domingo, 22 de febrero de 2015

El efecto castidad masculina

Pensé que mi experiencia con la castidad masculina y con una jaula de metal era única. No es así, pues ahí hay muchos hombres practicando la castidad. La castidad masculina era algo que interesaba a mi esposa. Ella quería entrar, le gustaba la idea de tener que ponerme una jaula en la polla. Ahora tenemos más sexo que nunca. Mis eyaculaciones son más frecuentes y abundantes. Eso sí ya no me masturbo. Ella encuentra muy divertido eso de poner y quitar mi jaula. Ella lo trata como un regalo especial. Además hemos añadido algunas cosas nuevas e interesantes en nuestra vida sexual. Estas son todas las cosas que le dan su control y como he dicho desde que ha tomado las riendas tenemos mucho más sexo. En una reunión sobre la castidad masculina un número de hombres de acuerdo en que desde sus novias, esposas, novios y esposos fueron entregados el control total de su vida sexual se han vuelto más activo y mucho más intensa. Las mujeres con las que hablé me ​​dijeron lo mucho que disfrutaron en la relación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada