lunes, 27 de abril de 2015

Castidad masculina y sexo.

La castidad masculina no significa - al menos para nosotros - que al hombre no se le prohíba iniciar  las relaciones sexuales.
Eso es importante, creo que, si realmente quieren que funcione para ambos. Dado que una de las razones para dar un giro y intruducir la castidad masculina y su control es para darle vida a sus relaciones en general y de su amor, en particular, me parece que la colocación de una restricción de este tipo en un hombre podría llegar a ser, en algún caso, hasta contraproducente. Después de todo, una de las razones de la que se quejan los hombres es que no tienen suficiente sexo y sus mujeres sienten presión cuando sus hombres tratan de iniciarla. Por extraño que pueda parecer la castidad masculina en realidad puede quitar esa presión porque ahora ha sido "oficialmente" la mujer la que suele decir que no. Es idiota si ella dice siempre no, porque eso podría ser una continuación de la misma conducta que les metió en la castidad masculina situación se supone que ayuda a salir de ese ciclo.
Y funciona muy bien, si hay preliminares, sin llegar a la penetración. El hombre propone con masajes y la mujer dispone de su pene.
Debido al juego castidad masculina, ella es la que sólo puede disfrutar sin sentirse presionada para darle libertat o algunas caricias.
Lo que el hombre pronto aceptará -que es ella la que decide.
Hay que cambiar toda la dinámica. El objetivo principal ha de ser el placer de la mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada