miércoles, 25 de febrero de 2015

Quiero más castidad. Más.

Constantemente me viene a la memoria el deseo que tenía que ser puesto en la castidad. Me consumía hasta el punto de la locura. El solo pensamiento de la castidad encerrado en mi cerebro. Ahora que soy "libre" para practicar la castidad como quiero todo lo que puedo pensar es - Más, más, más. Quiero más castidad. Más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada