto seguido nos dirigimos donde mi mujer, que estaba roja, los beso de rigor, fuimos camino de una tasca, y tomamos un vino, hay empezó la conversación, ya se sabe, nada importante, el tiempo, que tal, cosas así.
La impresión de él fue muy buena, un tío alto de 1,86, bien trajeado, con algo de canas, y pelo muy cortito, barba de unos días, o sea un tío interesante, en el primer momento, vi que le gusto a mi mujer. (la descripción de todos mas o menos ya la sabíamos)
y así fue como fuimos a comer, nos contamos nuestras cosas, pero sin nada de sexo,y a las 4 y media nos marchamos, teníamos que ir a recoger a los peques.
a las noche, volvimos a follar mi mujer y yo , y ahí me dí cuenta y dije, ANGEL, te van a crecer cuernos, este tío le ha gustado a tu mujer.
a los 10 días hubo una segunda cita, también para comer, pero esta vez, mi mujer fue a la peluquería, se vistió con ropa más ajustada, pantalón de tela ceñido, que se medio adivinaba la tanga, y blusa, marcando sus pechos, no paso nada del otro mundo, ni conversación de sexo ni nada.
A la noche, volví a follar con mi mujer, y me dijo, cariño, he decidido si te parece bien que JOSE me follé en tu presencia, no sé como se lo vamos a decir ni donde, pero quiero hacer lo que tu quieras.
así se lo hice saber a JOSE, y a los dos días me llamó, y me dijo, te parece bien, si podéis nos podemos ir 3 noches, a un balneario por la zona de león, os invito yo con todos los gastos pagados, yo le dije, que no se si iba a ser posible por los niños, por el tema de trabajo no había problema.
Una vez que se lo comente a mi mujer, me dijo, ya veremos. a los días me dijo mi mujer, cariño, vamos a ese viaje, tengo ganas, he hablado con mis padres y les dejamos a los niños, vamos a León, que ve vais a follar los dos.
Llego el día que acordamos, jueves a la mañana, íbamos a estar 3 noches, tras preparativos, dejar a los hijos, apañar el trabajo y todo eso, a primeros de marzo de 2006, hicimos el viaje.
Nos desplazamos a su ciudad, ya que nos tocaba de paso, salimos a las 8 de la mañana, dejamos nuestro coche en su garaje, buena sorpresa, tiene una gran casa, y un cochazo, un todo terreno de esos grandes, ya se pueden imaginar cual. Iniciamos el viaje en su vehículo, el conducía yo de copiloto.
Llevamos al mediodía después de parar un par de veces, durante el viaje, nos conocimos un poco más a fondo, eso sí sin tocar el tema de sexo.
Una vez que llegamos, comprobamos, como el balneario se encontraba perdido en medio de los montes, un lugar de relax total.
Fuimos a la recepción y Jose había reservado un especie de habitación de lujo, para 3 personas, tenia una habitación con una cama grande, y un salón de estar con sofá cama, sorpresa íbamos a dormir los tres juntos,la cara de mi mujer fue de bueno, es lo que hay, a ver que pasa. el hotel era pequeñito apenas 20 habitaciones.
Una vez en la habitación, deshicimos las maletas y nos fuimos al pequeño bar a comer,
  Despuésde comer, JOSE dijo, bueno que Susana, estas preparada para ese masaje, Mi mujer se puso roja, me miro y me dijo, bien de acuerdo, JOSE le dijo, sube a la habitación y te preparas, te tumbas en la cama tapada con una toalla. en 15 minutos subimos nosotros, se acerco mi mujer, me dio un beso y la vi caminar, saliendo del restaurante camino de la habitación.
Nosotros empezamos a hablar, le dije, que haríamos lo que ella quisiera, que si no quería que la penetrara no pasaba nada, En eso estaba de acuerdo, se haría siempre lo que mi mujer quisiera.
Subimos los dos y nos encontramos a mi mujer en la cama, como había dicho, pero estaba tapada con una sábana, Mírala le dije, vamos a hacerle disfrutar.
Nos acercamos uno por cada lada, y le retiramos la sábana hasta los riñones, dejando la espalda al aire, cogimos unas cremas, y empezamos a masajearla, mi mujer giro la cara mirándome y me dijo, te quiero, cuídame.
El masaje conforme avanzaba le iba bajando un poco la sabana y metiendo las manos entre ellas, vi como le empezó a tocar un poco la parte de arriba del culo, dejando pasar la mano por ese punto, así se precipito todo, le quite la sábana del todo, dejándola desnuda, le abrí un poco las piernas, y señalando el culo y coño, le dije a JOSE, mira que maravilla, vamos a disfrutarlo, por primera vez, otras manos que no eran las mías, tocaron el coño de mi mujer, se dio la vuelta mi mujer, y entonces 20 dedos, empezaron a tocar sus zonas erógenas, tetas coño, veía a mi mujer un poco tensa, nosotros le abrimos bien de piernas y tocábamos ese coño peludo, en un momento le dije a Jose, no te gusta chuparlo, me dijo, si me dejan lo chupo y luego lo follo, se inclino y le empezó a comer el coño a mi mujer, al rato se retiro y desnudo, el cuerpo era normal, con barriguita cervecera, pero la polla era grande, bastante mas que la mía, cerca de 20 cms y gruesa, madre mía dije, eso te van a meter cariño, así fue, JOSE cogió una caja de preservativos, saco uno, y le dijo a mi mujer, quieres que te folle, mi mujer me miro y dijo, tu dirás amor, es lo que deseabas, pues que me folle, y así se puso delante de mi mujer, le levanto las piernas, y empezó a meterle la polla poco a poco, cuando la tuvo toda dentro mi mujer pego un grito, "me partes", la retiro un poco y empezó en mete y saca, yo me puse a besar en los labios a mi mujer, mientras JOSE la follaba, el ritmo de follada era rápido, y sorpresa, se corrió muy rápido, dentro de mi mujer, llenando el condón de leche, saco la polla, y dijo, perdóname, pero es que tenia tantas ganas de ti que no he aguantado.
Entonces, me desnude yo, y penetre a mi mujer, mientras Jose nos miraba, y yo también me corri, enseguida, también dejando a mi mujer a medias. Pregunte a mi mujer, que tal, me miro y dijo, tu que crees, No pense que había sido un poco desastre, pero bueno. descansamos un rato casi sin hablar y bajamos al rato a dar un vuelta.
Lo que hicimos y como lo hicimos no fue lo más placentero ni nada parecido, es más, si no hubiera sido en hotel y que teníamos que estar 3 días más juntos, igual no habíamos vuelto a vernos, la primera vez fue muy rápido todo, muchos nervios, nada de lo que yo y mi mujer habíamos fantaseado.

Aunque yo sabía y veía, a mi mujer le atraia Jose, no le importo como fué todo, aunque si que se sentia un poco cortada, durante la tarde hable un poco con ella y me confirmo todo eso, yo le dije, no te preocupes que a la noche te damos ese masaje bien dado.
A la tarde antes de cenar, estuvimos tomando unas cervezas en el bar, y ya se sabe el alcohol alegro un poco en ambiente, luego a cenar, y después de cenar tomamos una copita, Mi mujer estaba un poco alegre, y nos empezó a decir, toda la gente que hay por ahí sospechara algo de nosotros, no se me siento como vigilada, así que nos vamos, que me debéis un buen masaje, y dicho y echo, entramos a la habitación y me sorprendió Susana, entro al baño y salio desnuda, se dirigió a los dos, y nos dijo " Venga darme el masaje o lo que queráis, pero no seáis tan rápidos, que casi no me he enterado", ese rato si que fue mejor, mas pausado todo, recreándonos en su cuerpo, haciéndola gozar, Jose estuvo un buen rato comiéndole el coño, mientras yo le comía las tetas y la besaba, en un momento me dijo, mira le voy a decir al semental que me folle, tengo ganas de su polla, y le dijo a Jose, venga semental, follame ya, para que vea mi marido como soy. Se puso un condón y la folló, esta vez aguanto mucho más, bueno, bastante más, ella le decía que se corriera ya, que la iba a reventar con semejante polla. El se corrió dentro del coño, llenando el segundo condón de leche, yo con intención de follarla me acerque , pero ella me dijo, hoy ya no, tengo el coño reventado, déjame descansar, si quieres vas al baño y te pajeas, por primera vez, no me dejo follarla, había sido un simple mirón, y la verdad que no me importo mucho, es más me ´había gustado ver como la follaba el amigo.
Pues así estuvimos los días, follandola, mejor dicho la folló bien el amigo, incluso en la piscina, yo la penetre una vez, y jose, me dijo, "jo a mi también me gustaría, pero no me puedo poner condón" entonces con sorpresa mi mujer le dijo, ven aquí métemela un poquito. por primera vez la penetro a pelo, Yo le dije, cuidado que me la preñas, estate tranquilo me dijo mi mujer no hay problema, Y por espacio de medio minuto la folló en el agua. Follamos unas cuantas veces más, José llevo 6 condones, y el sábado a la noche acabo el último. Esa noche Jose me pidió dormir con ella, mi mujer lo estaba deseando.
A la mañana me desperté con ruidos, y pude escuchar como estaban besándose, metiéndose mano, JOSE le dijo, déjalo anda que no tengo condones, entonces mi mujer le dijo, no te preocupes, quiero que me folles a pelo, eso si, si te corres hazlo fuera sobre mi barriga, ahí me dio un vuelco el corazón, se la iba a follar a pelo, entre a la habitación y mi mujer me dijo, mira, marido, me va a cubrir el semental, Jose se volvio y me dijo, te la follo a pelo, mira que semental soy, igual te la preño, luego me dijo tranquilo anda, y así sólo la follo, en un momento saco su polla y se corrió sobre la barriga de mi mujer.
Después de desayunar, vuelta a casa, una vez en nuestra casa mi mujer me dijo, que te pasa cariño, yo andaba dándole vueltas a que la folló a pelo, y se lo dije, a lo que ella me contesto, A ver cariño, se como sois los hombres, tu que crees que no iba a tomar medidas yo para no quedarme embarazada, me coloque hace un mes un DIU, uf hay me alegre mucho y la abrace.
Así fué la primera cita con Jose, a partir de entonces, estuvimos hablando casi todos los días, el nos dijo que lo había pasado genial, mi mujer estaba muy contenta, y yo la verdad, quitado la primera vez, todo fue muy morboso, me había gustado esa situación, el que ha estado en esta situación puede saber lo que se siente.
Con mi mujer cuando follábamos estaba presente el viaje que habíamos realizado con el amigo, mi mujer siempre me decía, ya has visto como me folló el semental, vaya polla que tiene, espero que nos veamos alguna vez más.
Nos vimos unas cuantas veces más, sin haber nada de sexo, y cuando volvíamos a casa, mi mujer estaba salida como un perra y follábamos como locos, siempre en fantasias , era el amigo quien la follaba.
Así, un fin de semana tuvimos oportunidad de dejar a los hijos con mi cuñada, y le dije a Jose que si quería podíamos ir a su ciudad a vernos, y tal vez, si teníamos hotel, podía haber sexo, Jose me dijo, que bien, que estaría bien en su casa, pero no podía ser, ya que estaban su hijas, tiene 2 hijas (ahora de 28 y 26 años.) por lo tanto que él buscaria algún sitio. Fuimos a Logroño a pasar la tarde de un sábado, y Jose había reservado una habitación de hotel, Ahí hubo otro encuentro con Jose. la follamos de todas la mañeras posibles, bueno mejor dicho, lo hizo casi todo él, antes de cenar se la folló, me había pedido permiso para hacerlo el solo, que yo mirase, así le entregue a mi mujer. Después de cenar, la volvió a follar otra vez, pero esta vez, me sorprendió ya que el cabrón lo hizo dos veces, con intervalo de una hora, y así sobre las 9 de la mañana salimos del hotel y volvimos a casa, por el camino, mi mujer se durmió en el coche, yo cada vez que la veía, pensaba, mira que feliz esta, como la han follado bien.

Así hemos ido realizando unos cuantos viajes, incluso nos hemos ido de vacaciones los 3 y nuestros hijos, ya lo he contado en una página la experiencia esa, estuvimos unos días solos, y luego cuando vino Jose, estaba alojado junto a nosotros, y las habitaciones eran comunicadas. eso dias mi mujer decia que tenía que pagar las vacaciones con el coño, como me dice siempre que nos ha invitado algo Jose, que hay que pagar con el coño.
Cuento el último viaje que hemos hecho juntos, fue el primer fin de semana de diciembre pasado, estuvimos los 3 en Santander.
Como solíamos hacer cuando preparamos estos viajes, mi mujer seria la esclava de José, para eso se la entregaría en el área de descanso próxima a Bilbao.
Salimos el viernes después del trabajo, a las 4 de la tarde. como digo en la citada área de servicio, cuando estábamos en el bar tomando algo, se acerco mi mujer y me dijo, cariño, hasta el domingo, ahora seré del semental.
Mi mujer se fue al baño, y a la vuelta me entrego su tanga, me dijo, guárdala hasta el domingo no la necesitaré.
Así hizo el viaje hasta Santander, sin tanga, con un vestido largo, José cuando ella se monto en el coche, no aguantó, y le metió la mano, sacándola y chupándose algún dedo, y me dijo, jo que rico, como me voy a poner, que ganas tengo de mi esclava.
Cuando llegamos al hotel, como casi siempre, habitación triple, suelen ser una cama supletoria, que es bastante mala.
Una vez alojados dentro de la habitación, José le dice a mi mujer, vamos, que voy a arreglarte ese coño, y después de varios preparativos, le depilo el coño, con maquinilla de afeitar y espuma. se lo dejo muy limpito, hacia años que no lo llevaba depilado. (le suele picar cuando le vuelve a crecer el pelo, y no le gusta mucho). Pensó que iban a acabar follando, pero se aguantaron.
