martes, 20 de febrero de 2018

Piercing y castidad.

REDUCCION DE TAMAÑO.

 Hola a todos, quiero compartir con uds. esta experiencia, y que me cuenten si va bien y hasta donde voy a llegar.

Hoy como todos lo meses desde que empece en castidad, fue dia de depilación.

Mi pareja me acompaña, me saca el dispositivo, y vuelta a colocar.

Antes de la colocación me sorprendi con la REDUCCION DE TAMAÑO, que estoy teniendo.

No lo puedo creer, cuando me la mire sin jaula.

Les mando un par de fotos para que vean y comparen desde el primer dia hasta hoy.

Para los que no sepan, el primer dispositivo  de tamaño normal, me lo colocaron en el mes de junio pasado. Hoy ya cambie a un minimus con sonda.

Aguardo sus comentarios.

Aca les mando otra foto para que vean la redución de hoy antes de poner la jaula.

 

Grupo «Sumisos y castidad forzada

Un seguidor del blog nos envia una invitación para entrar en un grupo de kik. 

Yo no estoy en él, pero si alguién se anima os lo doy a conocer.

 ¡Toca el enlace para unirte al grupo «Sumisos y castidad forzada» en Kik! kik.me/g/hB79X4VX_vPQmCU1neio8WXNOhA




Conociendo a Marian


Por fin había llegado el día, mucho tiempo estuvieron hablando virtualmente, sus horarios les hacía imposible poder encontrarse.
Marian, así se llamaba ella, no era alta, con abundantes curvas, tal cual como le gustan a él, bueno él en esta ocasión no iba a ser él, por decisión de Marian sería ella y se llamaría Katy, su Katy. Solo había pocos límites nada de marcas, siempre sexo seguro y la palabra de seguridad que pararía todo.
Katy llegó a la casa de Marian, se besaron apasionadamente, se desvistieron mutuamente y antes que la pasión se adueñara, ella le ordenó “andá al baño” . Katy cumplió sin chistar.
Había una tanguita minúscula, la tanguita tenía una mariposa con unas tiritas a los costados, también había un portaligas y unas medias, Katy entendió el mensaje y se vistió.
Cuando iba a salir del baño escuchó que Marian decía “no no, te quedás ahí y limpias el baño, sobretodo la bañera y nada de andar doblando las rodillas”. Katy agarró un trapito y comenzó por la bañera. Marian se quedó en la puerta mirándole esa cola hermosa con la tanguita mariposa, cuidándose sobre todo de no doblar las rodillas, no importaba Marian ya tenía pensados todos los siguientes pasos.
Agarró a Katy bruscamente y la llevó a la habitación, la tiró encima de la cama, boca arriba, se le sentó encima y le gritó “chupa putita”, Katy empezó a chupar con ganas pero Marian apoyaba todo su concha y culo encima, con fuerza y no la dejaba respirar. Katy se movía para poder respirar hasta que empezó a usar las manos para poder sacarla. Marian se enojó agarró una bufanda y le ató las manos detrás de la espalda y volvió a sentársele arriba, agarró un pepino y se lo metió por la cola, sentir los gritos de Katy en su concha y culo la exitó mucho más.
Katy escuchó que entraron más personas a la habitación, como Marian estaba sentada encima no podía ver nada, casi ni respirar, sintió que le agarraron las piernas, le sacaron lo que tenía y la penetraron por el culo, Katy se retorcía, quería moverse pero le era imposible, habían entrado 4 hombres, grandotes, peludos, 4 osos, Katy no podía hacer nada aunque estuviera desatada, Marian mientras además se pajeaba, toda esa situación la calentaba muchísimo, le acababa en la boca mientras ahogaba a Katy, los osos se turnaban y la seguían cogiendo, le acababan en el pecho mientras Marian le esparcía el semen hasta que desaparecía . Marian le preguntó en un par de oportunidades si quería decir la palabra de seguridad, ella pararía todo pero también implicaba que no se verían nunca más, Katy nunca la dijo.
Marian se apartó de la escena y se sentó en un sillón improvisado con unos almohadones, antés le dijo al oído “ahora gozá como la puta que sos” los osos dieron vuelta a Katy y le siguieron dando por esa cola golosa, mientas Marian se pajeaba mirando como se la cogían con gusto, ya no se escuchaba el lloriqueo de Katy, en realidad se la empezó a escuchar gemir, Katy sintió como se inflaron los forros cada vez que los osos acababan dentro de su colita lampiña, dos osos se fueron a jugar con Marian, los osos la desataron, se sentaron en la cama, y le pidieron a Katy que se siente en el piso,  los osos que estaban con Marian se arrodillaron a chupársela mientras ella seguía gozando del espectáculo, los otros dos osos comenzaron a besarse entre ellos, mientras Katy en el piso comenzó a chuparles las pijas, una vez cada una, las dos juntas, las pajeaba, cuando los dos las tenían bien paradas, pusieron en cuatro a Katy y se la metieron uno por la boca y otro por el culo, después, el que se se la estaba cogiendo por la boca fue por detrás del otro oso y lo penetró, Katy no pudo aguantar y cayó aplastada sobre la cama con el peso de ambos osos encima, Marian miraba casi en primer plano el trencito del trio Katy cogiada por un oso, ese oso dándole a Katy y recibiendo del otro oso.  Los osos acabaron casi al mismo tiempo, extasiados se quedaron un rato encima de Katy, Marian había acabado muchísimas veces aunque ninguna pija la tocó, los osos también habían acabado varias veces, Marian le abrió a los osos, mientras Katy quedó tirada en la cama, violada, casi sin poder moverse y sin ningún orgamo, Marian se le acostó a su lado, mientras con la mano volvía a jugar con su cola metiéndole un par de dedos le dijo al oído con su voz dulce “viste, eso te pasa por hacerme esperar tanto, si me hacés enojar de nuevo la próxima serán más machos jugando con vos”. Katy asintió con la cabeza y  la abrazó. Katy legalmente ya era SUYA.

Estimulación y negación...


Rosa