Salimos a tomar algo y luego cenar. La conversación es de todo tipo de cosas, no van relacionadas todo con el sexo. Después de cenar tomamos un cubata y al hotel, donde ellos follaron como locos, vi que mi mujer tenia ganas de él.
Como es normal la esclava durmió en las dos camas juntas con José. yo en la supletoria.
 A las 8 de la mañana o así, me desperté, ellos seguían durmiendo, fui al baño,y eso motivo hizo que se despertaran, a lo cual José me dijo, quieres ver como la folló otra vez.
Se puso de costado a mi mujer, empezó a acariciarla, y estando mi mujer de medio lado y dormida, la folló, fue un polvo rápido, sin casi preliminares, en 15 minutos, acabaron, entonces mi mujer se levanto de la cama, totalmente desnuda, y pude ver como le escorría algo de leche por la piernas, y ella dijo, vaya lechada que me has dado, fue al baño y se lavo, cuando paso por mi lado, me dijo, buen día cariño, te quiero.
Empezamos a planear el día, José dijo, me ducho antes de ir a desayunar, se metió en el baño. cuando cerro la puerta, mi mujer vino donde yo estaba y me dice, me quieres follar, tengo ganas, y se que tienes leche, yo le dije, no eres de él, me dice venga si lo haces rápido nos da tiempo.
Así lo hice, la puse a cuatro patas en la cama junto al borde, y sin miramientos la penetre, como tenia el coño, entre restos de leche, y agua, estaba como un lago. En un par de minutos me corrí, ella me dijo, no te corras dentro, hazlo fuera para que no se note nada, así lo hice me corrí fuera, echando la leche sobre el suelo, en la moqueta.
Mi mujer estaba muy cachonda, se le veía en los ojos. Le dije, dúchate y relájate, que te veo muy peligrosa. Ella se rio, y dijo, el coño tiene que pagar el viaje.
Durante el resto del día estuvimos haciendo turismo, a la tarde sobre las 6 volvimos al hotel, y hubo follada entre ellos, yo los vi y me pajee.
 A la noche, después de cenar, dar una vuelta y todo eso, cuando volvimos al hotel, mi mujer no tenía ganas de follar, estaba cansada. y no se folló.
Pero a eso de las 6 y media de la mañana, me desperté, estaban follando ellos, bueno mejor dicho, José estaba follando a mi mujer, le decía, que si era su esclava tenía que cumplir. Después de que es de corriera, mi mujer se levanto, y cuando pasaba por mi lado, me dice, ven, ya verás que corrida se ha pegado, me ha llenado toda de leche. Fui con ella al baño, se sentó en el bidet, y pude ver como le salia leche del coño.
Luego volvimos a la cama, yo apenas me dormí, mi mujer si, José se levanto, y me dijo, vamos a desayunar, y la dejamos descansar.
Volvimos a la habitación sobre las 9 de la mañana, José, me dijo, ahora voy a ser solo yo el que la voy a cubrir, y no quiero que la vuelvas a follar. Vas a llevar este cinturón de castidad para asegurarme que no la follas otra vez. Mientras yo vuelvo a ver si la preño, y dicho y hecho, subió la volvió a follar, ella, decía, que le iba a dejar el coño escocido, este último polvo, le costo bastante correrse, pero lo hizo dentro del coño de mi mujer. Y en acabar yo le dí la llave.
Acompañamos a mi mujer a desayunar, y luego de vuelta para casa.
Cuando paramos en el área de servicio a la vuelta, le entregue la tanga a mi mujer, y ella le dio un beso a José y le dijo, ya soy otra vez de mi marido.
Bueno a grandes rasgos esto fue el viaje que hicimos. Podéis perdonar pero no entro en detalles de como es cada polvo. además no es que sea buen relatador, más bien todo lo contrario.
Así estamos, y hacemos esos viajes morbosos, también deciros que alguna vez, nos juntamos para pasar una tarde o mañana, siempre que todos nuestros eventos sociales nos lo permiten.
No os creáis que mi mujer quiere follar a todas horas, que no, ahora lleva ella 15 días sin follar, yo ninguna en todo el año, pero cuando se prepara una nueva cita algo morboso se transforma. Para las citas yo debo afeitar el coño de mi mujer, hacerle las uñas. Y ni siquiera puedo hacerle sexo oral, y en los cinco días anteriores a su cita no debe haber ningún tipo de contacto físico para ella. Ella no se debe correr, así ella mantiene más caliente para José.
Durante todo este tiempo, la relación se ha consolidado mucho, y como acordamos , yo sigo llevando un cinturón de castidad del que José guarda la llave, y yo debo guardar los preservativos con semen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada